En Cancún esperan a Carlos Vela como al hijo pródigo

Cuando Carlos Vela dejó Cancún para irse a los 14 años a la organización de las Chivas, quizás siguiendo el ejemplo de su coterráneo Miguel Sabah, jamás pensó que su regreso sería como el del hijo...
 Cuando Carlos Vela dejó Cancún para irse a los 14 años a la organización de las Chivas, quizás siguiendo el ejemplo de su coterráneo Miguel Sabah, jamás pensó que su regreso sería como el del hijo pródigo, con todo y 2 Campeonatos Mundiales, incluyendo un

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Octubre de 2005  

Cuando Carlos Vela dejó Cancún para irse a los 14 años a la organización de las Chivas, quizás siguiendo el ejemplo de su coterráneo Miguel Sabah, jamás pensó que su regreso sería como el del hijo pródigo, con todo y 2 Campeonatos Mundiales, incluyendo uno de goleo.

Ahora, 3 días después de convertirse en el Campeón goleador del Mundial Sub-17, y tras desplazar a Sabah como el máximo icono futbolístico de Cancún, Vela es esperado en este balneario por su familia y una multitud que aguarda para felicitarlo.

El futbol será siempre el mejor pasatiempo para Carlos, afirmó la autora de sus días, Manuela Garrido Lehmann quien espera tener por unos 10 días al tercero de 4 hijos varones, que precedió a Enrique de 23 años y a Alejandro de 21.

Por cierto, Alejandro, pertenece ya también a las Chivas, al igual que el "Benjamín" de la familia, Miguel, quien a sus 14 años de edad se desempeña ya como futbolista en el sector amateur de Quintana Roo.

En entrevista, doña Manuela dijo esperar la llegada de un momento a otro de su retoño campeón mundial, cuya vida, señala, siempre ha transcurrido en medio de partidos y balones.

Hijo de Enrique Vela, quien también fuera jugador, pero a nivel profesional en la Tercera División y del que sus hijos heredaron el gusto por el futbol, Carlos se tomará un merecido descanso en "casita" para luego retornar a Guadalajara con el Rebaño.

Para la madre del Campeón goleador en Perú, todo ha sido tan rápido por lo que la vida de su hijo Carlos ha pasado en su mente como película desde los 4 años, edad en la que comenzó a combinar el juego con la escuela.

Refiere que el entrenador del goleador cancunense fue desde temprana edad el maestro de educación física Félix Acal Peraza, quien desde su trinchera, la escuela primaria, le inculcó a él y a sus hermanos la práctica del futbol.

Él, señala, doña Manuela, fue el encargado de iniciarlos en lo que ahora es para todos ellos su "gran pasatiempo".y quizás se le olvidó mencionarlo, muy probablemente será también en el futuro su medio de subsistencia.

"Todos empezaron a querer ir por las tardes a entrenar futbol y como este deporte ya era una tradición para mi, se me hizo fácil llevarlos porque todos eran varones, pero nunca me imaginé que pasaría todo lo que ahora hemos vivido", reconoció.

Mientras estuvieron en Cancún, mencionó, siempre jugaron en la Liga Guillermo Cañedo, en el equipo Cochachuolis, donde Acal Peraza empezó a inculcarles el amor y perseverancia para jugar futbol, pero además a pulirlos en una fase temprana.

Carlos, especificó, es un goleador desde siempre, aunque a todos mis hijos les gusta jugar en la ofensiva, lo cual los ha llevado a destacar en el futbol y enrolarse en el caso de Carlos y Alex en un club profesional como las Chivas.

"Yo creo que mis hijos han crecido tan apegados al futbol que sigue siendo el mejor de sus pasatiempos porque ahora además significa una oportunidad de figurar a nivel internacional, que Carlos ya vivió", sostuvo.

Todo se ha dado tan rápido, dijo, que tanto Alex como Carlos desde los 14 años tuvieron que irse a radicar a Guadalajara, Jalisco en busca de forjarse un lugar en un club profesional y eso implica apoyarlos para que realicen su sueño.

"El primero en irse fue Alejandro, la verdad no fue fácil, pero tampoco uno como padre puede cortarles las alas y frustrar sus planes, así que nos costó trabajo, pero finalmente se fue", refirió.

En el caso de Carlos, añadió, ya fue menos difícil la partida, porque se fue con su hermano y ya los 2 se acompañan, mientras yo convivo con mis otros dos hijos, Enrique que estudia la carrera de entrenador profesional de futbol y con Miguel que sólo juega como aficionado.

Para la entrevistada, el vivir una final contra Brasil, en un partido que no podía perderse, resultó ser "una experiencia irrepetible, porque lo más destacado es que demostraron tener carácter, seguridad, entrega y no les importó tener a un favorito enfrente.

"Todavía no he podido sacar toda la emoción que he sentido en estos días, incluso no he podido hablar bien con Carlos y espero que ahora que llegue podamos disfrutar con más calma este triunfo, que es de todos los mexicanos y de toda la familia".

Agradecida y con buena memoria, reiteró su reconocimiento al entrenador Acal Peraza, quien dirigió a Carlos durante 10 años y que lo inició en este deporte que ahora le ha dado tantas satisfacciones y que le aguarda un futuro por demás brillante.

Asimismo, pronosticó que Carlos, su hijo, el goleador, a pesar de ser un Campeón Mundial seguirá siendo la misma persona y seguramente así se mantendrá aunque los éxitos sigan viniendo como cascada hacia él. 

[ntx][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×