Ecuador se 'futboliza' a medida que se acerca su partido ante Uruguay

A 48 horas del partido contra Uruguay, en el que Ecuador debe conseguir al menos el empate para clasificar al Mundial de Alemania 2006, la "futbolización" de este país aumenta y se refleja en la...
A 48 horas del partido contra Uruguay, en el que Ecuador debe conseguir al menos el empate para clasificar al Mundial de Alemania 2006, la "futbolización" de este país aumenta y se refleja en la atención que ponen los medios en el evento.
 A 48 horas del partido contra Uruguay, en el que Ecuador debe conseguir al menos el empate para clasificar al Mundial de Alemania 2006, la "futbolización" de este país aumenta y se refleja en la atención que ponen los medios en el evento.

MEDIOTIEMPO | Agencias6 de Octubre de 2005

A 48 horas del partido contra Uruguay, en el que Ecuador debe conseguir al menos el empate para clasificar al Mundial de Alemania 2006, la "futbolización" de este país aumenta y se refleja en la atención que ponen los medios en el evento.

El partido ocupa hoy los titulares principales de las primeras páginas de todos los diarios, relegando a segundo plano todos los temas, inclusive un inminente racionamiento de electricidad.

Radios y televisoras se llenan de canciones alusivas al combinado y transmiten en forma cada vez más frecuente escenas del partido en el que Ecuador clasificó al Mundial del 2002, que por coincidencia jugó contra el mismo Uruguay.

Los ecuatorianos se enfrentarán a Uruguay, el próximo sábado en un partido en el que deben obtener un punto, para acumular 27 y lograr un cupo para el Mundial del próximo año.

En cambio, sus rivales están obligados a vencer para mantener la posibilidad de ocupar el cuarto cupo sudamericano o jugar el repechaje con Oceanía.

Las esquinas de las zonas comerciales de Quito se pueblan en forma cada vez más intensa de vendedores de camisetas, banderines, gorros y otras insignias del combinado y los patrocinadores de éste aprovechan para intensificar la promoción de sus productos.

Los graderíos del propio Estadio Atahualpa, cuyos 40 mil asientos estarán ocupados, están pintados con los colores amarillo, azul y rojo de la bandera del país, como reflejo del ambiente que reina entre los aficionados.

Los hoteles de Quito están copados con reservaciones para la víspera y el día del partido, por aficionados del resto del país y algunos uruguayos, que llegarán en forma expresa para asistir al encuentro, señalan hoy medios locales.

Varios medios de esta capital reportan sobre los efectos positivos y adversos que tendrá para ambas selecciones la lluvia que se pronostica para el sábado, la altura de Quito (2800 metros) y hasta la altura del césped de la cancha del Atahualpa.

El Árbitro del encuentro, el brasileño Marcio Rezende y los jueces de línea, sus compatriotas Ednilson Corona y Aristeu Tavaes y el cuarto juez, Paulo César Oliveira, arribarán este jueves a Quito.

Mientras la Federación Ecuatoriana de Futbol (FEF), comenzó a entregar hoy los boletos a los aficionados, los que fueron vendidos con anticipación y se agotaron hace más de un mes.

El combinado ecuatoriano, dirigido por el colombiano Luis Fernando Suárez, entrena desde este jueves a puerta cerrada, en el complejo deportivo de la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, en Parcayacu, al norte de Quito.

Medios locales sostienen que el Técnico ha definido gran parte de los jugadores que saltarán a la cancha y la única incógnita, que no la despejará sino a pocas horas del partido, será la situación del delantero Franklin Salas.

Ese jugador sufre inflamación en su rodilla izquierda, producto de una antigua lesión, cuyos efectos de dolor le reaparecieron en la concentración para el partido contra Uruguay.

El estratega de Uruguay, Jorge Fossati, según versiones de prensa, ha centrado su atención sobre la situación de Salas, dado que lo dirigió cuando fue Técnico de Liga Deportiva Universitaria de Quito.  

[ntx][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×