Los Rayados ganaron en todos los aspectos

Cuando la calidad se tiene, basta aparecer unos segundos para liquidar al rival. Era el minuto 88, Guillermo Franco no había pesado lo necesario y los aficionados que hicieron el viaje de la...
 Cuando la calidad se tiene, basta aparecer unos segundos para liquidar al rival. Era el minuto 88, Guillermo Franco no había pesado lo necesario y los aficionados que hicieron el viaje de la Sultana del Norte para apoyar a Rayados, se preguntaban ¿qué le

Alex Jiménez | MEDIOTIEMPO (corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 15 de octubre de 2005

Cuando la calidad se tiene, basta aparecer unos segundos para liquidar al rival. Era el minuto 88, Guillermo Franco no había pesado lo necesario y los aficionados que hicieron el viaje de la Sultana del Norte para apoyar a Rayados, se preguntaban ¿qué le pasa al Guille? ¿por qué no aparece ahora que Chivas esta encima?

En ese momento baja perfectamente un balón dentro del área, se enfrenta al arquero Oswaldo Sánchez y le pega mal al esférico, pero este se mete entre las piernas del portero rojiblanco, sentenciando el cotejo a favor de los regios.

Al final del partido, los mismos que se preguntaban ¿dónde esta el Guille? señalaron, "este tipo puede estar desaparecido durante todo el juego y como ahora, define los partidos; su calidad es indiscutible".

Y es que Monterrey ganó en todos los aspectos. Eran las 5:40 de la tarde cuando un grupo minoritario de desadaptados, seguidores del Guadalajara, provocaron a la porra del Monterrey cerca de las oficinas administrativas y por poco se arma la campal. Hubo una que otra agresión, sobre de las piedras que aventaron un bando y el otro, pero nada que lamentar. Hubo 12 detenidos de los dos lados, mismos que pagando una multa los dejaron libres, siendo el bolsillo el más afectado.

Cuando el sonido local dio las alineaciones del partido, hubo división de opiniones, pues al escucharse el nombre de Guillermo Franco, unos aplaudieron y otros abuchearon; fue muy pareja la reacción de los 22 mil aficionados que se dieron cita al Jalisco para ver caer a Chivas, en la tercera oportunidad que se le presentó al pastor del Rebaño Javier Azkargorta.

En un abrir y cerrar de ojos, Chivas estaba perdiendo dos a cero, todos pensaban lo peor y los más optimistas tenían ligeras esperanzas, pese a ver lo frágil que se mostraba su defensa y que Monterrey parecía que estaba en un interescuadras contra un equipo de una división inferior.

La afición rojiblanca, al ver que su equipo no tenía pies ni cabeza en el campo y que le estaban pasando por encima, aprovecharon la expulsión de Azkargorta para sacar su furia. Es ahí cuando apareció el "fantasma de Benjamín Galindo", pues es el coro fue apoyado hasta por los aficionados de los regios, "Galindo, Galindo, Galindo".

La segunda parte fue diferente, Monterrey dio un ejemplo de exagerada tibieza, de exceso de confianza y le cedió a Chivas el balón, pero al estar solamente Juan Carlos Ortega en el banco local, los movimientos comenzaron a darse y la afición apoyó en todo momento con el tradicional "Chivas, Chivas, Chivas".

Chivas tuvo oportunidades, le alcanzó para empatar pero el resultado al final lo decidió alguien que tiene bien afinada la puntería, Guillermo Franco, quien no perdonó, para desilusión de los tapatíos. Es más, en un intentó desesperado, hasta Oswaldo se fue a rematar una vez que recibió el tercer gol y sacó un remate de cabeza que hizo brillar algunos ojos, pero nada, ni así llegó el empate.

Tampoco Omar Esparza, Campeón Sub-17 que debutó ante Rayados, le atrajo suerte a Chivas para ganar de local.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×