Entrevista con César Villaluz, Campeón de Mundo Sub-17 [Parte II]

SER CAMPEÓN
 SER CAMPEÓN

Walter González | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 20 de Octubre de 2005

Ve aquí a primera parte

SER CAMPEÓN

La plática era amena y había muchas cosas que contar, pero hemos elegido el momento de la Final, justo antes de salir a la cancha a cambiar sus vidas y las de todos los mexicanos.

El propio Chucho Ramírez ha comentado que la unión entre todo el grupo era increíble, que todos estaban metidos en el mismo barco, por lo que siempre, antes de cada partido, cuando el camión del equipo llegaba, había ya una frase en el pizarrón. Villaluz asiente, pero dice que nunca supieron bien quien ponía las frases pues siempre estaban ya ahí, pero que eso los motivaba muchísimo. "En la Final la frase era algo así como Vamos México, sí se puede, el Campeonato es nuestro y ahí sentimos padrísimo, pero luego sales del vestidor a calentar y ves el estadio lleno y pues te motiva mucho, había el nerviosismo entre nosotros de estar en la Final, pero todos sabíamos la magnitud del asunto, y que ganar la Final estaba en nosotros solamente, y no en un jugador, sino en todos".

"Empezábamos a calentar y todos nos apoyábamos, decíamos vamos, esto es nuestro. Cuando regresamos al vestidor ya por última vez para recibir las últimas palabras del técnico y salir al partido, ya todos estábamos muy metidos y aunque todo fue muy largo, por la ceremonia de los himnos y Blatter que pasó a saludar a los dos equipos y eso trajo un poquito de distracción, todos estábamos bien metidos".

Sigue Villaluz recordando ya la Gran Final, "Ya en el partido se empezó con mucho nerviosismo de los dos equipos, pero con el paso del tiempo nosotros fuimos agarrando el ritmo, nos plantamos bien y fue cuando cayó el primer gol y de inmediato cae el segundo. Eso nos permitió manejar el partido y meter el tercero. Al final todo el estadio estaba gritando México y eso se sientió muy padre".

Los que seguimos el Mundial nos dimos cuenta que realmente este Tri Sub-17 había conquistado Perú. Después de la Selección local, eran el equipo preferido de los peruanos y siempre hubo un apoyo muy fuerte porque les gustaba como jugaba el equipo y les caían bien los muchachos.

"A cualquier sede que llegábamos, en el hotel nos decían que éramos como Perú para los peruanos, decían que por Brasil, que está muy cerca de ahí, no había tanto cariño como para los mexicanos. A parte nosotros éramos muy buena onda con todos, salíamos a la calle y nos reconocían, nos trataban muy bien. Ya en los estadios, decían que todos le iban a México por el futbol que hacíamos. Eso era padre, y Chucho lo manejó muy bien, nos decía que en el Mundial no había localidad, que la íbamos a hacer nosotros. Con el paso de los partidos nos fuimos ganando a la gente y ya hubo un respaldo", dice con una gran sonrisa mientras le da un sorbo a su coca.

El momento del final del partido trajo la alegría total, pero esa alegría no fue sorpresiva, ya que ellos lo habían visualizado. Lo que si los impactó es la trascendencia que había tenido su accionar en México, cuando llegaron a nuestro país, fue cuando más se sorprendieron.

"Todo en ese momento se sintió muy padre, el festejar, correr con el trofeo y todo eso estuvo muy bien, pero fue cuando llegamos a México que vimos la magnitud de lo que pasó; nosotros no nos imaginábamos que iba a ser de tal magnitud la respuesta en México. Como platicaba con Chucho (Ramírez), a lo mejor nosotros lo visualizamos tanto que nos acostumbramos un poquito a eso, pero llegamos a México y vemos todo lo que sucedió y nos quedamos impresionados, nos impactamos. A lo mejor no lo asimilábamos tanto (el título mundial)  así como aquí en México".

Sabe Villaluz que ellos pueden cambiar muchas cosas al demostrar que sí se puede ganarle a cualquiera. "Esto ha ayudado a mucha gente a que se la crea, que en estos momentos ya están para luchar contra cualquier equipo. Los que vienen de Sub-15 a Sub-17, ya vienen con una buena motivación de que también pueden ser campeones".

"En México hay muy buenos jugadores, en la Selección Mayor nada más es que se la crean, que confíen en ellos y en sus cualidades. Se puede enfrentar a cualquier equipo, son personas igual a nosotros, nada más hay que llevar a cabo el trabajo con la mentalidad de no salir derrotados. Luego se juega con equipos que tienen mucha historia, y eso te hace respetarlos un poco más, pero adentro de la cancha ya es otra cosa, ahí vas a ser igual que ellos y va a ganar el que mejor se desempeñe".

César Villaluz disfruta el momento, el primer momento de fama en su carrera. "Es muy bonito, yo iba en el turibús y la gente me reconocía, decía mira, César Villaluz y así ahora en la calle la gente me reconoce y me saluda, hay que disfrutarlo". Pero tampoco pierde el piso, sabe que esto debe tomarse con serenidad; incluso ante la pregunta de si ahora las muchachas se le acercan más, primero bromea "no pues a mi siempre me han hecho caso" y ríe, pero luego ya en serio dice "no pues si se han acercado algunas chavas, pero eso hay que tomarlo con calma y así como se acercan ahorita pues después se van a acercar más".

PARA ADELANTE

"Ahora lo que sigue es seguir trabajando en mi club, ver que es lo que va a pasar. El sueño de todos y el mío es llegar a Primera División lo más pronto posible; debutar joven para tener una buena carrera y en un futuro poder salir del país", dice César, aunque ahora, luego de entrenar con el primer equipo de La Máquina una semana, dice con cierta resignación que lo mandaron de nuevo al equipo Juvenil.

Sin embargo, no ve muy lejano su nivel del que se juega en Primera División. "Siento que lo que hay diferencia por ahora con nosotros es que en Primera los jugadores ya tienen mucho colmillo, ya saben recorrer más, te dejan menos espacios. Jugué con el primer equipo en Denver un amistoso ante las Chivas y me sentí bien, pero tomaba el balón y no era tan dinámico como en la Selección, te dejaban agarrarlo, darte vuelta, pero se paraban muy bien, era más toque, pero me sentí muy bien".

Para jugar en el extranjero, Villaluz no prefiere ningún equipo en particular, "¡el que sea!, no hay un equipo en especial, aunque me gustaría España". Aunque acepta que se le han acercado muchos promotores, sin que haya aun ninguno con una propuesta firme.

Ya por último, comenta Villaluz que tuvo que dejar segundo de Preparatoria con la concentración fuerte para el Mundial y perdió el año. Cruz Azul le pagaba la escuela y ahora están viendo las opciones para volver a retomar los estudios, "en esta Selección todos, o la mayoría estaba estudiando, y siento que eso nos dio otra mentalidad, todos lo enfocaban diferente y como que te abrió más rápido los ojos para darte cuenta que si se podía".

Así llegó el inevitable momento de despedir a César Villaluz, de dejar ir al Campeón del Mundo. "Sólo quiero decirle a la gente que muchas gracias por su apoyo cuando estábamos allá, sin duda el apoyo y confianza de todos que nos hacían ver que si se podía, se reflejó en la cancha".

César firmó la playera que regalaremos entre los usuarios, firmó una foto para colgar en la Redacción de Medio Tiempo y dio una vuelta en las instalaciones para luego dejarnos a todos, con el orgullo de haber conocido a un Campeón del Mundo mexicano, uno de los 20 primeros de la historia de nuestro país.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×