Sinaloa vence a Jaguares y vive una noche Dorada

Los Dorados de Sinaloa obtuvieron un triunfo de algarabía pura al imponerse por dos goles a uno a los Jaguares de Chiapas en la jornada dieciséis del Apertura 2005. Las anotaciones del cuadro de...
Los Dorados de Sinaloa obtuvieron un triunfo de algarabía pura al imponerse por dos goles a uno a los Jaguares de Chiapas en la jornada dieciséis del Apertura 2005. Las anotaciones del cuadro de casa fueron obra de Sebastián Abreu y Facundo Bonvin. Por lo
 Los Dorados de Sinaloa obtuvieron un triunfo de algarabía pura al imponerse por dos goles a uno a los Jaguares de Chiapas en la jornada dieciséis del Apertura 2005. Las anotaciones del cuadro de casa fueron obra de Sebastián Abreu y Facundo Bonvin. Por lo

Mauricio Cabrera  | MEDIOTIEMPO (enviado) Estadio Carlos González y González. 19 de noviembre de 2005

Los Dorados de Sinaloa obtuvieron un triunfo de algarabía pura al imponerse por dos goles a uno a los Jaguares de Chiapas en la jornada dieciséis del Apertura 2005. Las anotaciones del cuadro de casa fueron obra de Sebastián Abreu y Facundo Bonvin. Por los visitantes descontó Salvador Cabañas.

PRIMER TIEMPO

Jaguares quiso aprovecharse de la hospitalidad de la gente sinaloense. El partido aún no entraba en calor cuando Salvador Cabañas y Salvador Ochoa decidieron presentarse frente a la puerta de Cirilo Saucedo y marcar el tanto que les daría la ventaja parcial. El desconcierto entre los de casa fue notorio. Salir de los vestidores con un gol en contra no estaba dentro de los planes. Ni hablar, a remar contracorriente.

Dorados sufrió para recuperar la compostura. Recibir un golpe apenas en los minutos iniciales de la confrontación sacude a cualquiera, te obliga a modificar la estrategia fraguada a lo largo de la semana. Fueron instantes de incertidumbre, pero después de la tempestad llegó la calma. Una clara falta de Ismael Fuentes sobre Sebastián Abreu derivó en la pena máxima. El “Loco” con la seguridad que le caracteriza, se perfiló, miró a Ortiz y lo mató con un disparo sobrio, tranquilo, que rodó lentamente hasta  las redes. Acto seguido, el Carlos González y González explotó al unísono.

El resto de la primera mitad fue mucha lucha y pocas ocasiones frente a las porterías. Por un lado, Cabañas y Ochoa recurrieron insistentemente a la velocidad para hacer daño, pero la defensa anfitriona ya no se equivocó, estuvo atenta y congeló las intenciones felinas. Por el otro, Bernardo Sainz y Ormazábal estuvieron muy participativos, aunque los Dorados adolecieron de la precisión requerida para marcar el tanto que rompiera la paridad. A esperar la parte completaria…

SEGUNDO TIEMPO

Los segundos cuarenta y cinco minutos se convirtieron en una guerra de intensidad y empuje. El futbol no siempre fue atractivo, en ocasiones salió perdiendo ante la vehemencia con que se disputaba el esférico, pero la afición estuvo metida de llena, percibía la entrega de los protagonistas del balón.

La contienda parecía concluir con la igualada en el marcador. Ambas escuadras se entregaron y no lucían descontentas con el empate. Sin embargo, Facundo Bonvin nunca se cansó de luchar, apareció una y otra vez con la misión de hacer daño, y lo consiguió con tremendo disparo que estremeció las redes chiapanecas. Fue a los ochenta y siete minutos cuando el Carlos González y González explotó para rendirse ante la pasión desbordada que generan los Dorados de Sinaloa. No era para menos, el triunfo estaba en los bolsillos.

Y así, con los nervios de punta por el silbatazo final que no llegaba, la afición y el equipo se fusionaron como en sus mejores tiempos para ejemplicar al máximo lo que es el sentimiento de identidad. Mientras Abreu está cerca de conseguir el título de goleo, la gente lo siente como suyo, prácticamente se apodera de él. Jaguares, entretanto, dice adiós a sus posibilidades de liguilla.

EL ARBITRAJE

Bueno de Gilberto Alcalá Pineda. Supo mantener la calma y estuvo cerca de la jugada.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×