Atlante Campeón de Futbol, Monterrey Campeón de Afición (1992- 1993)

Un partido como el Atlante contra Monterrey para la mayoría de la afición no tiene más importancia que la disputa de tres puntos, pero para la gente azulgrana es un grato recuerdo futbolístico...
Un partido como el Atlante contra Monterrey para la mayoría de la afición no tiene más importancia que la disputa de tres puntos, pero para la gente azulgrana es un grato recuerdo futbolístico y para la gente rayada es un recuerdo de la confirmación
 Un partido como el Atlante contra Monterrey para la mayoría de la afición no tiene más importancia que la disputa de tres puntos, pero para la gente azulgrana es un grato recuerdo futbolístico y para la gente rayada es un recuerdo de la confirmación

Apolo Valdés | MEDIOTIEMPO2 de Marzo 2006

  •  Un  partido dominado por el Atlante, pero coloreado por la afición regia

Un partido como el Atlante contra Monterrey para la mayoría de la afición no tiene más importancia que la disputa de tres puntos, pero para la gente azulgrana es un grato recuerdo futbolístico y para la gente rayada es un recuerdo de la confirmación de por que la gente de Monterrey es llamada la mejor afición de México

Era el año de 1993, la Selección Mexicana de futbol contaba con un sin número de figuras, como Aspe, Campos, Peláez, Hugo Sánchez entre muchos otros, además el conjunto mexicano tenía no más de dos semanas que con un gol de “El Abuelo” Cruz había conseguido su pase al mundial de Estados Unidos 1994 después de vencer a domicilio al cuadro de Canadá cuando la final del torneo mexicano estaba cerca.

fue así que en n el torneo local el partido de vuelta de la gran final estaba a punto de disputarse, el Monterrey que había quedado en el 5º lugar de la tabla general había dejado en camino al cuadro de los Tecos venciéndolo en el global 4-2, después al poderoso equipo del América por apenas 1 -0.

Por su parte el Atlante venía muy motivado, a pesar de quedar en el 10º lugar de la competencia, en la liguilla habían hecho un gran papel y dejó fuera de combate primero al líder de la competencia, el espectacular Necaxa, a quien humillaron en el global por marcador de 5-2, después eliminando al campeón León que había sido además sublider de la competencia en el torneo regular.

Llegaría el sábado 21 de mayo fecha del partido y entre dimes y diretes apenas en la mañana de ese mismo día los aficionados supieron la hora del partido, ya que la hora estipulada era a las 5 de la tarde pero el conjunto de Monterrey quería realizarlo hasta las 9 de la noche, pero al final de cuentas el conjunto regiomontano cedió y el partido se efectuó a la hora pactada.

Esa tarde de verano el estadio Tecnológico presentaba una espectacular entrada muchos de los aficionados habían acampado fuera del estadio para conseguir los boletos para este partido demostrando el apoyo a su equipo, los miles de aficionados rayados esperaban que su equipo pudiera remontar el marcador en contra que traían del partido de ida en el estadio Azteca, donde Daniel Guzmán había puesto al frente a los Potros, quienes buscaban su segundo campeonato en la época profesional después del conseguido ya hace ya casi 50 años en la temporada 1946 – 1947.

El arbitro del partido Eduardo Brízio dio el silbatazo inicial y con esto el ataque de parte de los 2 equipos que buscaban el campeonato, sorpresivamente el Atlante salió de su esquema defensivo para buscar el gol y lógicamente el Monterrey salió con todo para buscar el empate y posteriormente la anotación que le diera el título.

Las llegadas de ambos cuadros fueron varias pero Rubén Ruiz Díaz y Félix Fernández, porteros del Monterrey y Atlante respectivamente defendieron a toda costa sus marcos, la afición regia comenzó el apoyo con cantos de aliento para los Rayados y abucheos presionando a los Potros, pero esta  motivación no fue suficiente para que los Rayados pudieran hacer la anotación, fue así que al minuto 40 del primer tiempo el jugador de Monterrey Roberto Hernández cometió una falta muy fuerte a Daniel Guzmán en el lindero del área que le costó la expulsión, el cobro de la falta fue desviado a tiro de esquina, el cual fue cobrado por Roberto Andrade y en el centro Wilson Graneolatti remató de cabeza dejando sin oportunidad al arquero rayado anotando el primer gol de la tarde.

Así se fueron al descanso, el Monterrey seguía siendo motivado por su afición de una manera excepcional, el conjunto nuevo leonese tendría que buscar salir con todo para buscar 3 goles que le dieran el título, pero a diferencia de lo que todos pensaban, el Atlante siguió con el dominio del balón,  y atacando sin dejar al Monterrey tener el control de la pelota para el segundo tiempo.

Fue así que en el minuto 76  una jugada en el campo atlantista el Monterrey perdió el balón y en un contragolpe Raúl Gutiérrez dio un pase filtrado a el “Travieso” Guzmán y dio un tiro raso que desvió la defensa y dejó sin oportunidad al arquero rayado, con este gol el marcador global ya era de 3-0, un marcador escandaloso que hubiera desmotivado a cualquier afición, pero a la de Monterrey no le sucedió esto y siguió apoyando a su equipo el resto del partido.

Cerca del final del partido el conjunto regio estaba ya desmotivado, ya que desde la primera parte jugaba con un hombre menos y con 3 goles de desventaja todo estaba acabado y bajaron la guardia, situación que aprovecho Luis Miguel Salvador, quien escapó por la derecha y dio un pase a Daniel Guzmán quien observó mal parado al arquero y sólo bombeo el balón para poner el definitivo 4-0 global.

El partido terminó así el Atlante era un digno campeón, y la gente de Monterrey lo reconoció aplaudiéndoles durante la vuelta olímpica, al igual que le aplaudieron a su equipo por el esfuerzo, Atlante era el campeón del futbol mexicano, pero el Monterrey era campeón de afición.

Las alineaciones de ese encuentro fueron, por el lado del Monterrey: Rubén “La Bomba” Ruiz Díaz, José Antonio “Tato” Noriega, Roberto Hernández, Richard Tavárez, Teodoro Orozco (Juan Antonio Flores), Ronaldo Esquer (Gerardo Jiménez), Luis Hernández, Careca y Sergio Verdirame, Dirigidos por Hugo Hernández.

Por el Atlante: Félix Fernández, Raúl “Potro” Gutiérrez, Wilson Graneolatti, José Guadalupe Cruz “El Abuelo”, Miguel “Colorado” Herrera”, Roberto Andrade, René Isidoro García,  Pedro Massacessi (Manolo Negrete), Guillermo Cantú (Mauro García), Luis Miguel Salvador, Daniel “Travieso” Guzmán, todos bajo el mando de Ricardo Lavolpe.

Con el campeonato del Atlante en la cancha y la gran afición del Monterrey en la tribuna, cerramos un capítulo más de Archivo Futbol de Medio tiempo.

[mt][FOTO:Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×