Pachuca 3-1 Toluca... En semana santa, el Diablo perdió el invicto ante Pachuca

Tuvo que ser en semana santa cuando el Diablo dejó de hacer las fechorías que duraron las primeras 13 jornadas del Clausura 2009.
 Tuvo que ser en semana santa cuando el Diablo dejó de hacer las fechorías que duraron las primeras 13 jornadas del Clausura 2009.  (Foto: Jorge Reyes, Notimex)
Estadio Hidalgo ante una buena entrada -
  • Pese a la derrota, Héctor Mancilla comparte el liderato de goleo con el "Chaco" Giménez, ambos con nueve goles

Tuvo que ser en semana santa cuando el Diablo dejó de hacer las fechorías que duraron las primeras 13 jornadas del Clausura 2009. Justo en sábado de gloria, los Tuzos del Pachuca se encargaron de derrotar a los escarlatas 3-1 y además arrebatarles el liderato general. Como ha sido costumbre a lo largo del certamen, el cuadro mexiquense inició tan violento como siempre, incluso marcando el primer gol de cotejo, sin embargo, no contó con que los hidalgunses se habían encomendado adecuadamente para conseguir la remontada con goles de Paul Aguilar, Blas Pérez y Gabriel Caballero. Con el resultado, los Tuzos alcanzaron 27 unidades, una más que los Diablos que se quedaron en el segundo puesto. La siguiente semana, cuando ya no haya "factores religiosos" en contra el equipo mexiquense recibirá a los Jaguares de Chiapas en la comodidad de su infierno; los Tuzos estarían visitando a Monarcas Morelia. EL PARTIDO No por jugar como visitantes, los Diablos dejaron de mostrarse ofensivos frente al segundo mejor equipo del torneo. La dinámica del juego entre el uno y dos de la Tabla General dejó claro tenían elementos para pelear por ser el mejor juego de la jornada, aunque en el norte del país también se disputara el clásico regio. Uno de los primeros alaridos que se escucharon en el Hidalgo fue cuando Israel López cobró un tiro libre al 16', que desvío a una mano el arquero Miguel Calero. Un minuto más tarde, fue Héctor Mancilla el encargado de empujar el balón para el 1-0 tras un centro de Carlos Esquivel. Previamente, el propio Esquivel había sacado un disparo a la portería que rechazó casi sobre la línea de gol Paul Aguilar. Pachuca mostró tranquilidad y solvencia tras el gol, con un juego de toques constantes, sin embargo, enfrente se encontró con un rival sumamente concentrado y que con la misma dinámica cortó sus oportunidades, pero sólo hasta el primer tiempo. Sin importarle eviderciar que se había equivocado, Enrique Meza ordenó su primer cambio cuando todavía no concluía el primer tiempo. Sacó a José María Cárdenas para ingresar en su sitio a Luis Montes. Cinco minutos más tarde, cuando comenzaba el complemento del juego el "Ojitos" Meza ya había echado mano del experimentado Gabriel caballero. Ambas modificaciones se tradujeron en goles pero sobre todo en una mejoría evidente en la dinámica de su equipo. Al igual que en el primer gol de Toluca, el de Pachuca estuvo antecedido por una jugada de gol. Damián Álvarez al 52' había sacado un fogonazo que rechazó Hernán. Un minuto más tarde, Paul Aguilar peinó de cabeza un tiro de esquina cobrado por la "Chilindrina" para el 1-1. Sólo cinco minutos más tarde, apoyándose en el golpe anímico que significó la igualada, llegó la voltereta. El 2-1 corrió a cargo de Blas Pérez, quien aprovechó un recentro de Damián para empujar el esférico de cabeza. Pero Toluca nunca bajó la guardia, incluso tuvo la oportunidad de ponerse de pie nuevamente. Y es que al 65' Héctor Mancilla tuvo una oportunidad evidente para igualar el marcador. Sin marca e ingresando por el centro del área, el chileno mandó por encima del arco el esférico. Conforme se acercó el final del juego, Toluca estuvo más lejos del gol que Pachuca. Fue Gabriel Caballero quien al 79' zapateó un rechace de Cristante que de puños había despejado un centro de Juan Carlos Rojas, también recién ingresado. Cuando el juego estaba a un minuto del final, el "Chaco" Giménez se llevó un susto al caer de espaldas tras pelearle el balón por aire a Manuel de la Torre, jugada en la que el toluqueño no brincó perjudicando al argentino. Afortunadamente el “Chaco” regresó a la cancha sin problemas para festejar con sus compañeros el triunfo y el liderato general. EL ARBITRAJE Bueno de Erim Ramírez, quien no tuvo jugadas polémica gracias a que siempre estuvo cerca de la acción.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×