NE Revolution 1-2 Chicago... Cuauhtémoc va por el millón

Los años pasan, y Cuauhtémoc Blanco sigue siendo un jugador diferente, aún en un futbol donde la fortaleza física es el principal argumento.
 Los años pasan, y Cuauhtémoc Blanco sigue siendo un jugador diferente, aún en un futbol donde la fortaleza física es el principal argumento.
  • Cuauhtémoc Blanco anotó el segundo para Chicago Fire

Los años pasan, y Cuauhtémoc Blanco sigue siendo un jugador diferente, aún en un futbol donde la fortaleza física es el principal argumento. Esta vez, el atacante mexicano llevó de la mano al Chicago Fire a la Final del Superliga 2009, al marcar un gol y poner el pase para el otro, en el triunfo de 2-1 a domicilio sobre el New England Revolution. La jornada inaugural de las Semifinales en el Gillette Stadium de Foxboro, Massachusetts, tuvo en el mariscal azteca a un elemento con luz propia, que rompió los pelotazos al hueco de los otros 21 en el campo para intentar el ritmo y la asociación, esencias del balompié. La Máquina Roja espera así al ganador del partido entre Tigres y Santos, que se realizará en el horario estelar de este miércoles, en busca de la gloria deportiva, y un botín de un millón de dólares en efectivo. EL PARTIDO El planteamiento de los dos equipos tuvo poco para el análisis, con bloques de cinco elementos en fondo, tres volantes y dos delanteros, que se la pasaron brincando las líneas con balones al frente, en busca del error rival. Así, el cuadro local tuvo la oportunidad de irse al frente al minuto 17’, en un centro de Steve Ralston que Edgaras Jankauskas no atinó a clavar correctamente de cabeza en las redes. Chicago respondió por la misma aérea al 25’, con asistencia frontal de Daniel Woolard, que el eje de ataque Baggio Husidic desperdició rematando por encima del marco. La más clara para el Revolution la tuvo Sainey Nyassi al minuto 30’, en un disparo por la derecha, dentro del área, que venció al portero Jon Busch, pero que salió de la meta al rebotar agónicamente en el poste. La paridad de fuerzas parecía no romper el cero, pero al 34’, Cuauhtémoc Blanco enderezó un saque de banda, para que Brian Mc Bride anotar el 1-0 al llegar por sorpresa al área, en el tanto que abuchearon los cerca de 2 mil aficionados que acudieron a la casa del New England. Los del Fire parecían irse al descanso con la diferencia, pero en la última jugada del primer tiempo, Jankauskas sacó un disparo desde la media luna, que el central John Thorrington desvió para mala fortuna de su arquero, y el 1-1 se le apuntó al delantero del Revolution, que dejaba en el aire el pase. Pero en el complemento volvió a aparecer la magia y el liderazgo de Blanco, que al 63’ marcó un golazo de tiro libre, tres metros fuera del área, ligeramente cargado a la derecha, que dejó parado al portero Matt Reis, para la diferencia definitiva de los visitantes. El equipo local se volcó a la ofensiva, y al 69’ Chris Tierney mandó un balón al área, que Kenny Mansally golpeó con la frente en seco, pero el envío salió al poste. El travesaño volvió a ser un aliado de la Máquina Roja al 82’, en un disparo cruzado de Kheli Dube, que desató el grito de desconsuelo de la afición. Ya en tiempo de compensación, Pat Phelan estuvo cerca de provocar el alargue para los de casa con un remate de cabeza con ventaja, que sin embargo, tras pasearse por toda la línea salió por la meta, en el desaliento del New England, eliminado en Semifinales. ARBITRAJE El árbitro Paul Ward silbó el final, y ahora Cuauhtémoc Blanco espera rival, con la confianza de ser el líder y el auténtico cerebro de un equipo que debe abrirle paso en su libro de la historia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×