América 2-1 Atlas... El Águila volvió a volar en casa

La leyenda aseguraba que América era un equipo capaz de atemorizar a los rivales que osados se atrevieran a visitarlos en los terrenos del Azteca. El equipo de Coapa era implacable, temerario y...
La leyenda aseguraba que América era un equipo capaz de atemorizar a los rivales que osados se atrevieran a visitarlos en los terrenos del Azteca. El equipo de Coapa era implacable, temerario y contundente, tanto que no se permitía caer en casa.
 La leyenda aseguraba que América era un equipo capaz de atemorizar a los rivales que osados se atrevieran a visitarlos en los terrenos del Azteca. El equipo de Coapa era implacable, temerario y contundente, tanto que no se permitía caer en casa.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca, ante una pobre entrada -
  • América ganó en casa por primera vez en la campaña
  • Las Águilas hilan 2 triunfos seguidos

La leyenda aseguraba que América era un equipo capaz de atemorizar a los rivales que osados se atrevieran a visitarlos en los terrenos del Estadio Azteca. El equipo de Coapa era implacable, temerario y contundente, tanto que no se permitía caer en casa bajo ninguna circunstancia.

La fábula se respaldaba con números. En el Apertura 2007 el equipo no cayó en casa ni una sola vez, sus rivales apenas pudieron arrancarles tres empates, las otras seis batallas fueron victorias sencillas para los americanistas.

Pero la magia se les fue en un suspiro y el equipo se hundió en una crisis de resultados, un total claroscuro de luna. En los últimos 27 partidos en casa, el equipo perdió en 14 ocasiones y sólo ganó seis veces. Pero hoy todo parece estar cambiado, otra vez a su favor.

Jesús Ramírez parece estar logrando lo que tanto se proponía: consolidar su trabajo. América venció 2-1 al Atlas en el Coloso de Santa Úrsula, tocó la gloria en casa, se reencontró con su gente y con la buena fortuna.

Con el triunfo los de Coapa lograron acumular siete puntos para ponerse en la posición número cuatro del Grupo 2, esperando que el próximo sábado, cuando visiten a Cruz Azul pueda seguir cosechando triunfos, como es toda una costumbre ante La Máquina. Atlas con seis unidades y segundo del Grupo 1 recibirá en el Jalisco al líder la competencia: Morelia.

EL PARTIDO

América se atemorizó pero trató de guardar la calma después de que al minuto 5 Darío Botinelli y toda la potencia que tiene en las piernas estrellaron en el travesaño de Guillermo Ochoa el esférico.

El equipo de Jesús Ramírez no estaba dispuesto a perder otra vez en casa, pero el primer aviso de los de Ricardo La Volpe le había dejado claro que el camino obscuro que han seguido los últimos años podía tener aún un estrecho que no les permitiría ver el fin.

El equipo americanista entonces se echó a atrás, tratando de llenarse de seguridad mientras Atlas abría la cancha, como desde la banca se lo exigía su estratega argentino.

Entonces, justo cuando el América no tenía claridad para ir al frente, Salvador Cabañas les abrió la puerta del cielo. El paraguayo se enfiló por derecha y con un disparo cruzado dejó sin opciones a Mariano Barbosa al minuto 17.

América confió en que podían mantener el marcador a su favor para sellar así una victoria en casa que tanto les hacía falta, pero los errores volvieron a aparecer; el equipo tapatío se filtró sin problemas en el área americanista, y logró que los de Coapa les otorgaran un tiro de esquina.

Edgar Pacheco cobró el tiro de esquina, los americanistas perdieron la marca de Ismael Fuentes y el atlista dejó el balón en la red al minuto 22 para emparejar el marcador.

Una vez más había que remar contra la corriente porque el empate no era un resultado favorable para el América; fue justo en ese momento cuando Atlas decidió darle más espacio a los americanistas, y tratar de llegar con velocidad al área de Guillermo Ochoa.

Pável Pardo comenzó a estructurar los avances, mientras Cabañas corría hasta el medio campo tratando de recuperar balones que pudiera convertir en goles, el equipo de Coapa comenzó a escalonarse y Atlas cedió cada vez más terreno.

Hasta que Ángel Reyna reventó el balón en el travesaño que Beausejor se encargó de incrustar en la red cuando el balón terminó por rebotarle al minuto 60. El América encontró una vez más el triunfo en el partido y decidió defenderlo como un ave de rapiña.

Atlas despertó del letargo futbolístico y comenzó a tener más opciones al frente, pero los disparos de Torres, Vidrio o Pacheco terminaron siempre en lo mismo: sin hacerle daño a los americanistas.

El tiempo terminó por esfumarse en el mismo instante en que los fantasmas que impedían al América sacara una victoria en el Azteca abandonaron los terrenos del Coloso de Santa Úrsula.

EL ARBITRAJE

Marco A. Rodríguez. Pese a que tiene fama de ser un Árbitro protagonista, Rodríguez no sobresalió en el juego, tuvo un trabajo discreto, siempre estando cerca de la jugada y evitando que los jugadores le exigieran de más. De hecho, cuando los americanistas comenzaron a hacer tiempo el silbante les mostró las tarjetas amarillas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×