Monterrey 2-2 Estudiantes... Aldo de Nigris iluminó la tarde en el Tec

Esta vez no fue el gol del triunfo, pero nuevamente Aldo de Nigris se erigió como el héroe del Monterrey, al hacer el gol con que su equipo le arrebató el empate a los Estudiantes de la UAG cuando...
 Esta vez no fue el gol del triunfo, pero nuevamente Aldo de Nigris se erigió como el héroe del Monterrey, al hacer el gol con que su equipo le arrebató el empate a los Estudiantes de la UAG cuando se escribía un tropiezo en casa.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico en Monterrey -
  • El delantero Rayado marcó el empate a poco del final del partido

Esta vez no fue el gol del triunfo, pero nuevamente Aldo de Nigris se erigió como el héroe del Monterrey, al hacer el gol con que su equipo le arrebató el empate a los Estudiantes de la UAG cuando se escribía un tropiezo en casa.

El atacante regio, cada vez más consistente en sus actuaciones, sacó un zapatazo de larga distancia que puso el definitivo 2-2 en La Sultana, en un partido que los tapatíos iniciaron perdiendo con tanto de Osvaldo Martínez, pero que después tuvieron en la bolsa con la voltereta vía Alcántar y Zamogilny.

Con el resultado, Monterrey llega a 11 puntos en el Grupo Dos, ahora con una visita a la cancha del Querétaro, mientras que la UAG llega a ocho unidades en el tercer sector, ya con cuatro partidos sin perder, un duelo pendiente ante las Chivas y una localía el próximo viernes ante Santos en el Tres de Marzo.

EL PARTIDO

Monterrey volvió a aparecer innovando en su alineación, esta vez por la lesión de William Paredes, el movimiento de Vucetich fue regresar a un 4-4-2, ahora con Felipe Baloy en funciones de lateral izquierdo.

Rayados tuvo un dominio inmediato y encontró un inicio inmejorable para su estilo futbolístico, ya que se puso arriba apenas al minuto 12, con el primer tanto de Osvaldo Martínez en el torneo.

Mucha gente aún buscaba su lugar en el estadio, cuando el paraguayo recibió un balón de De Nigris en los linderos del área y sacó un potente disparo de pierna derecha que venció a Fabián Villaseñor, arquero emergente ante la baja por lesión de Mario Rodríguez.

La ventaja le trajo calma al cuadro rayado, que desde ese momento intentó buscar la contra, encontrando espacios por el sector izquierdo, principalmente en la velocidad de Walter Ayoví.

Pero el técnico visitante se dio cuenta de la falla en el parado y ajustó pronto con el ingreso de Rodrigo Ruiz al minuto 23 en lugar de Emerson Lomelí, con lo que ganó  en profundidad y cortó las vías de acceso del cuadro local.

Aún así Monterrey estuvo cerca del segundo en al menos un par de ocasiones. Al 29’ Baloy, Lucho Pérez y Valdo, pasearon la pelota por todo el frente del área hasta que De Nigris se plantó para disparar por la izquierda, pero su envío potente murió en las piernas de Villaseñor.

Lucho volvió a avisar al 31’ con un riflazo de zurda desde fuera del área, que pasó apenas desviado del ángulo superior izquierdo del guardameta.

Pero justo cuando se saboreaba el final del primer tiempo, la zaga rayada se durmió en un centro por la izquierda de Carlos Morales y Daniel Alcántar, solo a segundo palo, escribió de cabeza el 1-1, con un remate dócil que ingresó agónico a las redes, en el primer tanto que recibía La Pandilla como local en la campaña.

Para el complemento fueron nuevamente los regios los que tuvieron la iniciativa, pero encontraron un cuadro de Zapopan práctico y con iniciativa para ahora sí orquestar contragolpes de peligro. Para reforzar su zona baja, Herrera puso a Joel Sánchez en el campo por Mauro Cejas al 53’.

En ese esquema, Rodrigo Ruiz cobró al 58’ una falta dudosa en tres cuartos de cancha, para que Zamogilny se alzara con astucia entre los marcadores y así clavara con la testa el 2-1, venciendo el lance de Jonathan Orozco.

Monterrey estaba herido y respondió corriendo todos los riesgos posibles. Al 60’ Santana entró por Baloy buscando volumen ofensivo.

Zamogilny aprovechó el mano a mano defensivo y al 64’ volvió a rematar franco un centro del ‘Pony’, pero Orozco salvó a dos manos que parecía ser el tanto de la debacle.

Rayados respondió al 69’, con una clara de Santana que dejó solo a Suazo para disparar, pero el envío del chileno fue reventado en la raya por Leaño y en el contrarremate Valdo puso el esférico en las gradas.

Al 74’ Vucetich puso a su cuarto atacante nominal en el campo con el ingreso de Darío Carreño por el contención Gerardo Galindo. En la primera intervención del novato, Suazo estuvo nuevamente cerca del gol cuando encontró un rechace dentro del área, pero le pegó mal al balón y dejó ir la igualada.

Un minuto más tarde, el técnico rayado se jugó el todo por el todo sacando a Diego Ordaz para el ingreso de Elliot Huitrón. Tecos intentó contrarrestar sacando a Sambueza para la entrada de Oswaldo Alanís.

Monterrey se pasó rebotando sus esfuerzos en los dos bloques defensivos de la UAG, hasta que al minuto 83 De Nigris puso a vibrar a la tribuna con un inesperado disparo desde tres cuartos de cancha, que cobró velocidad y se incrustó a media altura en el marco de Villaseñor, en el tanto del empate que sabía a justicia por la propuesta de los equipos.

El cuadro de casa quiso ir por más, pero Suazo y Carreño no pudieron embocar opciones sobre el final, hasta que luego de tres minutos añadidos, y con los regios encima buscando el gane, el árbitro Jaime Herrera decretó el final de la batalla, que dividió opiniones en la tribuna.

EL ARBITRAJE

Bueno en líneas generales para Jaime Herrera, quien apareció siempre cerca de las jugadas pese a ser un partido de ida y vuelta, y tuvo condición para correr bien sus diagonales. Sin embargo, el silbante mostró un criterio desigual en las tarjetas y regaló a Tecos una falta inexistente de la que derivó el centro para el 1-2 momentáneo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×