Tigres 2-2 Estudiantes... 'Kikín' salvó a Tigres en la última

Hay empates que saben diferente, y el que consiguió Tigres este sábado ante Estudiantes sin duda cargará con sabor a victoria, al levantarse de un 2-0 en contra y firmarse en la última jugada del...
 Hay empates que saben diferente, y el que consiguió Tigres este sábado ante Estudiantes sin duda cargará con sabor a victoria, al levantarse de un 2-0 en contra y firmarse en la última jugada del partido con un agónico remate de Francisco Fonseca.  (Foto: Notimex)
Estadio Universitario ante una buena entrada -
  • Se levantan felinos de un 2-0 e igualan con Tecos
  • La UAG a pensar en al pretemporada

Hay empates que saben diferente, y el que consiguió Tigres este sábado ante Estudiantes sin duda cargará con sabor a victoria, al levantarse de un 2-0 en contra y firmarse en la última jugada del partido con un agónico remate de Francisco Fonseca. "Kikín", que en la semana fue catalogado como relevo de lujo, correspondió a la confianza de Daniel Guzmán, y aprovechó una mala salida del portero emplumado Mario Rodríguez para empujar el balón a las redes ante el delirio del Volcán. El partido marcó un contraste total con el cuadro de Tecos, que tras irse arriba 2-0 con todo merecimiento acabó manejando mal el partido y dejó ir su última aspiración de pelear la Liguilla. El resultado deja a Tigres con 18 puntos en el Grupo 3 aún con esperanzas -aunque mínimas- de calificar, y ya con cuatro duelos sin conocer la derrota, el mejor momento bajo las órdenes de Daniel Guzmán. Tecos en tanto alista las maletas, al llegar a 15 unidades en el mismo sector, pero nueve puntos debajo del sublíder Cruz Azul cuando restan sólo nueve por disputar. El próximo partido de los felinos será visitando el miércoles a los Gallos Blancos, mientras que Estudiantes recibirá al San Luis. EL PARTIDO La buena racha y el triunfo de la semana anterior ante San Luis parecieron marear un poco a los Tigres, que iniciaron a ritmo semilento y se vieron superados en la recuperación por la UAG. Eso les costó que el marcador se abriera apenas al minuto 4, cuando Elgabry Rangel aprovechó un centro de Daniel Alcántar para clavar el esférico en las redes, en una jugada donde la zaga fue simple aficionada. El gol hizo despertar a los felinos, y al 9’ la "Gata" se plantó en el área tapatía con una serie de recortes para disparar a quemarropa sobre la salida de Rodríguez, que sin embargo no se achicó y tapó a pie firme. Un minuto más tarde el propio Gastón sirvió para la llegada de Toledo, que se puso mano a mano con el guardameta, pero se presionó ante la salida y tiró al bulto. Al 12’ Bareiro bajó un balón largo en el área y tocó a gol sobre la salida de Cirilo, pero Tahuilán salvó en la raya lo que parecía el tanto de la debacle felina. Pero Tigres no corrigió la concentración, y al 27’ Edgar Castillo perdió el balón con el "Pony" Ruiz en una acción ofensiva, para que en el contragolpe Elgabry dejara solo a Morales por el centro, para que enfilara 30 metros hasta el área y fusilara de zurda a Saucedo en el 2-0 que parecía más que  justo. Ese marcador prevaleció hasta el medio tiempo, y para el complemento la losa se imponía en la  situación local, que igualmente sufrió para engancharse en el campo. Al minuto 58 Bareiro tuvo el 3-0 en un rechace de Saucedo en el área, pero voló el que pudo ser el 3-0, y por ende la liquidación al rival. Y el adagio de gol fallado es un gol en contra se cumplió dos minutos más tarde, ya que al 60’ Lobos cobró un tiro de esquina por la izquierda, el balón pasó de largo por toda el área hasta el segundo palo donde Tahuilán disparó cruzado y para afuera, pero en el área chica Molina empujó el descuento, en medio de los reclamos de los tapatíos al árbitro pidiendo fuera de lugar. El gol levantó al público de sus lugares, y el partido vivió sus mejores momentos, con Tecos intentando defender la ventaja, y los auriazules furiosos por el tanto de la igualada. En ese papel Lobos desató el grito de gol al 64, con un disparo cruzado que parecía anidarse pegado al poste, pero todo fue una ilusión óptica y la gente volvió rápido a la realidad. Miguel Herrera apeló al libro de la lógica, y con el 2-1 y con Tigres encima reforzó la parte de atrás para buscar el contragolpe. Al 66’ Bareiro dejó su lugar a la frescura de Marioni, que poco tuvo para lucir. Guzmán se jugó el partido al mismo parado, y al 76’ sacó a Itamar para meter a Fonseca, netamente hombre por hombre. Lo que siguió fue una lluvia de centros al área tapatía, y al 92’ Cirilo Saucedo subió a rematar un tiro de esquina, jugada que acabó en un remate a las manos de Rodríguez, y que parecía ser la última del partido. Pero Carlos Morales derribó a Lobos al 93, nuevamente Saucedo se convirtió en delantero, para un centro a 20 segundos del final. En la jugada Rodríguez salió sin éxito de su zona, y "Kikín" mantuvo la atención para poner la cabeza al esférico, que salió como en cámara lenta a las redes, mientras la tribuna explotaba de locura, y en la cancha todos celebraban con el guanajuatense. El árbitro reanudó del centro sólo para silbar el final, resultado que es idéntico para los dos equipos, pero que arrojó un sabor diametralmente opuesto. ARBITRAJE Apenas aceptable de Erim Ramírez quien si bien estuvo bien en las jugadas clave, tuvo muchos problemas con las faltas, entrecortando mucho el juego y usando algunos criterios dispares en jugadas similares. Fue un partido complicado por las circunstancias que se vivieron y acabó con algunas faltas no marcadas y comiéndose algunos engaños alrededor de las áreas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×