Monterrey 1-0 América... Aldo despidió al 'Tano' y le dio la ventaja a Monterrey

Las Águilas llegarán al Azteca heridas rumbo a las Semifinales, al caer ante Rayados por la mínima diferencia, en la llave que enfrenta al cuarto y el quinto de la siembra en la Liguilla del...
El sueño que tuvo los días previos al partido se cumplió cabalmente para Aldo de Nigris, quien honró la memoria de su hermano Antonio con el gol del gane sobre el América y que lo llevó hasta el llanto camino al vestidor.
 El sueño que tuvo los días previos al partido se cumplió cabalmente para Aldo de Nigris, quien honró la memoria de su hermano Antonio con el gol del gane sobre el América y que lo llevó hasta el llanto camino al vestidor.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico -
  • Antes del cotejo despidieron a Antonio de Nigris

Las Águilas llegarán al Azteca heridas rumbo a las Semifinales, al caer ante Rayados por la mínima diferencia, en la llave que enfrenta al cuarto y el quinto de la siembra en la Liguilla del Apertura 2009. Ni el mejor guionista de Hollywood se hubiera atrevido a escribir una historia como la que se dio este sábado en el Tec, que envolvió a dos hermanos unidos en la tragedia y los colores albiazules. Aldo de Nigris se alzó como el héroe rayado al marcar el gol con que el Monterrey se impuso al cuadro azulcrema, en duelo lleno de nostalgia que puso en marcha la Fiesta Grande del futbol mexicano. Horas antes, el delantero albiazul veló a su hermano Antonio, fallecido el domingo en Grecia, y con el dolor a pulso se presentó a jugar el partido de ida de los Cuartos de Final, donde fue el más ovacionado por la tribuna. Su gol fue una explosión a mil emociones de parte de 35 mil aficionados, que honraron así al ídolo fallecido, cuyo espíritu rondó la tribuna de sus grandes tardes. América en tanto retomó el estilo cauto que le ha costado críticas en la campaña y pareció irse cómodo con la desventaja para definir todo en su casa la próxima semana. El resultado le pone a Monterrey un escenario favorable para la vuelta, al poder instalarse en la siguiente ronda ganando o empatando por cualquier marcador, y sólo una victoria de los de Coapa cambiaría el rumbo que tomó este sábado. EL PARTIDO El Tec se vistió de blanco para despedir al 'Tano' de Nigris, que regresó en la madrugada a la Ciudad como una leyenda local. Con ese marco, los dos equipos tuvieron una tregua durante el homenaje previo, que desató el llanto a cientos de seguidores por la emoción del adiós. Pero una vez que se dio el silbatazo inicial los dos planteles se enfrascaron en una batalla sin cuartel, con una disputa superior a la que se dio en el torneo regular. América apareció con su esquema habitual, con una línea de cuatro defensas, un rombo en medio campo y dos puntas, contando prácticamente con su cuadro estelar.

Quien sí apareció con sorpresas en el terreno fue el conjunto albiazul, que se paró con una línea de cinco defensas, tres volantes y dos delanteros, improvisando a Diego Martínez en la contención ante las lesiones de Luis Ernesto Pérez y Gerardo Galindo. Con ese script las Águilas fueron quienes iniciaron mejor plantados en el campo, aunque sin presumir de dominar de forma clara a los norteños. El primer aviso serio se dio hasta el minuto 30 cuando Cabañas encontró un balón largo a segundo palo, solo para fusilar de cabeza a Jonathan Orozco, pero su remate salió lejos del marco. Monterrey respondió con una media vuelta de Osvaldo Martínez dentro del área capitalina, pero el balón pasó rozando el larguero. América tuvo la opción de irse al descanso con la ventaja en una escapada Cabañas a pase de Beausejour, pero disparó por encima del marco al 44'. Para el complemento se presentó un Monterrey más decidido en el campo, aunque Montenegro dio un nuevo aviso al 46', disparando de fuera del área y Orozco mandó a córner para el alarido de la tribuna. Sólo que De Nigris jugaba un partido aparte, motivado en la memoria de su hermano y al 48 bajó un balón en el área del América, y con un disparo rápido puso el esférico en las redes, desatando la locura en el lugar por todo lo que envolvía su hazaña. América pareció conformarse con la mínima desventaja y Rayados comenzó a tener más el esférico, aunque sin clarificar en el último tercio del terreno, donde Mosquera destacó en la labor defensiva de su plantel. Vucetich entendió que no podía exponer un empate por buscar el segundo y al 70' sacó a Osvaldo Martínez para el ingreso de Sergio Santana, y un instante después mandó a descansar a Aldo de Nigris –disminuido físicamente por el golpe personal- para colocar a Darío Carreño. Fue entonces que el América retomó su papel inicial, jugando más en territorio rival y comenzó  a inquietar el área de Orozco con servicios frontales, a los que sin embargo Cabañas y Esqueda no alcanzaron a llegar. Lo más cerca que estuvo la igualada para el visitante fue al 87', en un disparo de tiro libre de Salvador Cabañas que pasó apenas afuera de la horquilla rayada. Ya todo el partido se disputaba en la zona local, pero en un desdoble Santana se incorporó al área con ventaja y fue jalado por Valenzuela, pero el árbitro no sancionó el penalti, que a juicio del estadio resultaba claro. Los dos equipos hicieron cambios sobre la hora y Jesús Ramírez sacó a Ángel Reyna para poner a Joaquín Martínez, mientras que Vucetich respondió colocando un segundo contención con la entrada de Jesús Zavala para quitar a Walter Ayoví. El pacto quedó firmado y el árbitro silbó el final decretando la terminación de la ida, un duelo que más allá de lo que pase el próximo sábado en el Estadio Azteca permanecerá muchos años en la memoria de quienes lo vivieron. EL ARBITRAJE Regular de Ricardo Arellano, quien cortó el juego por indecisiones y apareció nervioso ante los reflectores de la Liguilla. Se cruzó varias veces con sus abanderados, con criterios desiguales en las tarjetas. Pero decidió bien al no marcar penal cuando Santana cayó dentro del área americanista.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×