Pachuca 5-1 Atlante... Pachuca masacró a los Potros

Pachuca no tuvo piedad con Atlante, aprovechó cada una de las oportunidades que se le presentaron, fue eficaz en la contundencia y goleó 5-1 a los Potros para retomar el camino del triunfo.
 Pachuca no tuvo piedad con Atlante, aprovechó cada una de las oportunidades que se le presentaron, fue eficaz en la contundencia y goleó 5-1 a los Potros para retomar el camino del triunfo.  (Foto: Notimex)
Estadio Hidalgo, ante una buena entrada -
  • Rafa Márquez Lugo falló un penal, que era el 2-2
  • Atlante sumó su segunda derrota al hilo

Pachuca no tuvo piedad con Atlante, aprovechó cada una de las oportunidades que se le presentaron, fue eficaz en la contundencia y goleó 5-1 a los Potros para retomar el camino del triunfo. Atlante siempre estuvo abajo en el marcador, pero también tuvo sus oportunidades para hacer más decoroso el resultado, ya que cuando iba 2-1, Rafael Márquez Lugo falló una pena máxima que significaba el empate a dos y en la siguente jugada, Pachuca hizo el 3-1 para matar anímicamente a los Potros, ya después los hidalguenses hicieron lo que quisieron. Darío Cvitanich abrió el marcador al 15 y Damián Manso puso el 2-0 al 36; Leobardo López metió un autogol para Atlante al 42 que fue el 2-1. En la parte complementaria, el azulgrana Gerardo Castillo también marcó un autogol, el 3-1 al 53 y cerraron la goleada, Luis Montes, con un golazo 68, y Juan Carlos Cacho al 70, desde los 11 pasos para el 5-1. Pachuca llegó a 6 puntos y se afianza en la cima del Grupo 2 junto a Monterrey, mientras que Atlante se quedó con 1 punto, con dos derrotas consecutivas a cuestas, en el penúltimo puesto del Grupo 3; la próxima jornada los Tuzos recibirán a San Luis y lo Potros serán anfitriones del Puebla. EL PARTIDO Los Potros comenzaron dominando el encuentro, pero justo en la primera oportunidad, en un tiro de esquina, Damián Manso mandó un centro por derecha y encontró a Darío Cvitanich en el corazón del área, quien remató con la cabeza para el 1-0 al 15. El partido siguió parejo, de mucha lucha en el mediocampo, pero la zaga de los Potros cometió un grave error en la salida de una jugada y Cvitanich robó el balón y mandó un centro que Manso alcanzó a tocar barriéndose para mandar la pelota al fondo de las redes para el 2-0 al 36. Atlante acortó distancias y retomó oxígeno antes de la parte complementaria, cuando al 42 Guillermo Rojas desbordó  por la banda izquierda y mandó un tiro centro que se impactó en la humanidad de Leobardo López, y el balón se escurrió hacia la meta hidalguense en un claro autogol que significó el 2-1. En la parte complementaria, los Potros tuvieron el empate en los pies de Rafael Márquez Lugo, luego de una inexistente falta dentro del área de Marco Iván Pérez sobre Christian Bermúdez, que el silbante José Alfredo Peñaloza marcó como pena máxima, sin embargo, el delantero mexicano erró su disparo al echar la pelota a un lado al 51. Tan costosa fue esta falla en los futbolístico como en lo anímico, que dos minutos después, Juan Carlos Cacho desbordó por izquierda y en otro tiro centro, ahora fue el atlantista Gerardo Castillo quien desvió la pelota hacia su propio marco para el 3-1 al 53. Atlante siguió insistiendo aunque con el ánimo bajo, en cambio a Pachuca le salió todo y al 68 Luis Montes anotó un golazo dentro del área, controló un pase de Juan Carlos Cacho por izquierda, vio un poco adelantado a Vilar y bombeó para el 4-1, donde el balón se metió en el ángulo superior izquierdo. Un minuto después, el árbitro decretó otra pena máxima inexistente, una jugada donde Paul Aguilar adelantó el balón en el área, y ante la salida de Vilar, chocó con el portero, lo que Peñaloza interpretó como pena máxima, misma que un minuto después cobró Cacho por el centro, para el 5-1 definitivo al 70. ARBITRAJE José Alfredo Peñaloza tuvo una actuación regular, ya que todo iba bien en el partido hasta que decretó el pénalti demasiado dudoso de Marco Iván Pérez sobre Christian Bermúdez, una jugada donde el jugador de Tuzos llegó primero al balón en la barrida y después derribó al atlantista, pero el árbitro estaba atrás de la acción y no pudo verla bien. Después hizo lo mismo en la jugada de Federico Vilar con Paul Aguilar, donde el hidalguense fue a estrellarse con el portero, pero a pesar de que estaba lejos de la acción la decretó como pena máxima. Dos graves errores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×