Gallos 1-0 Necaxa… Acaricia el Querétaro su permanencia

En una auténtica Final como son estos partidos en los que dos equipos se juegan su permanencia en Primera División, el Querétaro derrotó por la mínima diferencia al Necaxa con un golazo del...
 Necaxa llegó obligado a ganar.  (Foto: Notimex)
Estadio La Corregidora ante casi un lleno. -
  • Un golazo desde el “corazón” de Efraín Cortés, le dio el triunfo a los locales
  • Los Gallos Blancos están muy cerca de cantar su salvación, los Rayos, de volver a la Liga de Ascenso

En una auténtica Final como son estos partidos en los que dos equipos se juegan su permanencia en Primera División, el Querétaro derrotó por la mínima diferencia al Necaxa con un golazo del colombiano Efraín Cortés al minuto 59. Con este resultado, los Gallos llegaron a 62 puntos en 55 encuentros, para un cociente de 1.1273, por su parte, los hidrocálidos se estancaron con 16 unidades en 21 cotejos, para un cociente de 0.7619. Esto significa que los Rayos están obligados a por lo menos ganar cuatro partidos y que su rival directo pierda al menos tres; es decir, la misión para que los de Aguascalientes se salven, podría ser calificada como una auténtica proeza. El Necaxa ya no puede dejar ir más puntos, y en las próximas dos jornadas será local ante Morelia y América. El Querétaro por su parte, visitará a las Águilas. EL PARTIDO Desde que el árbitro dio inicio al partido, todos los presentes hicieron su labor de presionar al rival y al propio silbante, aunque por momentos se apagaban por el mismo nerviosismo y tensión que reinaba en las tribunas. Y aunque se tardó en ingresar al inmueble, la afición queretana casi llenó por completo La Corregidora, por lo que los Rayos siempre sintieron una gran presión. En apenas cinco minutos, la pelota entró en dos ocasiones a la portería de Óscar Pérez, pero ambas anotaciones fueron anuladas, la primera por fuera de lugar de Adrián Romero y la segunda por falta de José Aceves. Tras los goles anulados, el cotejo bajó de intensidad, ya que los equipos se mostraron temerosos de ir al frente, sobre todo el visitante. Luego de un disparo que pasó cerca de la portería por parte de Emilio López, fue hasta el 25’ que llegó la primera aproximación del Necaxa en el arco rival, también con un tiro desde fuera del área que terminó en saque de puerta. Romero puso a temblar a todo el estadio al minuto 27 al cometer un error y dejarle el balón dentro del área chica a un rival, para su fortuna, le cayó a José Antonio Castro, quien desperdició el regalo. En los minutos finales el partido entró en un letargo futbolístico y fue Juan Carlos Silva quien volvió a sacarle un susto a los presentes al estrellar en el travesaño un disparo potente desde más de 20 metros. Al silbatazo final del primer lapso, reinó la “tranquilidad” en el interior del estadio, pero en cuanto el silbante se enfiló a los vestidores, recibió un sonoro abucheo y presión por parte de los presentes. Los aficionados seguían haciendo su lucha. A los pocos minutos de haber iniciado el complemento, Fernando Salazar cometió un error garrafal al dejarle el balón a Carlos Bueno, sin embargo, el “Conejo” Pérez salvó a su equipo y mandó el esférico a tiro de esquina. Pese al error, el conjunto hidrocálido fue otro en el segundo lapso, adelantó sus líneas y fue más agresivo, mientras que los Gallos Blancos más precavidos. Cuando mejor jugaban los Rayos, Efraín Cortés tomó el esférico en medio campo, corrió con balón controlado, lo trompicaron, jalaron y empujaron, sin embargo, nadie lo detuvo y terminó solo frente al “Conejo” a quien fusiló con un zurdazo potente tras una pared con Bueno. Un golazo de garra y lucha, como se jugó este partido. La Corregidora simple y sencillamente explotó. Todo el nerviosismo y tensión, se convirtió en felicidad. El Necaxa no se desmoralizó ni cayó –hasta los últimos minutos-, pero la loza ya era más que pesada. Bueno casi anotó el segundo en disparo cruzado, pero el balón pasó a centímetros del poste derecho. El técnico visitante mandó a la cancha a Luis Sandoval y Ezequiel Orozco y a todos sus jugadores en busca del empate, mientras que el timonel de los Gallos hizo lo que tenía que hacer: aguantar el resultado. Lo consiguió. La última jugada clara de gol que tuvieron los visitantes, fue un cabezazo de Christian Suarez que pegó en el travesaño. Fue todo para el Necaxa, que tiene los días contados en Primera División. Al momento del silbatazo final, el autor del gol se hincó en el medio campo, volteó al cielo y seguramente le agradeció a Dios que su equipo está muy cerca de salvarse. ARBITRAJE Bueno de Genaro Medrano. Aplicó bien las tarjetas y fue parejo para ambos lados, sobre todo en un partido de este tipo. DIVISIONES MENORES En las inferiores, los “rayitos” pusieron el ejemplo al ganar los dos cotejos, el Sub-20 por 1-2, y el Sub-17 por la mínima diferencia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×