Atlante 0-0 Cruz Azul... La Máquina hará parada en Semifinales

Cruz Azul dejó de lado el estilo futbolístico que lo caracteriza bajo el mando de Enrique Meza para defender el 2-1 que consiguió en la Ida de los Cuartos de Final y de esa forma colarse a la...
 Villa intentó hacer daño, pero el Potro no se dejó.  (Foto: Notimex)
Estadio Andrés Quintana Roo, ante un lleno -
  • El partido no se detuvo en ningún momento para la famosa ‘rehidratación’
  • Todo parece indicar que Cruz Azul tendrá la ventaja de cerrar las Semifinales en casa

Cruz Azul dejó de lado el estilo futbolístico que lo caracteriza bajo el mando de Enrique Meza para defender el 2-1 que consiguió en la Ida de los Cuartos de Final y de esa forma colarse a la antesala de la Final del Clausura 2011. El Atlante fue incapaz de romper el 0-0 a pesar de tener como mínimo cuatro oportunidades claras de gol que fueron rechazadas por Corona, la zaga y hasta por el travesaño, Hoy no fue el mejor partido del conjunto celeste, de hecho en algunos lapsos del partido defendió sin la pelota y correteando al rival, algo que va en contra de la idea que Meza ha inculcado en su estadía en el equipo de La Noria. Pero qué importan las formas cuando las esperanzas e ilusiones por volver a estar entre los cuatro mejores del torneo vuelven a parecer entre la afición y explotan a través del ¡Azul, Azul! Lo cierto es que esta noche Cruz Azul corrió con suerte, defendió bien y selló su pase para las Semifinales del actual campeonato; mientras que el Atlante pagó caro el error de haber permitido que la Máquina le diera la vuelta a la ventaja momentánea que habían conseguido en los primeros minutos del primer duelo. EL PARTIDO Como auténtico Potro desbocado saltó el Atlante al terreno de juego. Conocedor de que un gol lo separaba de las Semifinales del Clausura 2011, el equipo de Miguel Herrera salió desde los primeros minutos de la parte inicial con intenciones netamente ofensivas e intentando ahogar al Cruz Azul en su propia área, situación que por algunos momentos lograron sin mayor repercusión. Amo de la pelota, el conjunto azulgrana manejó los tiempos y el ritmo del partido a lo largo de los 45 minutos iniciales en los que la ofensiva de la Máquina Celeste prácticamente no apareció. La presión generada por los locales provocó la primera oportunidad clara de gol a los ocho minutos cuando el ‘Hobbit’ Bermúdez cobró una falta por el costado izquierdo a segundo poste en donde llegó un sorpresivo Alex Diego que remató sin marca y sin dirección, pues el esférico se estrelló en el travesaño de la cabaña celeste. El trote violento que mostraba el Potro de Hierro no se detuvo y 60 segundos después encontró otra jugada de peligro orquestada por el endemoniado Christian Bermúdez y finiquitada a medias por ‘Kikin’ Fonseca, pues el delantero cerró la pinza en el centro del ‘Hobbit’, pero Fausto Pinto, en dos tiempos, logró salvar su portería sobre la línea de gol regresando la tranquilidad a la tribuna celeste. Cruz Azul logró sobre llevar las acciones y mantener su arco imbatible ante la desesperación de Enrique Meza, quien manoteaba, gritaba y reclamaba todas las jugadas intentando que sus jugadores se metieran al partido y comenzaran a pelear por una pelota que hasta esos momentos había sido totalmente azulgrana. Corona no había intervenido de milagro pero al 25’ fue exigido por Bermúdez, sin duda el hombre más peligroso del Atlante que ya había provocado tres jugadas en las que sus compañeros no habían sido certeros, por lo que él mismo culminó su propia jugada con un disparo que el portero celeste rechazó de forma apurada. Un disparo aislado de ‘Chaco Giménez en los primeros dos minutos de partido fue lo único que tuvo Cruz Azul para inquietar a Moisés Muñoz que prácticamente tuvo un día de campo en el primer tiempo. Para el complemento el ‘Ojitos’ no aguantó más y ordenó dos cambios que se vieron motivados por la pobre actuación de Palau y Villaluz, que además estaban amonestados y abandonaron el terreno de juego por Javier Aquino y Gerardo Torrado buscando equilibrar la media cancha, tener la posesión de la pelota y encontrar un latigazo con la velocidad del número 7 cementero. Entonces la Máquina tuvo salida, pero una salida que carecía de idea y que simplemente llegaba a chocar con la defensa del Atlante que sólo se vio incomodada al minutos 53 cuando Christian Giménez trianguló con Emanuel Villa para encarar a Muñoz y sacar un disparo débil que murió en las manos del arquero azulgrana. La larga plática que tuvo Miguel Herrar con su polémico Auxiliar, Santiago Baños decantó en un par de cambios que prescindieron de dos elementos de características defensivas para buscar variantes en la delantera que no terminaban de carburar. El Potro intentó e intentó, disparó de media distancia, metió centros y luchó hasta el final pero no fue capaz de encontrar el gol que le diera la posibilidad de avanzar de ronda con la ventaja de la posición en la Tabla. Fonseca y Bermúdez fueron los que más se acercaron pero sin éxito para horadar el arco de Jesús Corona que finalmente fue el factor que desequilibró a favor del equipo de Enrique Meza. EL ARBITRAJE Regular trabajo de Roberto García Orozco. El juez central del partido tuvo buen manejo de las tarjetas amarillas hasta el segundo tiempo cuando amonestó a Emanuel Villa por una supuesta falta sobre Fernando Navarro cuando el delantero argentino se había barrido en forme leal y le quitó de buena forma la pelota. Además fue el primer árbitro en la liguilla que no detuvo las acciones del encuentro como había sido en todos los partidos de la Fiesta Grande del Clausura 2011.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×