Tigres 5-0 Pachuca… Los felinos aplastan a un tuzo irreconocible

Mancilla alzó los brazos y celebró eufórico con la tribuna su primer 'Hat-trick' como felino. No era para menos, pues el chileno guió a Tigres con sus tres tantos a una humillación de 5-0 sobre el...
Mancilla alzó los brazos y celebró eufórico con la tribuna su primer 'Hat-trick' como felino. No era para menos, pues el chileno guió a Tigres con sus tres tantos a una humillación de 5-0 sobre el Pachuca, en una noche donde el invicto se retuvo.
 Mancilla alzó los brazos y celebró eufórico con la tribuna su primer 'Hat-trick' como felino. No era para menos, pues el chileno guió a Tigres con sus tres tantos a una humillación de 5-0 sobre el Pachuca, en una noche donde el invicto se retuvo.  (Foto: Notimex)
Estadio Universitario, Monterrey, Nuevo León,... -
  • Mancilla clava tres en goleada auriazul
  • Calero, el villano al volarse en varias jugadas

Mancilla alzó los brazos y celebró eufórico con la tribuna su primer 'Hat-trick' como felino. No era para menos, pues el chileno guió a Tigres con sus tres tantos a una humillación de 5-0 sobre el Pachuca, en una noche donde el invicto se retuvo con un amplio margen, y donde Tigres ratificó que tiene en los Tuzos a uno de sus mejores clientes pisando la cancha del Volcán.

Ni en el mejor de los escenarios los felinos hubieran pensando en caminar como lo hicieron por encima del cuadro hidalguense, que vivió una auténtica pesadilla despierto y acabó vapuleado sin meter las manos.

La amenaza de Calero de quitarle el invicto a los regios quedó sólo en el aire, y por el contrario fue el colombiano uno de los aliados en el triunfo de la UANL, al perderse en al menos tres jugadas que terminaron con el balón en las redes, colaborando con una rabiosa ofensiva regia que esta vez no escatimó al frente.

Un vendaval felino terminó por aplastar a unos Tuzos faltos de calidad, que en el mismo primer tiempo terminaron por pagar el precio a sus errores y su excesiva confianza al defender mano a mano. Para colmo, Efraín Flores perdió a Jaime Ayoví apenas al minuto 11, restando calidad a su plantel, que no contó con Borja ni Elías Hernández.

Tigres por el contrario se mostró encendido con los retornos de David Toledo y Jorge Torres Nilo, siendo el primero clave para el marcador. Carlos Salcido esta vez jugó como defensa central, proyectándose en una gran mancuerna con Hugo Ayala, borrando a la pobre ofensiva albiazul.

Con el resultado los bengaleses llegaron a 16 unidades, afianzados en el segundo lugar general, sólo un punto debajo de las Chivas siguen en la cima con 17. Pachuca por su cuenta ratificó que se ha vuelto un plantel localista, sumando apenas un punto en cuatro salidas del Hidalgo, para estancarse en 10 unidades.

El duelo presentó a unos felinos con su mejor rostro del 2011, y sin pisar el acelerador a fondo le clavaron tres tantos a los hidalguenses en el mismo primer tiempo.

El 1-0 llegó al minuto 19, cuando Damián Álvarez hizo la maniobra individual por la izquierda, Calero se voló al buscar el centro y Danilinho falló de cabeza, pero Mancilla apareció determinado en el área chica para refundir la pelota en las redes, haciendo explotar el Volcán.

Pachuca no tenía con qué responder, y el 2-0 llegó al 24’, nuevamente desde los botines de Damián Álvarez, quien metió un centro desde la izquierda a la entrada de Lucas Lobos, que en el área chica saludó de cabeza dando sentido a lo que pasaba en el campo.

Danilinho se dio el lujo de fallar un mano a mano en el área, pero al 36’ Mancilla enfiló la humillación, en una jugada individual de Toledo que entró como bala al área hidalguense, y tras quitarse a tres hombres le tocó al chileno a segundo palo para que simplemente firmara su segundo de la tarde.

Pachuca lucía muerto sobre todo en lo futbolístico, y apenas si acarició una opción al 54’, cuando Esqueda remató pleno de cabeza en el área felina, y Palos voló a su mano derecha para mantener el cero en su meta.

En el complemento ambos equipos se dieron una tregua de casi media hora, pero al 69’ Calero volvió a fallar de forma monumental, al perderse en un tiro libre de Damián Álvarez, y detrás Segundo Castillo, quien no alcanzó a quitarse, acabó metiendo la pelota en su portería, decretando el autogol y el 4-0 que la gente gritó con todo.

Ferretti se dio cuenta que era momento de cuidar a sus hombres base y sacó a Lobos y Álvarez para colocar a Pulido y Pacheco, pero el hambre no cedió fue Tigres el que tuvo las mejores oportunidades, moviendo a una zaga que sólo atinaba a amontonarse para contener.

Danilinho tuvo el quinto al 72’ cuando enfiló solo por la derecha, pero esta vez Calero salió oportuno y lo contuvo a dos oportunidades.

Parecía que el tiempo evitaría hacer el escándalo mayor, pero Mancilla opinaba lo contrario, y al 79’ colocó su tercero de la noche, en un desborde de Toledo por la izquierda que culminó con la desviada de la defensa y y un globito a segundo palo, a donde llegó Mancigol para meter una volea de pierna derecha ante la duda de Calero que se amarró cuando tenía para cortar el centro.

El árbitro Miguel Ángel Ayala decretó el final a los tres de reposición, y Tigres celebró con todo la victoria, que le pone una seria hegemonía en casa ante el cuadro Tuzo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×