Pumas 1-0 Atlante... El felino se enfila a defender su corona

Pumas se reencontró con el gol y uno sólo bastó para poner un pie en la Liguilla. los pupilos de Guillermo Vázquez encontraron la meta a través de Martín Bravo para poner el 1-0 con el cual...
Pumas se reencontró con el gol y uno sólo bastó para poner un pie en la Liguilla. los pupilos de Guillermo Vázquez encontraron la meta a través de Martín Bravo para poner el 1-0 con el cual hirieron de muerte a los Potros de Hierro.
 Pumas se reencontró con el gol y uno sólo bastó para poner un pie en la Liguilla. los pupilos de Guillermo Vázquez encontraron la meta a través de Martín Bravo para poner el 1-0 con el cual hirieron de muerte a los Potros de Hierro.  (Foto: Notimex)

Estadio Olímpico Universitario, ante una mala entrada

  • Pumas llegó a 24 unidades y tiene un pie en la liguilla del Apertura 2011
  • Atlante necesita un milagro para acceder a la Fiesta Grande del futbol mexicano
  • Espinosa vio la tarjeta roja por segunda ocasión en el torneo

Pumas se reencontró con el gol y uno sólo bastó para poner un pie en la Liguilla. Pese a que Atlante tuvo oportunidades para irse al frente en el marcador y a las fallas de la delantera auriazul, los pupilos de Guillermo Vázquez encontraron la meta a través de Martín Bravo para poner el 1-0 con el cual hirieron de muerte a los Potros de Hierro. Fue hasta el minuto 70 cuando Efraín Velarde bajó un balón dentro del área y lo tocó suave para la llegada solitaria de Martín Bravo, quien empujó el esférico para sellar el 1-0 que les dio tres puntos de oro.   Primer tiempo de dominio intermitente. Ni Potros ni Pumas lograron imponer sus intenciones en un cotejo que fue creciendo en intensidad con el paso de los minutos.   Fue después de los 15 minutos que, ya acomodado en el terreno de juego, Atlante comenzó a presionar en la salida de los universitarios. Con un cambio de estrategia, Miguel Herrera puso tres delanteros en las personas de Martínez, Bermúdez y Maldonado para intentar jugar al mano a mano con la línea de tres felina. Tras una mala salida de Luis Fuentes, "Hobbit" Bermúdez se avivó, robó la pelota y cedió para Giancarlo Maldonado, quien hizo el esfuerzo pero no llegó ante la salida de Alejandro Palacios que evitaba la primera de las oportunidades que tendrían los azulgranas en el partido, convirtiéndose en el héroe auriazul. Ahí, Pumas despertó y encontró que la banda derecha del Atlante era una auténtica avenida que trató de aprovechar con los desbordes de Bravo y las llegadas a línea de fondo de Velarde. Casi al llegar a los 30 minutos de partido, el "Chispa" llegó hasta la línea de meta para meter un centro que decantó en una serie de rebotes y en una pelota a modo para Eduardo Herrera, quien trató de definir de pierna derecha, pero su disparo se fue a un lado de la cabaña de Moisés Muñoz. Diez minutos después fue Bravo el que abrió una brecha por el sector izquierdo de la zaga equina para disparar a quemarropa, pero el arquero de los Potros aguantó bien para evitar la caída de su marco. Sin embargo, otra falla garrafal llegó a los 41' cuando el número 10 de los Pumas desbordó por el mismo costado y metió un centro a media altura que Herrera remató de mal forma para estrellarla en un defensor, ahogando el grito de gol del estadio. Para el segundo tiempo Herrera ya no salió a la cancha. Su lugar fue ocupado por Michelle Castro, quien abrió la cancha por el costado derecho, pero terminó desapareciendo entre sus intentos. Por su parte, el "Piojo" Herrera mandó a la cancha a "Kikín" Fonseca, quien fue recibido con un abucheo que cimbró el estadio. Entonces parecía que la segunda mitad sería toda del Atlante. Los Potros de Hierro aprovecharon el desconcierto inicial de los locales en el segundo tiempo para generar dos opciones de gol que fueron resueltas de manera excelsa por Pikolín II. La primera de ellas fue provocada por el "Hobbit" Bermúdez, quien se internó al área, recortó a la derecha y sacó un tiro que el portero alcanzó a desviar aunque así le sacó pintura al poste de la portería felina. De esa desviada se produjo un tiro de esquina que volvió a exigir a Palacios. Tras un remate del venezolano Maldonado, el arquero puma se tendió a la esquina inferior derecha de su cabaña para sacar la pelota en la línea ante el alarido de la afición. Fue entonces cuando Pumas ajustó, se mostró incisivo y encontró el tanto que lo pone con un pie en la liguilla, aunque la tarjeta roja a Espinosa no permitió que el festejo fuera total.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×