Monterrey 4-0 Estudiantes... Rayados enterró a Estudiantes

Para que existan milagros debe estar de por medio la fe, y Estudiantes ratificó este sábado que ha perdido hasta la mínima convicción. Monterrey, caminando y sin despeinarse, le dio una repasada...
 Lucho Pérez festeja al Chupete en la goleada.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León,... -
  • La Pandilla no tuvo compasión y dio un aventón a los Tecos rumbo al descenso
  • Los albiazules escalan al tercer puesto, y son al momento la mejor ofensiva de la Liga

Para que existan milagros debe estar de por medio la fe, y Estudiantes ratificó este sábado que ha perdido hasta la mínima convicción. Monterrey, caminando y sin despeinarse, le dio una repasada de 4-0 a los Tecos en el Tec, ratificando que al único lugar al que caminan los de Zapopan es a la Liga de Ascenso. La Pandilla de Vucetich brindó una de sus actuaciones más displicentes al ataque, fallando paredes claras en el área rival, pero con esto tuvo para aplastar a un sonámbulo equipo tapatío, que tuvo en Christian Martínez a su mejor hombre. Una y otra vez los regios pisaron el área terminando la mayoría de sus jugadas, ante un rival que debe sentirse aliviado de no llevarse más goles en la frente. El cuadro albiazul necesitó de apenas pisar un poco acelerador para mantener el paso perfecto en casa, y llegar a 22 puntos en el torneo, momentáneamente en el tercer lugar general, a la espera de lo que haga Tigres este domingo ante Pumas. Los Tecos, en tanto, se quedaron en seis puntos sumidos en el sótano general, y siete puntos debajo del Atlas, que puede dar la estocada final si gana su duelo de esta semana para alejarse a 10 unidades, una misión casi imposible de remontar faltando 15 por disputarse. La tarde volvió a ser plena en un lleno estadio rayado, que vivió una de sus tardes con menos dramatismo rumbo al resultado. Y es que el rival llegó aniquilado a la cancha, presa fácil de unos albiazules que van a la alza. Para aspirar a una sorpresa, Estudiantes debió al menos poner corazón y lo máximo de su repertorio, pero fue sepultado con una pobre actitud y graves errores tácticos. El enigma de cuánto tiempo duraría la resistencia zapopana fue despejado apenas a los 57 segundos, cuando Humberto Suazo perforó la meta de Christian Martínez con un disparo desde la media luna, que se incrustó pegado al poste y puso a vibrar a la tribuna. El juego apenas comenzaba y ya la balanza se inclinaba para el ganador, que desde ese momento tomó una postura de jugar a medio gas. La fórmula tapatía para una reacción vino con balones largos buscando el talón de Aquiles de los regios, el juego aéreo, y así logró poner un poco de dignidad en los primeros instantes, que fue sólo durante el tiempo en que estuvo en el partido. Pero la ofensiva más productiva del torneo sumaría otra cifra de escándalo, y al 14’ Delgado puso el 2-0, en un balón de Suazo que le llegó al pico del área por la derecha, desde donde fusiló a Christian Martínez para matar. El juego pudo haber terminado desde ese momento. Los postes también fueron aliados del cuadro visitante, y Reyna había estremecido el metal al minuto 10 con disparo cruzado, igual que lo hizo De Nigris al 40 entrando solo al área a pase de Suazo. Una y otra vez los ataques regios encontraron una zaga tecolote jugando en línea, para tener espacios que pocas veces ha recibido en lo que va del calendario. Pero no todo podía ser perfecto para el plantel norteño, que al minuto 30 perdió a Severo Meza por un aparente golpe de calor. Por esa situación se quemó un cambio, y entró en su lugar Sergio Pérez. Para el complemento Estudiantes mandó al campo a Gabriel Pereyra por Braulio Luna, pero nada cambió en el bando universitario. Reyna perdonó sin portero al 48’, en una jugada que reflejó la postura del local ante su dominio. Zavala volvió a estremecer el travesaño al 57’, y Eugui volteaba a la banca buscando una solución, pero no encontraba nada que pudiera sacarlo de la pesadilla. El tercer gol llegó al 65’ por la vía penal, tras una mano de Alanís que el árbitro sancionó perfectamente. Reyna fue el encargado de ejecutar, engañando a Martínez para anidar el balón a su perfil derecho. Pero aún la gente se acomodaba del festejo, cuando De Nigris puso el cuarto, entrando perfecto a rematar un centro de César Delgado, dejando la humillación en el aire. Vucetich guardó a De Nigris y Basanta como pensando en el duelo del miércoles ante Pumas, pero los relevos Cardozo y Ayoví mantuvieron la postura, aunque sin ampliar más el marcador, ante un portero Martínez que sacó milagros de sus guantes. El árbitro Ricardo Arellano compensó sólo un minuto a la batalla, y con su silbatazo se escribió el crecimiento albiazul y la debacle tapatía, en lo que podría ser la última visita de Estudiantes a la cancha del Tec.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×