Monterrey 1-1 Atlas... Suazo falló penal y Rayados dejó ir el triunfo

Era el más esperado por la hinchada, desde el arranque del encuentro, el apoyo fue evidente al desplegarse en la tribuna banderas de Chile. Pero Humberto Suazo terminó conviertiéndose en el...
Era el más esperado por la hinchada, desde el arranque del encuentro, el apoyo fue evidente al desplegarse en la tribuna banderas de Chile. Pero Humberto Suazo terminó conviertiéndose en el villano del encuentro al fallar un penal.
 Era el más esperado por la hinchada, desde el arranque del encuentro, el apoyo fue evidente al desplegarse en la tribuna banderas de Chile. Pero Humberto Suazo terminó conviertiéndose en el villano del encuentro al fallar un penal.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico ante 33 mil aficionados -
  • El chileno se quiso lucir al cobrarlo al estilo 'Panenka', pero Pinto adivinó bien y lo detuvo
  • Después de su gol, Rayados bajó la intensidad de su juego y dejó que Atlas se hiciera del balón

Era el más esperado por la hinchada. Desde el arranque del encuentro, el apoyo fue evidente al desplegarse en la tribuna banderas de Chile. Pero Humberto Suazo terminó conviertiéndose en el villano del encuentro al fallar un penal. Después de la nueva novela que el “Chupete” protagonizó la semana anterior al afirmar que dejará el club albiazul por no llegar a un acuerdo para renovar, el andino fue apoyado por los hinchas, pero eligió cobrar una pena máxima a lo “Panenka” y Pinto, su compañero de Selección, adivinó perfecto para quitarle el segundo gol a los regios y darle vida al Atlas, que terminó sacando un merecido empate 1-1 del Tec, e incluso tuvo la posibilidad de llevarse el triunfo de la Sultana del Norte. Motivados por sus recientes triunfos en la Liga y en la Concachampions, el Monterrey saltó al terreno de juego del Estadio Tecnológico aparentemente con la intención de terminar temprano con el juego. Y apenas a los 6' del encuentro, logró abrir el marcador. Neri Cardozo aprovechó un estupendo servicio por derecha de Eduardo Zavala, que el argentino recepcionó magistralmente con el pecho y antes de dejar caer la esférica, la prendió de derecha para sacar una parábola que superó la estirada del guardameta Miguel Pinto y se anidó en las redes para el 1-0 de la Pandilla. El conjunto del Atlas lucía desubicado, mal parado en el campo, y totalmente descoordinado entre sus líneas, con lo que los albiazules paseaban a placer la esférica y comenzaron a tener constantes llegadas sobre el marco rojinegro dando la sensación de que era cuestión de minutos para que la ventaja se ampliara. Los siguientes cinco minutos del encuentro fueron un calvario para Pinto y la zaga atlista, que no se daba abasto para contener la ofensiva regiomontana, comandada por Humberto Suazo, Aldo de Nigris y Neri Cardozo, quienes fueron los hombres más incisivos al frente. Al 8' el “Chupete” sacó un potente disparo raso que el portero alcanzó a atajar al recostarse hacia su costado derecho, pero que llevaba toda la malicia de internarse por el ángulo inferior derecho; enseguida Aldo tuvo un mano a mano con el arquero y al sacar su disparo, Pinto alcanzó a desviar para evitar la caída de su cabaña. Atlas no daba señales aún de vida y Tomás Boy se desvivía dando gritos e indicaciones al borde de su área, tratando de mejorar a sus pupilos antes de que fuera demasiado tarde. Principalmente en la contención, en donde Bocanegra y Lucas Ayala no podían ganarle ninguna pelota a Walter Ayoví y a Zavala. Al 14' Ayala probó un disparo de media distancia que se fue por encima de la puerta defendida por Jonathan Orozco, siendo la primera señal de vida de los tapatíos en el encuentro, también originado en gran parte por la intensidad de los Rayados comenzó a bajar considerablemente. De a poco los Zorros comenzaron a hacerse de la pelota y a tejer avances sin mucha claridad y sin exigir en demasía a Orozco, pero sí jugando mayor tiempo en la mitad del campo de los albiazules, quienes de manera displicente parecían consentir a su rival. Ricardo Bocanegra sacó un disparo de media distancia al 30', que fue desviado en su trayectoria y se estrelló de manera angustiosa en el travesaño de la portería de “Jona”, siendo la más clara de los rojinegros en el encuentro hasta ese momento. En la segunda parte se mantuvo la tónica del partido, con unos rojinegros animados a buscar el arco enemigo, aprovechando las concesiones recibidas por parte de los regios, por lo que dieron varios avisos de peligro sobre la meta de Orozco. Primero Flavio Santos voló un disparo dentro del área, luego de que le quedó una pelota tras un cobro de tiro de esquina y posteriormente, Héctor Mancilla, desperdició otra clara oportunidad cuando enfiló hacia la portería con balón controlado, pero la presión de José María Basanta y una oportuna salida de Orozco, evitaron el gol atlista. La historia parecía cambiaría a favor de los de casa, cuando Facundo Erpen trabó a Suazo dentro del área al 65', para que el silbante Jorge Isaac Rojas señalara la pena máxima. El chileno recibió un servicio de Ayoví por izquierda, trató de quitarse un par de rivales con recortes, pero fue derribado. Expectativa total se generó en el Tec, esperando la anotación del Humberto Suazo, quien se paró frente a su compatriota Pinto, con quien comparte equipo en la Selección Chilena. Fue ese conocimiento del guardameta andino de su compañero en la Roja, lo que le permitió aguantar hasta el final, adivinando el cobro de Suazo a lo “Panenka”, por lo que sólo tuvo que dar un pequeño salto para quedarse con la esférica. Así se esfumó la posibilidad del segundo tanto rayado. Rayados pagó caro el haber dejado vivir a los Zorros, y al 70', el recién ingresado Jair Barraza, emparejó los cartones 1-1, luego de cabecear un cobro de falta por el sector izquierdo para vencer a Jonathan Orozco y darle la igualada a los de la Perla Tapatía en la primera pelota que tocó en el partido. Todavía Atlas tuvo la posibilidad de ganar el partido, pero Mancilla cruzó demasiado su remate con la testa al 84', con lo que el balón pasó apenas a un lado del poste derecho de la portería del Monterrey, ante la mirada de Orozco. Los minutos finales del encuentro se diluyeron en intentos de ambos cuadros por llevarse los tres puntos, pero ninguno tuvo la inteligencia, ni la contundencia para poder concretar alguna oportunidad que le permitiera llevarse los tres puntos, por lo que tuvieron que conformarse con la repartición de unidades.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×