Monterrey 3-2 Santos... Regios triunfaron y otra vez sueñan

Las horas se cuentan para el cierre del torneo y Rayados volvió a dar señales de vida pensando en la Liguilla, a costa de un Campeón que cada vez se complica más para defender su título en la...
Sin Pie de Foto
 Sin Pie de Foto  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, ante un lleno -
  • Rayados rompió la mala racha y pisa de nuevo zona de Liguilla
  • El Clásico Regio marcará gran parte del boleto
  • Santos carece de constancia y se enreda en pos de la Fiesta Grande

Las horas se cuentan para el cierre del torneo y Rayados volvió a dar señales de vida pensando en la Liguilla, a costa de un Campeón que cada vez se complica más para defender su título en la Fiesta Grande.

La Pandilla, que tenía cuatro juegos sin ganar en la Liga, recuperó la memoria de la mano de sus hombres fuertes, para escribir un dramático 3-2 que le sabe a oxígeno puro en sus aspiraciones calificatorias.

Humberto Suazo, César Delgado y Aldo de Nigris volvieron a aparecer juntos en el marcador, abastecidos por un endemoniado Jesús Corona, que desquició a la zaga lagunera todo el tiempo que estuvo en el campo.

Los Guerreros llegaron a estar 3-1 abajo en el marcador, pero tras anotar el descuento a cinco del final pusieron presión para el cierre, aunque no les alcanzó para rescatar algo de la casa que se ha vuelto su "coco" la última década.

Con el resultado, Monterrey llegó a 21 unidades y volvió a pisar momentáneamente terreno de Liguilla, ahora en el séptimo puesto, rebasando a Santos que terminó con 20 y se puso en noveno por ahora. Rayados tiene nueve puntos en fila, contando el duelo pendiente ante Toluca, y se declara listo para el Clásico Regio, que recibirá la próxima semana en casa.

El duelo arrojó a dos equipos presionados por los tres puntos, pero fue Monterrey el que mostró los mejores argumentos, no sin pasar apuros por serios errores defensivos. Los Guerreros se quedaron cortos en su promesa de jugar finales en el cierre del calendario, y aparecieron muy a la expectativa, dejando la iniciativa al local.

Con todo fue Santos el primero que tocó la puerta en el duelo, ya que al 7’ Darwin Quintero recibió en el medio, se quitó a Basanta y enfiló solo contra Jonathan Orozco, pero el arquero le tapó el mano a mano con una salida valiente.

Y el adagio de que gol fallado es gol en contra aplicó instantes después, ya que al 12’, en un desborde de "Chelito", Suazo apareció en el área para anotar de cabeza el 1-0, en un "Deja-vú" para el arquero Oswaldo Sánchez, cliente estadístico del chileno.

El Tec tomó optimismo y Monterrey empezó a llegar con fluidez, aunque el Campeón comenzó a reordenarse poco a poco, hasta llegar a vivir instantes de dominio. Y fue así que al 42’, en un tiro libre de Ludueña, Peralta apareció solo en el área para cabecear un centro frontal, venciendo a Orozco en el empate momentáneo.

El medio tiempo le sirvió a Rayados para replantear el rumbo, y para el complemento la Pandilla recuperó el brillo en los ojos, siendo intenso y generando peligro de forma constante.

La recompensa llegó al 55’, luego de una mano en el área lagunera que no se marcó, y donde Rayados insistió hasta ponerle el balón a Delgado, que no perdonó y marcó el 2-1 que daba sentido a las acciones.

Esta vez Monterrey aprendió la lección, y explotó el momento para clavar el tercero, en un desborde de Corona por la derecha que llegó con un centro potente para De Nigris, quien tras fallar en el control enderezó para anotar el 3-1, desatando la locura en el lugar.

Los albiazules tuvieron el cuarto en tres ocasiones, pero Suazo, Corona y Ayoví fallaron disparos certeros, aunque les alcanzó para un manejo que agotaba las esperanzas del rival.

El libreto apuntaba a la victoria tranquila, pero todo se rompió al 85’, cuando Figueroa se fue al frente y en un despiste de la zaga regia filtró para el recién ingresado Hérculez, quien no perdonó y venció a Jonathan por entre las piernas, en el 3-2 que le puso nerviosismo al desenlace.

Santos se fue con todo en busca del empate, y merodeó el área rayada constantemente, pero sin la idea para generar una clara de gol.

El duelo se extendió cuatro minutos y Monterrey apagó el incendio con frialdad, hasta que el silbatazo de Erim Ramírez desató el júbilo en la tribuna, apuntando al duelo ante los Tigres, que pondrá en juego gran parte del boleto a la Fiesta.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×