Monterrey 3-0 Puebla... Rayados se reencuentran con el triunfo

Con un contundente 3-0, los Rayados vencieron a Puebla para regresar a la senda del triunfo y además de congraciarse con su afición, que los apoyó en todo momento. Un partido en el que Aldo de...
 Los Rayados tomaron un respiro y escalaron al décimo sitio.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León, Mexico -
  • Después de tres derrotas en fila, los albiazules regresaron a la victoria y se meten a la pelea
  • 'Chupete' marcó su primer gol del torneo y Aldo de Nigris llegó a 50 goles con los regios

Con un contundente 3-0, los Rayados vencieron a Puebla para regresar a la senda del triunfo y además de congraciarse con su afición, que los apoyó en todo momento. Un partido en el que Aldo de Nigris marcó en dos ocasiones, Humberto Suazo se entrenó con un penal en el torneo y el cero se mantuvo en el arco de Jonathan Orozco.

A base de un juego en el que utilizaron más el toque de pelota, la triangulación, pases filtrados y menos pelotazos, el Monterrey poco a poco fue armando sus llegadas al arco de Puebla, donde intentaban detener los avances albiazules que cada vez eran más constantes.

Previo a que el marcador fuera inaugurado en el encuentro, ambos conjuntos tuvieron oportunidades de marcar, sin embargo sus atacantes carecieron de contundencia y el electrónico estuvo sin movimiento hasta el minuto 24, cuando la pelota meció las redes camoteras.

Omar Arellano tomó un balón por izquierda e ingresó al área para sacar un servicio buscando a Suazo que se encontraba en el segundo poste, pero 'el Chupete' no se encontraba en la mejor posición para buscar el remate a puerta, por lo que recentró de cabeza a donde se encontraba Aldo de Nigris en el área chica, quien le ganó el salto a Segundo Castillo y con la testa mandó guardar la pelota al fondo para adelantar 1-0 a la Pandilla.

El festejo de la primera anotación en el encuentro reflejó el compromiso que se ha creado en el plantel regiomontano, pues De Nigris llamó a todos sus compañeros para que acudieran con él a la banca con el resto de sus compañeros y con el Cuerpo Técnico, además antes de retirarse al campo para la reanudación del partido, le dio un abrazo a Víctor Manuel Vucetich.

Ya anteriormente los camoteros también habían dado un par de avisos, siendo el más peligroso cuando Diego de Buen desbordó por izquierda y mandó una diagonal que pasó de lado a lado por el área albiazul, sin que los zagueros atinaran a despejar y Jonathan Lacerda tampoco pudo cerrar la pinza y se esfumó la posibilidad para los poblanos.

Previo a irse al descanso, los Rayados estuvieron más cerca de aumentar la ventaja que Puebla de poder descontar, pero entre la falta de contundencia de Aldo de Nigris y una extraordinaria reacción del guardameta Víctor Hugo Hernández, impidieron que la diferencia a favor de los albiazules fuera mayor.

En la segunda mitad Manuel Lapuente envió al terreno de juego a Isaac Romo y a Matías Alustiza buscando el empate del encuentro, mientras que por parte del Monterrey, Omar Arellano dejó su lugar a Walter Ayoví como volante por izquierda.

Los pupilos de 'Vuce' salieron con la misma intensidad y el ritmo de partido que habían impuesto en la parte inicial, volcándose sobre la portería de los poblanos buscando el segundo gol, que encontraron pronto además de que con la presión ejercida, provocaron que el rival se  quedara con un hombre menos en el juego.

Tras una serie de remates a puerta de parte de Aldo de Nigris, Michel Orozco tuvo que meter la mano en la línea de gol para evitar el segundo gol albiazul, lo que fue sancionado por el silbante Jorge Isaác Rojas con el cartón rojo para el jugador visitante, además de marcar la pena máxima para el Monterrey.

Humberto Suazo tomó la esférica y al 55' cobró perfectamente a la izquierda del arquero para hacer el 2-0 para los Rayados, provocando el júbilo total en la tribuna, que comenzó a celebrar desde ese momento un triunfo que ya sentían en la bolsa, aumentando también la paternidad que han ejercido sobre Puebla en los últimos 20 años.

Lejos de bajar el nivel de juego como había ocurrido en ocasiones anteriores, los regios continuaron empujando sin salirse del orden y el ritmo que trataron de mantener a lo largo de los 90 minutos, por lo que la recompensa llegó con el tercer gol de la noche, de nueva cuenta por parte de Aldo, quien ya se había perdido al menos otras dos ocasiones de gol e incluso le habían anulado una anotación al 61' por un claro fuera de lugar, a un disparo previo de Humberto Suazo.

Cuando el cronómetro marcaba el minuto 70, César Delgado desbordó por el costado derecho, mandó una pelota justo a la colocación de Aldo a segundo porte, quien metió un sólido frentazo para marcar el 3-0 en el encuentro y su gol 50 con el equipo del Cerro de la Silla; para desatar el festejo total en la tribuna, siendo alentados principalmente por La Adicción en la zona de General, además de los duelos de porras entre las distintas secciones del Tecnológico.

El resto del partido fue de insistencia por parte de los albiazules, buscando aumentar su ventaja, mientras que Puebla se defendió como pudo, barriéndose, reventando balones y tratando de no llevarse una peor goleada con la desventaja numérica.

Con el silbatazo final, el festejo por el reencuentro con el triunfo se dio en el campo de juego y en el graderío, pues después de tres derrotas en fila, la luz se vió al final del túnel; con un resultado que representará tranquilidad y confianza para seguir por la misma senda en lo que resta del certamen.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×