Puebla 0-1 Pumas... Gol agónico de tres puntos

Un gol agónico de Martín Bravo le dio a los Pumas de la UNAM su tercera victoria de la temporada y tres puntos que lo colocan en la pelea por la calificación a la Liguilla.
Estadio Cuauhtémoc, Puebla, México ante una... -
  • Martín Bravo metió su tercer gol de la temporada. Los felinos llegaron a 15 unidades
  • Los Poblanos nunca encontraron la fórmula para pasar a una zaga universitaria

Un gol agónico de Martín Bravo le dio a los Pumas de la UNAM su cuarta victoria de la temporada y tres puntos que lo colocan en la pelea por la calificación a la Liguilla, instancia a la que los universitarios han faltado en los últimos tres torneos. Fue un triunfo sufrido que se resolvió hasta el minuto 88. Los felinos habían sido mejores todo el partido pero no habían podido reflejar ese dominio en el marcador, hasta que “Pikolín” Palacios se sumó al ataque, metió un tiro descompuesto que la “Rata” logró desviar con la punta del zapato para hacer el único tanto del partido. Los universitarios dominaron casi todo el juego con un futbol práctico, sin arriesgar de más la pelota, con toques cortos y con profundidad por las bandas. La estrategia le funcionó al equipo visitante que en los primeros 45 minutos desaprovechó tres oportunidades claras para abrir el marcador. Puebla nunca se sintió agusto en el terreno de juego ante la presión que ejercieron los felinos  en todos los sectores de la cancha. Perdieron la pelota desde los primeros minutos, carecieron de ideas al momento de ir al ataque lo cual le facilitó el trabajo a la defensa auriazul que tuvo una tarde tranquila en el Estadio Cuauhtémoc. Las jugadas más claras a la ofensiva que generaron los poblanos fueron tiros de media y larga distancia, sin embargo, ninguno tuvo la precisión para superar a Alejandro Palacios. Manuel Lapuente recurrió a Marías Alustiza para la parte complementaria para darle un revulsivo a su equipo, y aunque La Franja vivió sus mejores minutos, el argentino no pudo darle la profundidad al equipo local que no encontró la fórmula para pasar a la defensa felina. Pumas tuvo las dos llegadas más claras de todo el partido. La primera la tuvo el delantero argentino,  Martín Bravo, quien solo frente a la portería de Víctor Hernández no pudo hacer un buen contacto con el esférico y lo mandó por un lado del marco de los camoteros. La segunda la dejó escapar Eduardo Herrera. El canterano recibió un balón filtrado por Javier Cortés, y dentro del área intentó cruzar su disparo pero un excelente achique de Hernández evitó la caída del marco poblano. Los felinos mantuvieron el ritmo y la estrategia la parte complementaria ante unos camoteros que nunca encontraron el camino para atacar y pasaron la mayor parte de la segunda mitad defendiendo metidos en su cancha.    A tres minutos del final de los 90 minutos, Marco Antonio Palacios se fue al ataque en una pelota parada, un rebote le cayó fuera del área y sacó un disparo raso, descompuesto que parecía se iba por la línea de meta, pero ahí se atravesó la pierna de Martín Bravo para mandar la pelota al fondo y decretar la victoria felina por la mínima diferencia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×