Se acabó el canto y no hubo milagro; Gallos desciende

No hubo milagro en La Corregidora. Gallos Blancos, que en una temporada no pudo borrar los errores del pasado, se quedó lejos de la hazaña y esta noche con una derrota ante el Puebla oficializó su...
Estadio La Corregidora, Querétaro, México ante... -
  • Matías Alustiza, quien entró de cambio en la parte complementaria se apuntó un doblete
  • Ambriz y sus jugadores se despidieron de su afición brindándoles un prolongado aplauso

No hubo milagro en La Corregidora. Gallos Blancos, que en una temporada no pudo borrar los errores del pasado, se quedó lejos de la hazaña y esta noche con una derrota ante el Puebla oficializó su descenso de la Primera División del fútbol mexicano.  

El esfuerzo se hizo pero sólo les alcanzó para anotar dos goles, lejos de los 11 que necesitaban para salvarse. Sin embargo se toparon con un equipo poblano que llegó a Querétaro sin presión, sin la losa que cargaron en las últimas fechas de la campaña y que con un futbol poco vistoso pero práctico se impuso 3-2, para sumar tres puntos importantes de cara al Apertura 2013 que arrancarán en los últimos lugares de la porcentual.

La afición, que no llenó el estadio, a pesar de que la entradas fueron regaladas, hizo su papel, y durante los 90 minutos del cotejo cantó, saltó, bailó, gritó, chifló y despidió a su equipo con un mosaico en la tribuna sur que proyectó los colores del club con un corazón al centro. Globos negros y azules, trompetas y tambores acompañaron la fiesta de despedida que armó La Resistencia, barra del conjunto queretano.

En la cancha su equipo les respondió con la misma pasión, intensidad y fidelidad, pero las ganas y el fútbol que imprimieron en la cancha no eran suficientes para abrir a la defensa poblana que  se sacudió toda la presión por el descenso la semana pasada cuando le arrebataron un punto al Atlas para asegurar prácticamente su lugar en el Máximo Circuito par la siguiente campaña.

El milagro no estuvo ni cerca de suceder, sin embargo en el terreno de juego los Gallos Blancos eran mejores que su rival. Dominaron la pelota, llegaron por las bandas y tuvieron presencia en el área y al menos dos jugadas claras de gol que no pudo resolver el delantero, Amaury Escoto frente a la portería de Víctor Hugo Hernández.

Parecía cuestión de tiempo para que Querétaro abriera el marcador, pero un error increíble de la zaga y el portero local terminó con el balón en el fondo del marco de Sergio García. Mario Osuna no tuvo comunicación con su arquero y en un intento por regresarle una pelota lo techó… la pelota le cayó a Félix Borja quien había seguido toda la jugada y con la puerta abierta, el  ecuatoriano sólo tuvo que darle un ligero empujón al esférico para poner el 0-1 en el electrónico al minuto 38, ante un estadio que enmudeció por un instante.

Querétaro se tiro al frente y por momentos atacó hasta con siete jugadores. Sin embargo la fórmula no le daba resultados a Ignacio Ambriz que al minuto 66 vio como Matías Alustiza ponía la pizarra 0-2, matando cualquier esperanza o ilusión en La Corregidora.

Pero la esperanza por despedirse con un triunfo ante su afición volvió a surgir al minuto 70 con un autogol del Capitán poblano, Jesús Roberto Chávez, quien en un intento por despejar la pelota, se la pasó por encima a su portero y se fue al fondo de su marco.

El gol fue una inyección de ánimo en el plantel queretano que comenzó a presionar sobre el área rival y cinco minutos más tarde encontró la recompensa al esfuerzo y al planteamiento ofensivo que puso desde el minuto uno Nacho Ambriz. En una jugada por la banda derecha, Luiz de Souza (Apodí) se internó hasta el fondo y ya casi sin espacio sacó un centro raso al que llegó Wilberto Cosme para empatar el marcador.

La Corregidora  era una fiesta a pesar de que el destino de los Gallos Blancos estaba más que definido. Y fue otra vez el argentino Matías Alustiza quien puso el último clavo al ataúd del Querétaro a través de la pena máxima al minuto 80. El sudamericano pidió la pelota y con un tiro preciso y fuerte desde los 11 pasos hizo el tercer gol de La Franja, que hoy oficialmente estará un año más en la Primera División del Futbol Mexicano.

La necesidad obligo a Gallos a desarmarse, irse al frente y con pelotazos y muchos centros al área intentar buscar el gol del empate. Pero no llegó. la zaga poblana volvió al orden y se cerró de tal forma que no dejó que ninguna pelota aérea o terrestre pasara con peligro a la portería de Hernández.

Ya no hubo tiempo ni para 11 ni para un gol. Gallos Blancos, pese a una gran temporada donde estarían clasificado a la Liguilla, pagaron caro los errores del pasado y se perdieron su lugar en el Máximo Circuito del balompié nacional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×