MéxicoPrimera División MexicanaClausura 2013Semifinales IMonterrey - América


América dejó vivo a Monterrey y el pase se decide en el Azteca

Benítez fue un dolor de cabeza para Rayados. (Video: Ramsés Barona)

Óscar Adrián Velázquez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León, México ante un lleno, miércoles 15 de Mayo del 2013

  • Las Águilas dominan y bombardean a La Pandilla, pero sólo se llevan empate 2-2
  • Monterrey reacciona y rescata igualada, pero está obligado a ganar en la Vuelta si quiere avanzar

La historia dirá que Rayados y América empataron 2-2 en el arranque de las Semifinales del Clausura 2013, dejando todo en el aire para el duelo de Vuelta. Pero la realidad va mucho más allá del marcador: Las Águilas atropellaron al Monterrey en su casa, perdonándolo sólo por mala puntería y displicencia al frente.

Una y otra vez la ofensiva azulcrema pisó con peligro el área rayada, en un bombardeo constante que levantó el nerviosismo en el ambiente, pero que no alcanzó para decretar un vencedor por la mala fortuna y el espíritu combativo del conjunto local.

Un Benítez endemoniado se encargó con dos maniobras de inclinar la balanza para el cuadro de Coapa, pero una altísima efectividad de los regios en los botines de Suazo y De Nigris dejó la serie pareja, en una batalla que terminó de ida y vuelta para el alarido de la tribuna. Una enorme afrenta futbolística, que por no reflejarse en el marcador sabe a vida para ambos conjuntos, especialmente para el cuadro del norte, iluminado para salir sin perder. 

Con el resultado, las Águilas tienen un pie en la Final, ya que avanzarán en caso de ganar el sábado, o empatando por 0-0, 1-1 ó máximo 2-2. Monterrey está obligado a ganar de visita si quiere ir por el título, o en su defecto empatar por marcadores de 3-3 en adelante.

Los ecos del Clásico invitaron al Tecnológico a una fiesta y los albiazules salieron al campo con la misma actitud que ante Tigres, bien agrupados en el medio y manteniendo el cuadro, sólo dando descanso a César Delgado.

Pero la postura del América fue totalmente opuesta a la de los felinos la semana previa, saliendo a comerse la cancha, al grado de asfixiar a los albiazules, que no vieron la pelota los primeros 20 minutos.

Las llegadas de Juan Carlos Medina, Paul Aguilar, y Raúl Alonso acabaron mal culminadas en algo que parecía más una práctica de tiro a gol que un duelo oficial. Lo más cerca que estuvo el cuadro azulcrema de abrir el marcador fue al 20 cuando Benítez enfiló con toda su potencia, y tras sacar al portero disparó, sólo que la pelota pegó en el brazo de Ibarra y se dirigió con lentitud a la portería, donde Hiram Mier apareció para salvar.

No obstante, Rayados traía la estrella de su lado, y sin llegar con claridad, al minuto 29 encontró el 1-0  en un magistral cobro de tiro libre de Humberto Suazo, que eludió a la barrera como teledirigido por control remoto, y venció a primer poste a Moisés Muñoz, arquero que sólo adornó más la jugada con su vuelo efímero. Fue el gol 17 del chileno en fases finales de México, y en medio de la explosión de la tribuna se ratificó como el máximo romperedes albiazul de la historia.

La injusticia deportiva se respiraba en el lugar, y más viendo la jugada de Rubens Sambueza al 40' cuando estremeció el travesaño en un tiro libre, fortuna excesiva para el cuadro de casa. Un América gigante, con una puntería enana.

Más dicen que tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe, y eso se cumplió a los cinco minutos del segundo tiempo, cuando Benítez firmó el 1-1 en un excelso pase de Medina que dejó a la zaga congelada, y donde "Chucho" recibió en el corazón de área y recortó a Ibarra para puntear a las redes, en el gol que premiaba la postura americanista.

Rayados estaba fuera del partido, y luego de salvarse en una llegada de Medina, el plantel regio recibió al 70' la segunda punzada a sus aspiraciones finalistas, cuando en un tiro de esquina, Sambueza bajó la pelota en el pico del área, y tras hacer un amague metió un buscapiés con mucho veneno; el balón se paseó entre un bosque de piernas, y Benítez, nuevamente potente en el área, apareció solo para recortar a Ibarra y tocar a las redes, en el 2-1 que sabía a calificación.

Monterrey agonizaba. América lo borraba y lo ponía contra la pared. Sin embargo, el corazón de los albiazules volvió a ser su mejor arma en momentos de poco futbol, y no bien celebraban las Águilas la ventaja cuando Aldo de Nigris marcó el 2-2 en una jugada de riñones, donde tras pase de Suazo aguantó la pelota de espaldas al marco, y tras darle toda la vuelta a Juan Carlos Valenzuela sacó un remate de zurda, raso, angulado, para vencer a Moisés Muñoz y llenar de esperanza al graderío.

Y ya con dos dardos clavados en su marco, Rayados no tenía ninguna razón para cuidar el gol de la visita, y terminó abriendo la cancha en una tarea suicida, donde lo mismo pudo irse al frente que recibir la puntilla.

Con Cardozo, Corona y Madrigal en el campo, relevando a Darvin Chávez, Leo López y Omar Arellano, el plantel regio tocó la puerta al 78', cuando Suazo metió un centro caliente a primer palo, y De Nigris cabeceó a las redes, pero de la nada apareció Aquivaldo para salvar a córner.

Sólo que los capitalinos no estaban resignados a defender, y al 79' Alonso bajó la pelota para Benítez en el área, y el ecuatoriano con potencia marcaba su hat-trick, pero Zavala le robó en el último instante.

Herrera decidió cuidar a Sambueza, Medina y Jiménez para la vuelta, y puso a Aldrete, Osvaldito y Tony López, con los que siguió proponiendo. Para atrás, nadie. Aún Alonso estuvo cerca de tercero en una disparo desde afuera del área que estremeció el poste, y que dejaba claro que la batalla ya era un agarrón.

El tiempo se iba en un suspiro, y al 88' Suazo estuvo a punto de convertirse en el héroe bajando el balón con el pecho en el área y fusilando a las redes, pero Muñoz se revolvió para mantener el empate con un manotazo.

Y de último minuto Valdo centró a López con ventaja para empujar de primera en el área, pero la pelota se fue besando el poste, en la última agonía del encuentro.

Sólo el silbatazo de Jorge Antonio Pérez pudo detener el fragor de las acciones, y todo quedó decretado para el duelo de Vuelta en el Azteca donde se conocerá al primer finalista del torneo de Clausura, con ventaja azulcrema por los goles de visita, pero donde el corazón de Rayados dictará la última palabra.

[MEDIOTIEMPO]

 

Comentarios