Levante bañó de cuero al Espanyol

El Levante vapuleó al Espanyol de Javier Aguirre y Héctor Moreno que se desmoronó poco a poco y nunca se encontró en la cancha.
El Levante vapuleó al Espanyol de Javier Aguirre y Héctor Moreno que se desmoronó poco a poco y nunca se encontró en la cancha.
 El Levante vapuleó al Espanyol de Javier Aguirre y Héctor Moreno que se desmoronó poco a poco y nunca se encontró en la cancha.  (Foto: Reuters, )
Estadio Ciutat de Valencia, ante una buena entrada (Reuters) -
  • El defensa mexicano Héctor Moreno jugó 50 minutos

El Levante se impuso por 3-0 al Espanyol en un encuentro en el que marroquí El Zhar lideró la goleada local ante un rival irregular, que recibió los dos primeros tantos en tan sólo dos minutos, mediado el primer periodo, y que no mostró capacidad de reacción para hacer peligrar la victoria levantinista. Tras el 2-0 a la media hora de juego, el control territorial fue para el Espanyol, pero al equipo de Javier Aguirre le faltó mordiente ante un Levante que se sintió cómodo a la contra y sumó la primera victoria en casa de la temporada ante su afición. El Zhar fue uno de los protagonistas del encuentro, ya que marcó dos goles, uno de penalti, y dio el pase del 2-0 marcado por Baba. El otro fue el portero local Keylor Navas. El partido empezó con precauciones por parte de ambos conjuntos y con mucho juego en el centro del campo, sin apenas aproximaciones a las porterías. Esta fase inicial de tanteo se prolongó más de lo habitual y sólo se vio interrumpida por un par de ocasiones para el Espanyol, una de ellas clara pero que Stuani envió alta en el minuto 14. Esta tónica de juego, en la que no pasaba casi nada, se mantuvo hasta la mitad de la primera parte, cuando tras una pérdida de balón de Víctor Sánchez, el jugador del Espanyol derribó a El Zhar fuera del área. El árbitro consideró que la acción era de penalti y amonestó al infractor. El propio El Zhar hizo el 1-0. No hubo respiro tras este gol. Casi de inmediato, un buen centro de El Zhar fue cabeceado por Baba, que puso el 2-0 en el marcador, lo que provocó un cambio sustancial en el encuentro. A partir de entonces, el Levante pasó a jugar a la contra y al Espanyol le correspondió asumir el dominio del juego. La pelota pasó a ser suya y las aproximaciones a la meta local aumentaron, aunque estas llegadas no llevaron excesivo peligro. En la mayoría de los casos fueron centros que la defensa o el portero local neutralizaron con facilidad, en una fase del juego, hasta el descanso, en la que el conjunto valenciano no se acercó a la meta de Casilla. La segunda mitad dio comienzo con el balón en poder del Espanyol, pero en el primer contragolpe claro, un potente remate de El Zhar puso el 3-0 en el marcador y a partir de ese momento se pasó a jugar completamente en el campo levantinista. El Espanyol intensificó su dominio, supo crear ocasiones, algunas de las cuales desperdició, mientras que otras fueron resueltas con mucho acierto por el portero costarricenses Keylor Navas, que hizo paradas de mucho mérito. El gol podía llegar ante cualquier portería, bien en la local por el acoso del Espanyol, bien en la visitante, por los espacios que encontraron los hombres de Joaquín Caparrós. El partido perdió intensidad en los minutos finales por la holgura del marcador, sin que el Levante quisiera más y sin que el Espanyol tuviera opciones para acortar diferencias.

No te pierdas