Cruz Azul, único invicto y líder del torneo a costa de Chivas

La punta de la Tabla General sigue pintada de Azul. La Máquina consiguió una victoria importante, consolidándose en lo más alto de la clasificación, al derrotar al Guadalajara en su casa por 2-0.
Estadio Omnilife, ante una buena entrada.... -
  • Con la combinación de resultados  los celestes son líderes absolutos
  • Guadalajara perdió el invicto y despertó aún más dudas con su actuación
  • Formica y Chávez, los autores de los goles

La punta de la Tabla General sigue pintada de Azul. La Máquina consiguió una victoria importante, consolidándose en lo más alto de la clasificación, al derrotar al Guadalajara en su casa por 2-0, en un encuentro donde Cruz Azul dominó desde el inicio.

Cruz Azul supo aniquilar al Guadalajara, prácticamente desde el inicio. No le prestó mucho tiempo la pelota a su rival y manifestó su jerarquía como superlíder, dando un manotazo sobre la mesa, con una victoria que lo reafirma en lo más alto de la clasificación.

Mientras tanto, el Guadalajara despierta más dudas de las que ya había generado, en partidos anteriores, pero que con el respaldo de los puntos, las críticas menguaban.

Chivas fue de más a menos. Un equipo que mostró idea, actitud y carácter en la parte inicial, pero con poco futbol. En la segunda mitad, todo se diluyó.

La primera mitad quedó a deber, sobre todo por parte del equipo local. Si hubo un equipo con mayor dominio en la parte inicial, fue Cruz Azul, que tuvo mayor voluntad y que encontró resquicios, sobre todo por los costados, donde Joao Rojas y Mauro Formica encontraron opciones para acercarse en el arco de José Antonio Rodríguez.

A Guadalajara le faltó control de la pelota, y también llegada en la portería rival. El que más cerca estuvo de herir a la portería de Jesús Corona, fue el capitán rojiblanco.

Omar Bravo fue el hombre más incisivo del Rebaño. En dos ocasiones, el sinaloense tocó la puerta, siendo estas las ocasiones con mayor peligro en la primera parte para el equipo local.

Por Cruz Azul, Mauro Formica y Marco Fabián fueron los elementos que mayor compromiso asumieron a la hora de ir al frente. Esta situación también se dio por las fallas del Rebaño en los costados.

En la parte complementaria, los dos equipos modificaron. Mientras Cruz Azul tuvo que prescindir de Gerardo Torrado por un golpe, en Guadalajara sorprendió que Rafael Márquez Lugo dejara su lugar en la cancha de forma prematura, por segundo partido consecutivo. Su puesto lo ocupó Antonio Gallardo, en la mitad de la cancha.

La ventaja llegó para Cruz Azul. La Máquina tocó la puerta durante toda la parte inicial y no tardó en encontrar el tanto de la ventaja.

Al minuto 48', Cruz Azul volvió a aprovechar los espacios que Guadalajara dejó por la izquierda, combinado con el atrevimiento de Marco Fabián.

El ex rojiblanco hizo una jugada individual y tocó para la izquierda, donde Mariano Pavone se llevó la marca de Edgar Solís y metió centro a segundo palo para Mauro Formica, quien remató de cabeza y empujó la pelota al fondo de las redes, adelantando a Cruz Azul.

Si el golpe del superlíder fue duro, lo que vino fue peor. En menos de cinco minutos, Cruz Azul definió el encuentro a su favor, con un error en diferentes líneas.

Patricio Araujo regaló una pelota, en primer cuarto de cancha, y luego cometió una falta para regalar una opción en pelota parada al cuadro celeste.

Esta fue bien aprovechada por Cruz Azul. Al 51',Rogelio Chávez cobró dicha falta, que pasó por en medio de la barrera y se fue al fondo de las redes, sorprendiendo al arquero José Antonio Rodríguez. El golpe fue letal.

Chivas intentó reaccionar, a pesar de que dejó de funcionar en la parte complementaria. Lo poco que pudo generar en la primera mitad, se perdió por completo.

Todavía, al minuto 63' un fuerte disparo de Aldo de Nigris fue el intento de respuesta para Chivas, que hasta ahí llegó.

Cruz Azul se consolida en lo más alto, dejando a Chivas con un mar de dudas y una afición en contra de su técnico, José Luis Real, quien criticó a una parte de su afición.

Cruz Azul todavía pudo liquidar el encuentro al minuto 75', cuando Mauro Formica avanzó y dejó la pelota para Pavone, quien falló en la definición y la estrelló en los pies de Toño Rodríguez.

Lo peor vino después. El técnico de Chivas, José Luis Real, terminó resignado en el encuentro, dejando fuera de la cancha a todos sus referentes importantes del ataque, pues terminó sacando a Aldo de Nigris y Omar Bravo.