Empate milagroso hizo respirar al Escualo

A Veracruz y al "Chelís" se les vino la noche. Atlante y Atlas lo pusieron contra las cuerdas, además de la dosis extra que Xolos de Tijuana le puso al partido, poniendo su granito de arena para...
A Veracruz y al "Chelís" se les vino la noche. Atlante y Atlas lo pusieron contra las cuerdas, además de la dosis extra que Xolos de Tijuana le puso al partido, poniendo su granito de arena para que los Tiburones se hundieran en la Porcentual.
 A Veracruz y al "Chelís" se les vino la noche. Atlante y Atlas lo pusieron contra las cuerdas, además de la dosis extra que Xolos de Tijuana le puso al partido, poniendo su granito de arena para que los Tiburones se hundieran en la Porcentual.
Estadio Luis -
  • Los Tiburones lograron arañar un punto a Xolos, que se quedó con diez desde el 79’
  • La presión del descenso sigue siendo para el Atlante, a pesar de su triunfo
  • Un mal juego en lo futbolístico, jugado con mucho corazón de los Escualos

A Veracruz y al “Chelís” se les vino la noche. Atlante y Atlas lo pusieron contra las cuerdas, además de la dosis extra que Xolos de Tijuana le puso al partido, poniendo su granito de arena para que los Tiburones se hundieran minuto a minuto en la tabla de cocientes, pero lograron rescatar un punto, que significa oro molido para el Veracruz.

Esta vez, los Tiburones sí supieron aprovechar un momento anímico importante, además de las circunstancias. Xolos se quedó con diez elementos, tras 79 minutos de presión, insistencia, mucho corazón y muy poco futbol. Con eso bastó para emerger de sus cenizas.

Veracruz vive y respira fuerte. Por minutos, fue el último de la Tabla del Descenso, y un zapatazo del uruguayo Liber Quiñónez le alcanzó a salvar de las llamas del descenso, para rescatar un punto y terminar con empate a un gol.

Veracruz se puso en ventaja muy temprano en el encuentro. Cuando corrían cinco minutos del compromiso, tomó mal parada a la defensa fronteriza.

En una jugada trabajada durante la semana, y después del cobro de un tiro de esquina por izquierda, una pelota peinada terminó siendo rechazada de forma accidental por Hérculez Gómez, delantero de Tijuana, pero le resultó un pase para Cristian Pellerano, quien le pegó en primera instancia, pero de nueva cuenta la pelota rebotó. El argentino tuvo suerte de que le volviera a quedar a modo, y tras pegarle con fuerza, y gracias a un desvío de Jehú Chiapas, la pelota se metió al arco de Edgar Melitón Hernández, casi pidiendo permiso para convertir así su quinto gol del torneo.

Después del tanto, el cuadro fronterizo apeló a la lógica, y no mostró ansias por ampliar el resultado, entregándole el control de la pelota y de las acciones al cuadro local.

Los dos equipos se vieron obligados a modificar pronto sus oncenas. Mientras César Farías se vio obligado a sacar a Fernando Arce, para poner a Joe Benny Corona, el “Chelís” mandó a la cancha a Carlos Cárdenas en lugar del argentino Cristian Llama. En ambos casos, las lesiones cobraron factura al minuto 20’.

Veracruz intentó establecer su dominio y reflejarlo en el marcador, en función a lo que pudiera hacer el volante Ángel Reyna, quien puso empeño, tuvo ocasiones en el primer tiempo, pero ninguna pudo concretar.

En la parte complementaria, Veracruz salió con deseo, pero sin la claridad suficiente. En los primeros momentos de la segunda parte, otra vez Reyna volvió a tener una oportunidad, tras un acompañamiento de Quiñónez, quien ingresó para la parte complementaria, el ‘10’ de los Tiburones sacó un potente disparo, que apenas salió desviado del arco de Cirilo Saucedo.

La segunda mitad fue de absoluto dominio del cuadro local. Veracruz insistió de una y otra forma, apeló a todo tipo de recursos, sin mucha idea futbolística, pero principalmente al corazón y la entrega de los jugadores escualos, pero sin conseguir el ansiado empate.

Poco a poco, Xolos terminó cediendo a la presión de Veracruz. Al minuto 78’, Cristian Pellerano se fue expulsado de la cancha; por una falta en tres cuartos de cancha se ganó en automático la segunda amarilla.

Al Veracruz se le volvió a aparecer aquel fantasma que conoció en Puebla, donde enfrentó a un equipo con elementos menos en la cancha, y aún así le arrebató los puntos.

Sin embargo, con esa jugada surgió el empate del cardumen. Después de una serie de rebotes, Ángel Reyna tiró un gran pase desde tres cuartos de cancha, a segundo palo. Ahí apareció Liber Quiñónez, para patear de derecha con fuerza, por en medio de las piernas de Cirilo Saucedo.

En el 87’ se detuvo el corazón de todos los veracruzanos. Un disparo desde las afueras del área que se incrustó en las redes del arco de Melitón Hernández, fue anulado por Fernando Guerrero, por posición adelantada de un atacante de Tijuana.

Instantes después, los dos técnicos fueron expulsados del encuentro, por lo que vivieron los últimos minutos de encuentro.

Así se extinguió el partido, en los cinco minutos que tuvo de reposición. Atlante seguirá con la papa caliente entre manos, a pesar de su victoria. Atlas volvió a poner tierra de por medio con su triunfo y Veracruz también se aleja con el empate milagroso.

No te pierdas