Santos Laguna agravó crisis de Chivas

Con un gol de Darwin Quintero, Santos le propinó su quinta derrota consecutiva a las Chivas, entre amistosos, Liga y Copa MX.
Estadio Omnilife de Guadalajara, Jalisco -
  • Chivas acumula cinco derrotas en fila
  • Santos apostó al contragolpe y le funcionó

Lo de Chivas ya es crítico. El Rebaño acumula cinco derrotas en fila –entre amistosos, Liga y Copa MX–, tres de las cuales fueron por goleada, y ahora, cuando todo pintaba para dividir puntos en un encuentro deslucido, los Rojiblancos se durmieron en la última jugada del partido, que significó el 0-1 a favor de Santos. Darwin Quintero victimó un encuentro de la forma en que lo presupuestó su Técnico Pedro Caixinha, pues a eso le apostó desde el primer minuto y le funcionó. Una oportunidad de gol a favor de Chivas, se convirtió en un tris en un contragolpe visitante protagonizado por el colombiano, quien destroncó a la zaga tapatía para finalmente quitarse a José Antonio Rodríguez, y con ello sentenciar el encuentro a tres minutos del final. La primera mitad fue deficiente de emociones, y sobre todo, de calidad futbolística por parte de los dos equipos. El cuadro de casa, obligado a ir al frente y a generar futbol tuvo muy poca claridad con la pelota, a pesar de que fue el que la tuvo más tiempo.

Por su parte, Santos Laguna se dedicó a aguantar al Rebaño para buscar herirlo en un contragolpe,que no llegó sino hasta en los últimos minutos del encuentro.

La mejor ocasión de Chivas en la primera mitad apareció al minuto 41', luego de un fuerte disparo cruzado por parte de Carlos Fierro, pero el arquero Oswaldo Sánchez atajó en el fondo.

En el arranque de la parte complementaria, Chivas tuvo otra importante ocasión, cuando el defensa de Santos Osvaldo Alanís se fue en banda, al intentar un rechace de cabeza, fue clareado por el esférico. El balón le quedó a Carlos Fierro, quien pateó y en el fondo, el arquero Oswaldo Sánchez fue oportuno y envió a córner.

Chivas navegó en aguas de mediocridad, sin lograr hacer daño al arco de Oswaldo Sánchez, hasta que en una pelota perdida en propio terreno llegó la gran jugada de Darwin Quintero.

El destino de Carlos Bustos queda en manos de la dirigencia rojiblanca, pues el arranque fue regular, pero ahora el equipo perdió el rumbo por completo.

No te pierdas