Con Cuauhtémoc Blanco al mando, La Franja rescató empate

El partido más esperado de la semana, el que volteó todos los reflectores a Querétaro y que se llevó las primeras planas de la prensa, no fue más que un juego deslucido y poco atractivo, el cual...
Estadio La Corregidora, Querétaro, México -
  • Sanvezzo adelantó a los Gallos y. Blanco empató el marcador por la vía del penal
  • Durante el medio tiempo la Directiva presentó a Ronaldinho ante la afición queretana

El partido más esperado de la semana, el que volteó todos los reflectores a Querétaro y que se llevó las primeras planas de la prensa, no fue más que un juego deslucido y poco atractivo, el cual tuvo su momentos más emocionantes durante el medio tiempo, cuando Ronaldinho se presentó ante la afición queretana y los últimos cinco minutos, cuando cayeron los goles que marcaron el empate. El color en la tribuna, mosaicos, conatos de bronca en la cancha y dos peleas en las gradas, fueron los factores que le pusieron sabor a un duelo accidentado y de muchas patadas, que careció de juego colectivo y de jugadas de peligro en las áreas. Si bien los dos equipos salieron a proponer el juego, buscando la portería rival en todo momento, ambos conjuntos padecieron a la hora de dar el último toque y de ponerle creatividad e inteligencia a la última jugada. Tímidos acercamientos y disparos de media y larga distancia fue todo lo que hubo esta noche en un abarrotado Estadio Corregidora, que se vistió de gala para darle la bienvenida al astro brasileño, quien junto a Camilo Sanvezzo, fueron los únicos que pudieron arrancarle el aplauso al público queretano. Gallos dominó la primera mitad, tuvo más certeza al momento de tocar la pelota y llegaba con mayor claridad, sin embargo en la parte complementaria y tras la expulsión de Miguel Martínez, los de La Franja tomaron el mando y terminaron encima de la portería de Edgar Hernández, quien paso momentos complicados en la recta final. Cuando mejor jugaba la visita y pacía cuestión de tiempo para que cayera abrieran el marcador, en una descolgada a velocidad, los Gallos Blancos encontraron el gol de la ventaja, obra de Sanvezzo, quien concluyó una buena jugada elaborada por Danilinho. La fiesta estaba lista para explotar en La Corregidora. La gente comenzaba a abandonar el inmueble, cuando en una jugada dentro del área, el árbitro central pitó la pena máxima a favor de los de la Angelópolis. Peña que Cuauhtémoc Blanco convirtió en gol para igualar los cartones y decretar un empate, que al final dejó enmudecida a la afición local. Tras el penalti, el árbitro marcó el final del juego, situación que enfureció a la tribuna y a los jugadores albo azules, que fueron a reclamar por la falta que terminó por arrebatarles de las manos, lo que parecía su segunda victoria en casa.

No te pierdas