Tigres dio rugido de vida ante Puebla

Sin importar cómo, la misión era ganar y Tigres la entendió bien, al grado que el triunfo fue lo único que obtuvo ante el Puebla en el "Volcán".
Estadio Universitario, Monterrey, Nuevo León -
  • El gol de Guerrón dio la primera alegría al conjunto felino
  • Camoteros, rezagados en la Tabla de Cocientes

La misión era ganar y Tigres la entendió bien, al grado que el triunfo fue lo único que puede presumir  de su juego ante el Puebla en el “Volcán”. Sin mejoría futbolística, sin convencer, y sin sacudirse el añejo fantasma de complicarse, el cuadro de Ricardo Ferretti logró la primera victoria del año en casa, y la segunda en la campaña.

Con el rosario en la mano y sin aprender a matar, un gol en tiro de esquina de Joffre Guerrón enterró todas las presiones que arrastraba Tigres, incluyendo un penal fallado por el propio ecuatoriano en el primer tiempo que parecía nublar todas las aspiraciones. La diferencia es que esta vez no hubo pecados graves defensivos, y el conjunto felino pudo respirar aliviado al 94', no sin antes ver al arquero visitante Rodolfo Cota a buscar en su área una última acción a balón parado dejando la agonía hasta el final.

Puebla fue un equipo icónico que pelea la permanencia, y tuvo todos los ingredientes para indigestársele a Tigres, aunque para su mala suerte sin cuajar una de las opciones que generó en busca de rescatar algo de la visita.

El resultado deja a los felinos con seis unidades, aún muy lejos de los punteros de la tabla, pero sumando para su causa a dos semanas de iniciar la doble actividad por la Copa Libertadores. Por su parte Puebla, sumó su segundo tropiezo del calendario, estancándose con cinco puntos, pero sobre todo hundiéndose en el renglón de los cocientes, donde no pudo aprovechar el tropiezo de Chivas, su rival directo.

El partido fue ejemplar en esfuerzo y entrega, pero realmente lastimero en nivel para un choque de Primera División. Con Arévalo lesionado, Ferretti arriesgó poniendo al brasileño Sobis como media punta, detrás de Darío Carreño, que saldría al medio, y con Guerrón y Burbano como alas.

El volumen al frente le valió a Tigres para tocar la puerta al 9', cuando Sobis fue derribado en el área por Mauricio Romero, para que el árbitro Jorge Antonio Pérez decretara la pena máxima. Guerrón arrebató el esférico seguro de convertir, pero al final el ecuatoriano telegrafió su disparo, y el arquero Rodolfo Cota atrapó a dos tiempos ante el alarido del público.

Fue todo lo que tuvo Tigres en la primera mitad, ganándose el abucheo del público, en una escena que parecía repetir las noches de Atlas y Xolos. Sólo que al inicio del complemento, y ya con Damián Álvarez en el campo en lugar de Carreño, Tigres logró el preciado 1-0, en un córner de Sobis que Hugo Ayala logró peinar a primer poste, y en el desquicio de la zaga Guerrón punteó en el área chica para desatar las 42 mil gargantas en la tribuna, y poner el partido en una ruta que sí le convenía.

La mesa parecía puesta ante un Puebla que tenía sólo garra, pero los universitarios volvieron a carecer de una fórmula efectiva para matar, y Puebla tomó un segundo aire, más con los ingresos de Alustiza y Hérculez Gómez que dejaron al público en vilo en más de una ocasión.La más clara la tuvo el ex felino Hérculez al 67', en un recentro al área que le cayó a segundo palo, pero tras fusilar al arquero Nahuel Guzmán éste alcanzó a manotear el remate y mandarlo afuera rasurando el poste.

Damián, Pizarro y Sobis fallaron lo que parecía el gol de la calma, y al 94' una falta en la media cancha invitó al Puebla a ir por todo, pero la ineficacia del cobro permitió a los de casa a salvar la acción, y el árbitro pitó el final en medio de un clima extraño, festivo por la victoria, pero nostálgico por un futbol que no termina por regresar a la cancha del último subcampeón.

No te pierdas