45 minutos de leyenda

Parece que fue ayer cuando Cuauhtémoc Blanco agarraba el balón en el Estadio Hidalgo.

Parece que fue ayer cuando Cuauhtémoc Blanco agarraba el balón en el Estadio Hidalgo y se disponía a cobrar un tiro libre. Ese 27 de mayo del 2007 el americanismo confiaba en que Blanco podía hacer magia, y así fue. América perdía la Final por un gol de diferencia contra el Pachuca y “Cuau” la mandó a guardar al ángulo izquierdo de la portería de Miguel Calero. Blanco Bravo salió corriendo, con el gafete de capitán en la mano y dando pequeños saltos, para festejar con una tribuna llena de americanistas que momentos antes coreaban su apellido. Ese fue el último milagro de Cuauhtémoc.

En octubre del 2015 regresó la ilusión. En ese mes, el representante José Manuel Sanz y Cuauhtémoc Blanco, ya presidente municipal electo de Cuernavaca, se acercaron a la directiva del América, para pedir que se le hiciera un homenaje al americanista.

Después de muchos meses de planeación y por opinión de Emilio Azcárraga y de Ricardo Peláez se tomó la decisión de registrarlo en la Liga como jugador del América. Ricardo, Presidente del Club América le dijo a Blanco: “Si te vamos a hacer un homenaje, te lo vamos a hacer bien. Que te retires como jugador del América de manera oficial”.

El 17 de diciembre del 2015, contamos en Jugando Claro los planes de la directiva con Cuauhtémoc. Registrarlo en la Liga como parte del plantel y que jugara los primeros minutos del partido contra Puebla de la Fecha 1 del Clausura 2016.

El martes 29 de diciembre, América registró a Blanco y pidió a la Liga MX discreción, pues todavía no querían hacerlo de manera oficial. La documentación fue entregada en tiempo y forma.

Un día después, Cuauhtémoc tomaría posesión como presidente municipal de Cuernavaca y empezarían los problemas. Escándalo tras escándalo en Morelos, hasta el punto que Blanco y su entorno tomaron la decisión de posponer el partido de homenaje.

Pasó el tiempo y con él, muchas reuniones y juntas para decidir cuándo se podría hacer el homenaje. Cuauhtémoc ya estaba registrado y solamente faltaba ponerle fecha. Finalmente se decidió que fuera contra Morelia.

Lo ideal hubiera sido la Jornada 1 contra Puebla y así comenzar con los festejos de los 100 años del América. Pero el trabajo de Blanco lo impidió.

Todo lo antes escrito va a pasar a segundo término, en el momento en el que el ahora número 100 de las Águilas, salte al terreno de juego como capitán del equipo. El remodelado Estadio Azteca se levantará para aplaudir a su último ídolo.

45 minutos de leyenda, tal vez un poco menos. Lo que es una realidad, es que desde octubre del 2015, Blanco está esperando este momento, es por eso, que lleva entrenando todas las noches para estar en forma y hacer un papel digno. Aparte de que ya advirtió, que tiene preparado un festejo especial.

Si eres americanista, tienes un refuerzo de lujo. Un futbolista como ya no hay y ahora tendrás el gusto de verlo en la cancha del Estadio Azteca por 45 minutos más. Un partido que pasará a la historia. Vámonos, que la pasen bien.

Nicolás Romay

@NicolasRomay

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas