El Darwin affaire

Yo no creo que Rogelio Chávez sea racista ni mucho menos pienso, si es que en verdad llamó “simio de mierda” a Darwin Quintero, que lo haya hecho fundamentado en algún tipo de odio étnico o racial.
 “Guardarme de la violencia, ya se exprese mediante la lengua, el puño o el corazón”.                                 Martin Luther King

Yo no creo que Rogelio Chávez sea racista ni mucho menos pienso, si es que en verdad llamó “simio de mierda” a Darwin Quintero,  que lo haya hecho fundamentado en algún tipo de odio étnico o racial. Creo que su intención fue la de  sacar de quicio al colombiano y lo consiguió a grado tal que golpeó  a varios jugadores celestes. Ahora bien,  ya con los seis partidos de castigo sobre la cabeza del colombiano, la situación dio un giro de importante y lo del racismo quedó atrás. Me refiero a que la Directiva santista está solicitando se investigue bien el caso y se castigue a todos los que puedan resultar culpables y no nada más son Quintero ó Chávez, sino que  podrían verse involucrados Christian Giménez, Emmanuel Villa y Hugo Patricio Droguett. Para poder deslindar o adjudicar responsabilidades. Se tiene que revisar paso a paso lo que ocurrió el sábado en el Corona: el video muestra claramente a Carlos Darwin Quintero recibir un empujón por parte del “Chaco” y como respuesta vino el cabezazo que provocó la tarjeta roja, después comenzó una pequeña trifulca entre los dos equipos y en medio de esta, Villa tomó del cuello a Quintero cuando este trataba de alejarse, esto causó una nueva reacción del santista y poco después, Hugo Droguett le propina una ligera “mema” o “sape” sobre la cabeza del ya de por sí caliente jugador. A fin de cuentas, la actitud de Darwin debe ser castigada severamente, de eso no queda duda, pero, ¿es en verdad el único agresor en esto?, ¿arremetió contra todos sin provocación alguna?, ¿se debe castigar a alguien más?, ¿el haber reaccionado y no haber sido el generador es suficiente como para reducirle el castigo? Las respuestas a estas preguntas las tendrá la Comisión Disciplinaria y nadie más. La queja de Santos tiene la intención de sentar un precedente, ya que en el futbol mexicano al menos, no se suele castigar al provocador, sino al que actúa en consecuencia de algún tipo de discreta intimidación, ya sea física o verbal y sinceramente yo no creo que proceda a grado tal de suspender a los jugadores cementeros, pero si puede ser de utilidad para reducir considerablemente  la sanción del “Científico del gol”. En el 2009,  Aquivaldo Mosquera pagó sólo un juego por golpear en el rostro a Mauricio Romero,  luego de que la Directiva águila demostró con videos que el “Pampa” estuvo constantemente provocando al defensa amarillo. Es a esto mismo que los laguneros apelan en la instancia federativa. Finalmente cualquier determinación que se tome deberá ser muy bien pensada ya que servirá en futuro como ejemplo, ya sea para bien o para mal, tal como ocurrió con el caso de Rubens Sambueza que pasó con partidos amistosos una ridícula sanción de cinco encuentros por golpear al árbitro Román Rafael Medina en un partido de pretemporada. Ya saben que estoy a sus órdenes en el mail descrito arriba y en el twitter @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas