Epidemia Tapatía

No deja de ser penoso lo que le está ocurriendo a los tres equipos tapatíos.

No deja de ser penoso lo que le está ocurriendo a los tres equipos tapatíos, zona que está en plena crisis y que es una de las más futboleras del país. Con Estudiantes descendido, Atlas entre los candidatos a perder la categoría en un año más y con unas Chivas que nada más no encuentran el rumbo de regreso a las glorias que solían y que deberían disputar. Lo de Estudiantes es a todas luces una serie de eventos desafortunados que terminaron por enviarlos directamente a la División de Ascenso, hoy en día sólo un milagro administrativo, de esos que de vez en cuando se presentan el las Oficinas de la Federación los podrá resucitar, mismo que podría pegarle en reacción al Querétaro. En la UAG no se puede hablar de problemas financieros, ya que si bien es cierto, no es de los de mayor presupuesto, también lo es que normalmente se paga a tiempo y con algunos beneficios extra para su plantilla. No son las cuentas las que los condenaron. La poca capacidad de reacción directiva y el no actuar en tiempo causaron la caída del imperio Leaño, ese que alcanzó la gloria en la temporada 1993 – 94. Era obvio que el equipo venía en picada desde un par de años atrás y nunca parecieron preocuparse por enderezar la nave, hasta que entró en coma durante la Pretemporada del actual torneo. Contrataciones de jugadores veteranos y que ya no dan el mismo rendimiento, la baja de elementos como Jorge Zamogilny y Herculez Gómez junto con la poca determinación para designar a un entrenador, fueron los últimos síntomas de una enfermedad que a final de cuentas  fue mortal. Insisto, solamente la mano de Dios y de "doña Fede" podrán resucitar a los Estudiantes. Pero no nada más los universitarios padecen de graves males, Atlas tiene que hacer algo en calidad de urgente para permanecer ya que serán el principal candidato a descender dentro de un año junto con aquél que suba. Por lo pronto la libraron pero tienen que ponerse de acuerdo entre sus múltiples directivos para tomar la decisión correcta y contratar refuerzos a pesar del bajo presupuesto con el que cuentan. Es increíble que un equipo que solamente ha metido 5 goles en 15 partidos pueda decirse de Primera División, si quieren conservar la categoría necesitan gente de experiencia puesto que la cantera no resuelve situaciones extremas. Esa bella y respetable filosofía de formar futbolistas no es la que se necesita para salvar descensos, se necesita gente de carácter y que sepa conservar la calma por más dura que se les ponga. Necesitan dinero, eso está más que claro y deberán buscar la manera más rápida de conseguirlo. Pero las Chivas no se salvan de la epidemia tapatía, el Rebaño navega en la mediocridad futbolera, con muchos jóvenes que quizás en un par de años se realicen pero que hoy no pueden darle el lugar que el más popular de México merece. Ya se quedaron sin Libertadores y están próximos a quedarse sin Liguilla. En este caso se reaccionó ya y parece ser a tiempo, la familia Cruyff hizo un análisis y ofreció un diagnóstico, solo habrá que esperar que las indicaciones recetadas se sigan al pie de la letra, se contraten jugadores probados y se cambien algunas ideas a nivel administrativo. El remedio lo tienen al alcance de la mano y para su fortuna, la porcentual no representa ningún problema todavía. El futbol tapatío está enfermo y a todos los que gustamos de este deporte debería importarnos, puesto que se trata de una zona que vive el juego a su muy particular estilo y que cuando anda bien contagia al resto de la afición mexicana,  tal como lo hicieron los Tecos de Donizete a principios de los noventa, el Atlas de Marcelo Bielsa o Ricardo La Volpe o las famosas "Superchivas". Mi Twitter para cualquier aclaración es: @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas