Javier Hernández vs. El futbol

Resulta muy fácil y cómodo hablar de la actualidad de Javier 'Chicharito' Hernández.

Resulta muy fácil y cómodo hablar de la actualidad de Javier “Chicharito” Hernández, decir que no es un jugador para el Manchester, que mejor busque otro equipo, que mejor regrese a México o renegar de sus convocatorias a Selección Nacional me parece que es tomar una ventaja periodística que viene con el mal momento del delantero tapatío. Porque es innegable que pasa por tiempos difíciles no solo por su baja de juego, sino por toda la competencia que le llegó para esta temporada con los de Sir Alex Ferguson. Es cierto que va a tener muy pocas oportunidades para jugar, pero de él dependerá si las aprovecha o no, solamente en él cae esa responsabilidad. También considero cierto que no es el mejor dotado ni el más habilidoso delantero que pueda haber, sinceramente creo que Carlos Vela, por poner un ejemplo, tiene más cualidades que el “Chicharito”, eso sin duda. Pero por otro lado, tenemos que reconocer lo que ha hecho en uno de los mejores equipos del mundo. Serán de rebote, con la nuca, la espalda o los glúteos pero Javier Hernández tiene veinte goles con el Manchester; sí, veinte goles que de pronto nadie quiere recordar. Lo que ya hizo es digno de resaltarse y eso merece un poco de respeto. No estoy yo para defender a nadie pero sí pienso que todas las criticas hacia su persona son excesivas y van más de acuerdo a un momento, a querer ganar una nota y hacerse el "sabelotodo", porque hay quienes saltan para decir el famoso “se los dije” e inflan el pecho para regocijarse en el mal de otro. Eso no es ético en ningún sentido. Hay que recordar cómo se dio su traspaso, repentino, casi sin ruidos previos y así, con esa cautela con la que llegó comenzó a brillar, su chispa fue tanta que mandó a la banca nada menos que a Dimitar Berbatov; sí, al máximo goleador de la liga. En ese momento todo era elogios y comentarios positivos, como si fuera la salvación del futbol mexicano, algo también exagerado. Lo que quiero decir con esto es que todo es a base de momentos, pero eso no lo hace ni mejor ni peor, sólo el tiempo y la fortaleza del propio jugador podrán dictar sentencia final, y si no puede en Inglaterra encontrará en otro futbol los minutos que requiere para volver a ser el carismático  y taquillero “Chicharito”. Otro detalle a resaltar es la competencia que tiene en la Selección, en la que hombres como Marco Fabián de la Mora y Oribe Peralta comienzan a brillar con luz propia y a escribir su propia historia. Hoy el juego le está dando la espalda pero eso no quiere decir que sea el final de su carrera ni mucho menos, es eso en lo que nos estamos precipitando, o mejor dicho algunos compañeros periodistas están diciendo, como si quisieran escribir el apocalipsis de un delantero. Calma señores, que Javier Hernández tiene mucho por delante y no merece ser juzgado tan pronto, esperemos con prudencia a que juegue en Inglaterra o con la Selección, ya que sólo los minutos sobre la cancha podrán decir en realidad que es lo que le pasa y cual es su destino. Mi twitter: @betoruizg  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas