Amor a primera vista

La música y el futbol son la prueba viviente de que el amor a primera vista puede ser duradero y sólido

Eduardo Galeano dedica su libro El futbol a sol y sombra a un grupo de niños que en alguna ocasión se le cruzaron en el camino en Calella de la Costa, venían de jugar futbol, y cantaban: "Ganamos, perdimos, igual nos divertimos".  

Este pequeño canto infantil refleja de manera fiel la esencia del juego al mismo tiempo en que relaciona dos pasiones universales; el fútbol y la música, disciplinas que parecen distantes entre sí pero que en verdad tienen varios puntos en común y han  escrito una historia juntos.

Por la década de 1920, en Argentina la música y el futbol se unieron probablemente por primera vez en el tango "Patadura" escrito por Enrique Carrera Sotelo y cantado por Carlos Gardel, al que se le escucha decir geniales líneas relacionadas al juego: "pintáte de la cancha, dejále el puesto a otro, de puro patadura estás siempre en orsay; jamás cachás pelota, la vas de figurita y no servís siquiera para patear un hands. Querés jugar de forward y ser como Seoane y hacer como Tarasca de media cancha gol. Burlar a la defensa con pases y gambetas y ser como Ochoíta el crack de la afición". 

El uruguayo Alfredo Zitarrosa contaba que Garrincha llevaba el balón "lo lleva atado al pie, como una luna atada al flanco de un jinete, lo juega sin saber que juega el sentimiento de una muchedumbre y le pega tan suave, tan corto, tan bello, que el balón es palomo de comba en el vuelo y lo toca tan justo, tan leve, tan quedo, que lo limpia de barro y lo cuelga del cielo, ¡y se estremece la gente, y lo ovaciona la gente!".

"You´ll never walk alone" es una pieza del musical Carrusel y que en 1960 el grupo Liverpool Gerry & the Peacemakers adaptó, posteriormente esa canción fue adoptada por los aficionados al Liverpool FC, quienes la interpretan antes de cada partido en casa. "Walk on, walk on with hope in your heart, and you'll never walk alone, you'll never walk alone", se oye desde la tribuna de Anfield. 

Esta misma canción es el himno del Borussia Monchengladbach de Alemania y del Celtic de Escocia. Pink Floyd le rinde tributo en su canción Fearless de 1971. Con la llegada del rock a la escena, la relación de amistad se convirtió en un romance que lleva ya más de cincuenta años. John Lennon declaró en alguna ocasión que deseaba que Racing le ganara a su odiado Celtic en 1967. 

El rey del reggae Bob Marley tuvo una trágica muerte causada por una herida que supuestamente sufrió mientras jugaba al futbol, misma que se le desarrolló hasta formarse un cáncer que le pasó la factura el 11 de mayo de 1981. 

En 1976, el inglés Elton John compró al Waltford de la cuarta división, bajo su administración, el equipo subió a la Premier hasta obtener un subcampeonato en 1983.

Joaquín Sabina toca el tema en varias ocasiones, por ejemplo, en el Tango del quinielista: "Esta es la historia de un hombre cualquiera, que una tarde marchita de domingo, pegado al transistor, sufre y espera que den el resultado del partido", "y mientras Marlon Brando en la pantalla baila un tango en París vuelve el recuerdo del árbitro traidor, cómo es posible que un penalti deshaga tantos sueños". 

El mismo Sabina interpreta el himno del Atlético de Madrid, al que describe con gran exactitud como un equipo nostálgico y que brinda pocas alegrías a su gente: "Para entender lo que pasa hay que haber llorado dentro del Calderón, que es mi casa. O del Metropolitano, donde lloraba mi abuelo con mi papá de la mano", "qué manera de subir y bajar de las nubes, ¡qué viva mi Atleti de Madrid!".

O

tro grande la música ibérica, Joan Manuel Serrat cantó a su equipo el Barcelona el solemne  himno de uno de los más grandes del mundo: "Tot el cam , es un clam, som la gent blaugrana, tant es va, d'on venim, si del sur o del nord, ara estem d'acord,  estem d'acord una bandera ens agermana.  Blau grana el vent, un crit valent, tenim un nom que el sap tothom Barça, Barça, Barça". 

Serrat cita a Ladislao Kubala en su canción Temps era temps: "temps d'Una, Grande y Libre, Metro Goldwyn Mayer, lo toma o lo deja, Gomas y lavajes Quintero, León, Quiroga, Panellets i penellons, Basora, César, Kubala, Moreno i Manchón".

Por supuesto que los grandes jugadores han inspirado grandes canciones, siendo quizá Diego Armando Maradona su principal objetivo. Andrés Calamaro describió al Diego como "un hombre pegado a una pelota de cuero, tiene el don celestial de tratar muy bien al balón, es un guerrero". Manu Chao, Mano Negra, Ataque 77, Charly García, Rodrigo, Fito Paez y otros treinta y tantos músicos más han encontrado inspiración en la magia del 10 para componer verdaderas piezas de arte de la música contemporánea. 

Los estadios también han servido de inspiración;  Calamaro confiesa en su canción bautizada Estadio Azteca, la impresión que tuvo al ver el inmueble donde Maradona brilló con luz propia para llevar  a Argentina a la gloria máxima: "Cuando era niño y conocí el Estadio Azteca, me quedé duro, me aplastó ver al gigante" y reflexiona en Crímenes Perfectos: "me parece que soy de la quinta que vio el Mundial del 78". La banda también de origen argentino cantó con odio sobre esa misma copa: "Una noche del 78, hombres al mando del General Camps acribillaron a mis padres; sus gritos fueron tapados por los gritos de gol".

En México la historia es probablemente más reciente pero crece día con día; la música del Gran Silencio se escucha en el Universitario, donde juegan los Tigres, Mickey Huidobro de Molotov formó un proyecto alterno llamado Mongol Gol Gol. Se sabe de la amistad cercana de Miguel Herrera con la banda de ska Inspector, de Raúl "Potro" Gutiérrez con Lora y Café Tacvba. El conocido Jáuregui se dedica al género llamado "fut-rock" en el que las canciones están forzosamente ligadas al juego.

Esto solo es una muestra pequeña de lo mucho que el futbol y la música pueden aportar cuando se unen en un sentimiento, en una idea que nace en un corazón pero que inunda a millones de almas por todo el planeta. Por supuesto que faltan muchas otras canciones, anécdotas, leyendas y personajes que están ligados entre ambas partes, que le dan vida a un romance que nació desde el mismo momento en que se conocieron y que parece puede durar más allá de los años, del tiempo y del juego mismo.

La música y el futbol son la prueba viviente de que el amor a primera vista puede ser duradero y sólido, como pocas cosas buenas lo pueden ser hoy en día.

Mi twitter: @betoruizg 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas