El respaldo de millones de aficionados

Por muchas cuestiones, independientes a su indudable capacidad, la presencia del sueco Sven-Göran Eriksson nunca generó confianza entre los aficionados mexicanos ni en varios círculos del periodismo.

Por muchas cuestiones, independientes a su indudable capacidad, la presencia del sueco Sven-Göran Eriksson nunca generó confianza entre los aficionados mexicanos ni en varios círculos del periodismo deportivo. Su completo desconocimiento y sus primeros pasos como mandamás del barco tricolor, fueron acrecentando el sentimiento hasta llegar al repudio casi unánime por la mediocridad del juego mostrado por la escuadra nacional en el arranque de la Eliminatoria Mundialista. Tras la simplista decisión de correr nada más al técnico europeo sin mover un ápice de la estructura de alto nivel y sin siquiera haber disputado un partido de preparación, resulta evidente que la elección y llegada de Javier Aguirre provocó,  ipso facto, un nuevo ambiente y renovó la confianza tanto dentro, como afuera del entorno de la máxima representación nacional. Mientras en la anterior etapa los jugadores cayeron en una pasividad, no sólo futbolística sino también mental, en el arranque de la segunda era del "Vasco! ya hemos podido escuchar, cuando menos, una nueva postura de los convocados previo al reinicio del Hexagonal. Evidentemente que el tono de sus declaraciones no garantiza mejores resultados, aunque sí habla de un renovado compromiso. La personalidad, el carácter y la forma tan directa que tiene de expresar sus razones han convertido a Javier Aguirre en un líder natural, que marca líneas y obligaciones. Seguramente sus palabras fuertes y claras habrán hecho recapacitar a más de uno de los seleccionados que habían caído en la zona de confort con el anterior estratega. El nuevo aroma de confianza que se puede respirar previo al complicadísimo duelo ante los salvadoreños provocó un suceso jamás visto en nuestro país y que demuestra el cariño y la ilusión que, pese a tantas decepciones, sigue provocando la Selección Mexicana de futbol. La presencia del Presidente Felipe Calderón unos minutos en el entrenamiento de este miércoles, debe de ser un aliciente muy importante para todos los integrantes del representativo, que este jueves aterrizará en la capital centroamericana; no sólo por tratarse del máximo mandatario del país, sino porque en él nos vimos reflejados millones de mexicanos que quisiéramos haber tenido la posibilidad de convivir un breve lapso con los seleccionados no sólo para la foto y el autógrafo, también para recordarles que por la trascendencia de este deporte en todo el mundo, llevan consigo una enorme responsabilidad por defender los colores de nuestra bandera. Es por ello que la visita del señor Presidente cobra notoria relevancia. No se trata solamente de consignar que los visitó y les dio palabras de aliento previo a duelos oficiales (pero sé ya un suceso histórico en la vida deportiva de México), sino que la voz de Felipe Calderón es la voz de millones de aficionados que no solamente estamos con nuestra Selección cuando se gana sino en momentos complicados e importantes como el que se vive en el Hexagonal  rumbo a Sudáfrica 2010. Aunque hay muchas cosas en el manejo del futbol mexicano que como aficionados rechazamos o quisiéramos que se modificaran y que constantemente los directivos nos provocan enorme malestar por sus decisiones, seguramente nadie estará esperando que a la Selección le vaya mal y que pierda para no calificar al Mundial. Ojalá que los seleccionados y el Cuerpo Técnico hayan sentido que las palabras que les dirigió el Presidente Calderón llevan consigo el respaldo de cientos de miles de aficionados que soñamos con una representación ganadora. Si así fue, seguramente veremos a una Selección Mexicana salir a partirse el alma por lograr el objetivo. Actitud que hace mucho no le vemos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas