¿Cuándo es el momento preciso?

No hay proyecto que no conlleve riesgos. Sea deportivo o de otra índole, la posibilidad de fracasar y no alcanzar el objetivo siempre estará dentro de las opciones.

No hay proyecto que no conlleve riesgos. Sea deportivo o de otra índole, la posibilidad de fracasar y no alcanzar el objetivo siempre estará  dentro de las opciones, y la clave en cada uno de ellos es saber tomar las decisiones que más convengan en el momento adecuado para poder mantener o reintegrarse en el camino trazado con el cuál se pretende llegar al éxito.

Quien piense que el fracaso representa únicamente una etapa negativa en la vida de un ser humano y no lo ve como un proceso de aprendizaje y madurez, difícilmente podrá ser mejor en su profesión.

En la actualidad hay entrenadores en el futbol mexicano cuya estrategia no ha funcionado en más de 3 meses de competencia y aún así, siguen aferrados al banquillo que les fue encomendado.

La lógica nos hace pensar que no han querido renunciar por al menos dos razones fundamentales: la primera es porque, pese a sus paupérrimos resultados, siguen creyendo que su capacidad los sacará a flote y en el próximo partido comenzará la remontada en el Apertura 2009. Y la segunda, también muy obvia, es que por las leyes laborales existentes, cuando renuncias al cargo también lo haces a la jugosa liquidación económica que estaría obligado el club a darte cuando te corren, sin importar que tu desempeño haya sido magro y sin los resultados.

Como ya se comentó en alguna ocasión en este espacio, el futbol nos tiene muy mal acostumbrados y cada día es menos probable ser testigos de actos donde la ética humana y profesional se impongan a intereses que nada tienen que ver con los logros o fracasos deportivos.

Hay cuando menos tres equipos donde los resultados no se han dado como se tenía previsto: Pumas, Atlas, Jaguares; y el discurso de sus entrenadores ha sido exactamente el mismo, tal vez con distintas palabras como "no he pensado en renunciar".

Después del título, Ricardo Ferretti no ha tenido la capacidad de detener la caída estrepitosa del que ya es el peor Campeón defensor en la historia de los torneos cortos.

Aunque se sienta el "genio" de la Dirección Técnica en México, Ricardo La Volpe ha sido incapaz de lograr que su Atlas sea protagonista en este Apertura 09; peor aún, ya no digamos solamente que no gana aunque jugara feo, los rojinegros ya ni siquiera juegan con el estilo de los equipos que anteriormente dirigió La Volpe. En los últimos trece juegos de liga del Atlas con el argentino, suma 8 derrotas, 3 empates y sólo dos victorias.

Bien dicen que segundas partes nunca fueron iguales. Eso mismo le pasa al "Flaco" Tena con Chiapas. La segunda era con los Jaguares dista mucho de ser como la primera. Es un equipo frío, sin ángel y con poco atractivo en su sistema. Al igual que el Atlas, en los últimos 12 juegos de liga con Tena, los sureños apenas tienen 2 victorias, con 3 igualadas y 7 descalabros.

¿Cuándo será el momento preciso para que un entrenador, en un acto lleno de dignidad y humildad, acepte que ya no tiene la capacidad para dirigir este proyecto en específico y renuncie antes de que lo despidan con la respectiva indemnización?

Al menos estos tres personajes, son hombres que han ganado mucho dinero en el futbol en casi 30 años de participar en la Primera División mexicana, como jugadores y como técnicos. Será que pese a ello, el factor económico sigue controlando sus decisiones.

Si usted estuviera en el lugar de cualquier de estos entrenadores, ¿qué haría? ¿Seguiría insistiendo en que pronto las cosas cambiarán y su equipo empezará a jugar como tiene que hacerlo o tendría la dignidad suficiente para renunciar y que alguien más lo intente? Difícil situación, ¿no lo cree?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas