Enemigo íntimo

Mañana podría ser el día perfecto para terminar con el dominio de la década. El escenario lo sugiere. Apto para verdaderos gigantes y México se tiene que comportar como uno.

Mañana podría ser el día perfecto para terminar con el dominio de la década. El escenario lo sugiere. Apto para verdaderos gigantes y México se tiene que comportar como uno.

Aguirre y Bradley llegan con Selecciones alternas y sin haber hecho maravillas en la cancha aunque viviendo momentos muy distintos. Mientas Aguirre quisiera que esto fuera solamente un mal sueño y despertar en un apartamento en Madrid, Bradley se acurruca en los cuernos de la luna. México ha tenido mucha suerte. Sin restarle mérito a los penales acertados en el juego ante Costa Rica, cuando se llega a esa instancia el partido puede ser para quien sea, habiendo jugado bien o mal. Para la Selección era necesario y obligatorio llegar a la Final mucho más que para los ticos. Con este partido, tendrán el lujo de tener un ensayo general para el juego más importante del año. Y aunque el 12 de agosto serán distintos jugadores en la cancha, algunos de los que estarán mañana en  equipo americano  le han llenado el ojo a Bradley y se han ganado un lugar en el Azteca. Parte de la fortuna que tiene la Selección es que en caso de ganar borrarían gran parte del mal desempeño en los últimos meses. El equipo "B" que saldrá mañana a la cancha tiene que entender que es el partido de sus vidas, y que de ahí depende que vuelvan a ponerse la camiseta de la Selección. De perder, difícilmente lograrán borrar los errores frente a Costa Rica o Haití. Ayer, bizarro para muchos, las Selecciones viajaron en el mismo vuelo charter. Me hubiera gustado verlos pasar un par de horas encerrados en el mismo espacio. Seguro que fue una buena oportunidad para percibir un poco más de los americanos porque ya vimos que ver 100 videos de sus juegos no es suficiente. ¿Quiénes se habrán saludado? ¿Qué comieron? ¿Les habrá tocado compartir filas? ¿Cómo son los grupitos en la Selección de EU? Suena quizá absurdo pero son momentos íntimos de un equipo del que se podrían sacar algunas conclusiones que podrían ayudar en el análisis del rival. Tal vez me vengan todos estos pensamientos porque el tema México-EU ha sido desgastante en los últimos años.  Me gustaría que a menos de un año del Mundial no siguiéramos con lo mismo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas