Memorias de África

El mes de enero de cada dos años no es grato para la Premier League y es determinante al momento de hacer fichajes ya que, como bien sabemos, es la Liga más afectada por la ausencia de jugadores.

El mes de enero de cada dos años no es grato para la Premier League y es determinante al momento de hacer fichajes ya que, como bien sabemos, es la Liga más afectada por la ausencia de jugadores que participarán a partir de mañana en la Copa Africana de Naciones. Ayer, después de conocer el atentado que sufrió el autobús en el que viajaba la Selección de Togo, varios equipos de la Premier League estaban desesperados intentado contactar a sus jugadores africanos. El Aston Villa buscaba a su mediocampista Salifou que iba en el autobús. Después de varios intentos lograron hablar con el hermano del jugador en Togo quien les dijo que todo estaba bien. El Everton exigió a los federativos nigerianos que les garantizaran que los hermanos Yobo y Yakubu Ayegbeni estuvieran seguros durante todo el torneo; mientras que el Wigan Athletic solicitó lo mismo a Ghana, la seguridad de su arquero Richard Kingson. El Portsmouth, uno de los equipos más afectados por las ausencias de sus jugadores africanos con 4 en Angola, pidió a la Federación Inglesa que hable con la FIFA para garantizar la seguridad de sus jugadores y en caso de que no sea posible, exigió que regresen a casa. Finalmente son ellos los que pagan sus millonarios sueldos. Tristemente el Gobierno británico advirtió con antelación a Emmanuel Adebayor, jugador del Manchester City, que la zona de Cabinda en Angola era un lugar conflictivo. El futbolista togolés declaró que él había nacido en África y sabía de qué se trataba. Que regresaría a uno de los países de su continente y que estaba preparado para Cabinda. Dijo que se divertiría. Las imágenes después del atentado de ayer son trágicas. Adebayor desahuciado, incrédulo, recargado sobre uno de las camionetas en las que fueron rescatados sin poder contener el llanto. Esta mañana Togo anunció su retiro del torneo. Los equipos europeos en los que militan algunos de los seleccionados ofrecieron su apoyo y tiempo para que se puedan reponer del trauma que vivieron.

Con toda la tensión y el miedo que existe hoy en Angola, la Copa Africana de Naciones sí se llevará a cabo. La que tiene que intervenir ahora es la FIFA que tanto ha promovido el futbol en África. Esta vez tiene la obligación de volver a examinar la seguridad en esa zona, que se había declarado como un lugar seguro para un torneo internacional.

Es una pena que el año de celebración de África haya iniciado de esta forma. La Copa Africana de Naciones por primera vez asumía un rol muy significativo frente al mundo.

Es admirable la disposición y el corazón de grandes jugadores africanos como Adebayor, Keita, Touré, Eto'o, Essien, Diarra, etcétera, por participar en este evento que no les beneficia en nada.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas