La batalla real

En varios países, los clásicos de futbol se calientan semanas atrás con declaraciones, provocaciones, y apuestas.

En varios países,  los clásicos de futbol se calientan semanas atrás con declaraciones, provocaciones y apuestas. Pero, como bien sabemos, hay ligas en las que sus clásicos no necesitan este tipo de elementos. El partido, por sí mismo, por el origen de los dos equipos, y su carga histórica es una rivalidad pura que se vive a muerte en la cancha. En Inglaterra actualmente,  el clásico Manchester United-Liverpool tiene un toque muy especial e incluso elegante por la forma en que los técnicos Alex Ferguson y Rafa Benítez se refieren a sus enfrentamientos. Por más esfuerzos de la prensa en obtener alguna declaración incómoda de alguno de los dos entrenadores, el clima verbal se mantiene helado. Para Sir Alex,  viejo lobo de mar, después de haber dirigido 50 partidos frente al Liverpool,  el tema del clásico es ya algo a lo que está acostumbrado. Pero curiosamente, ha habido mucha insistencia en torno a una supuesta amistad entre ambos técnicos. Cuentan que hace casi un año, Benítez envió una carta a Ferguson ofreciendo todo su apoyo para su nieto que había sufrido un accidente y se encontraba hospitalizado cerca de Liverpool. Aunque fue un gesto cordial, cuando se trata de una de las mayores rivalidades en el futbol mundial se convierte en tema de polémica. Este viernes Benítez aceptó tener una buena relación con Ferguson y concluyó diciendo que nunca se hablan. Eso en cuanto a los entrenadores,  porque hay muchos elementos del juego de mañana que llaman la atención, incluso similitudes entre los dos equipos que años atrás no existían, como el que ambos son de propietarios norteamericanos y arrastran una gran deuda económica, y que cada uno, hoy en día depende en gran parte de su delantero estrella. De un lado Torres y del otro Rooney. Lo que sorprende es que mientras Torres le ha anotado goles al Man U en los últimos dos partidos, Wayne Rooney no ha podido meterles uno solo en los últimos 10 juegos, racha que por el paso que lleva el inglés seguramente se romperá mañana. En la última conferencia de prensa previa al partido, a cada entrenador le cuestionaron si cambiaría a Torres por Rooney y viceversa, a lo que Ferguson con clase respondió que él antes que el Liverpool vio a Torres y lo descartó para su equipo mientras que, Benítez dijo que los dos eran grandes jugadores pero que Torres era suyo, que los aficionados estaban encariñados con él y que esperaban tenerlo en el Liverpool mucho tiempo. Este  fue quizá  el momento más álgido previo al juego en  Old Trafford.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas