Final de muchos goles

Hay de finales a finales. Y la que Monterrey y Cruz Azul jugaron la noche del jueves es una primera parte que nos deja buen sabor de boca.

Hay de Finales a Finales. Y la que Monterrey y Cruz Azul jugaron la noche del jueves es una primera parte que nos deja buen sabor de boca. Porque como lo escribí hace poco ¿qué prefieren ustedes un interesante duelo táctico con un cerrado 0-0 o un juego abierto con aciertos y muchos errores pero lleno de goles y volteretas? yo definitivamente me quedo con el segundo. Es verdad que los "especialistas" se supone que debemos ser "analíticos" y priorizar las propuestas tácticas llenas de equilibrio, pero nunca dejaremos de llevar dentro al "aficionado" que lo que busca en este deporte es espectáculo y emociones y estas sólo se producen con goles. ¿O acaso alguien grita, se levanta de asiento o apuesta para ver cuántas veces un equipo le gana la media cancha al otro?, ¿Alguien recuerda cuántas jugadas de pizarrón bien ejecutadas terminaron no convertidas en gol por algún detalle fortuito en las Finales de los ochentas? ¿Tal vez alguno de ustedes me puede decir si el parado táctico en la zona defensiva de Alemania e Italia fue con línea de 3, de 4 o de 5 en el llamado "partido del siglo" jugado en el Mundial del 70? ¡Claro que no, lo que importan son los goles y el resultado fue lo que pasó a la historia!

La noche del jueves vimos muchos puntos que se deben destacar, el error involuntario en el autogol de Villa, la falta de marca para permitir que Riveros y Santana llegaran a sus remates con la cabeza, la falta de coordinación y tremenda falla de Corona en el último tanto, la falta dudosa o polémica que supuestamente cometió Davino en el gol anulado a Baloy, la acción de Melvin sobre Orozco que le impidió una salida que termino en gol, etc. Pero los 7 goles terminan siendo lo que se nos quedará grabado. Noche de Final con frío, lluvia, árbitro que llevaba una importante carga de presión, dos técnicos "colmilludos", planteles parejos, pero afortunadamente a la "hora buena" todo terminó en un "toma y daca" en el que se movió el marcador de principio a fin y cualquier cosa que pudo pasar, pasó. Y ya podré recibir críticas al por mayor pero mi concepto de "futbol-espectáculo" no cambiará. Es obvio que disfruto de los equipos que se acercan as, desdoblar, tocar, c la perfección y que jugando como máquinas perfectamente alineadas despliegan ese equilibrio que les permite no recibir golerear , terminando con goles sus partidos. Pero del otro lado tienen dos opciones : o un equipo que se defiende de ellos para no ser goleado o uno que se cree tan capaz e intenta lo mismo y entonces se anulan. Difícilmente entre dos gigantes las fortalezas se abren y terminamos viendo espectáculo y goles.

Como diría Luis Miguel... "no se tú", pero yo estoy aún recordando los 7 goles de la Final en el Tec y tengo un buen sabor de boca que me anima a no perderme el juego definitivo del domingo. Me da exactamente igual quién lo gane, pero si en esos 90 minutos puedo ver a sus dos aficiones sufrir, emocionarse, celebrar, lamentarse, disfrutar y al final festejar el duelo de "tú a tú" como sucedió en Monterrey, creo que el futbol les está pagando a estos seguidores la alegría que todos buscamos en una Final por el título.

El temor a perder que han tenido muchos técnicos en otras Finales nos ha privado de duelos espectaculares. Por eso disfrutemos la propuesta que Meza y Vucetich han presentado en esta ocasión para "fajarse" con  su rival dándose y recibiendo para ver "de qué cuero salen mas correas". Y de la misma forma que lo hizo un aficionado que llegó al estadio Azul hace dos días con la intención fallida de conseguir entradas para la Final portando un letrero que decía "cambio suegra por un boleto" yo levanto mi cartel que dice: ¡viva el riesgo y muera la especulación!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas