Cuando juega el corazón

Se trata de los partidos que hay que ganar si o si, los que califican a Liguilla o salvan del descenso...

Parece el título de una película, pero no lo es. Se trata de los partidos que hay que ganar si o si, los que califican a Liguilla o salvan del descenso, los que implican quedar dentro o fuera de un mundial, los que enfrentan a rivales antagónicos, los clásicos, los de revancha, los que no se pueden perder porque hay orgullo o puntos “clave”. Este fin de semana se jugó uno así en el Estadio Azteca y Pumas salió contra todo pronóstico a no morir en la cancha y lo logró. De paso además de ganarle al América, rompieron racha sin victorias de visitante y se calificaron a la liguilla. Tres premios con un boleto como lo comentó al final Memo Vázquez. Pero las series finales por el título suelen ofrecernos muchos de esos juegos y por eso se les espera tanto. Son los partidos con marcador global en la casa de los dos protagonistas en donde se gana a goles y no hay mañana. Encuentros que han mostrado a clubes que aún con amplia ventaja en puntos durante el torneo regular ven como el rival aparentemente pequeño se mata en esos 180 minutos y termina eliminando al gran favorito bajo la sorpresa de miles de aficionados que despiden a su equipo derrotado cuando supuestamente debió ganar. A mi si me gustan las liguillas, es más…me encantan. No imagino por ejemplo volver al formato de campeón por puntos y perdernos estas tres semanas de emociones. Ya sé que si gana el título el que fue mejor en todo el torneo sería lo “justo” pero si así fuera volveríamos a los eventos aburridos en donde el que se despega casi decide todo con semanas de antelación y si acaso es acosado por uno o dos mientras el resto los ve sin ninguna posibilidad. Entiendo que hay millones que piensan diferente a mi y los respeto. No puedo negarles que un sistema que premia a quien hizo mas en un “todos contra todos” es el merecedor de la etiqueta de líder. Pero si hoy me dijeran que ya se acabo el torneo pues Cruz Azul logro 39 puntos y los mas cercanos fueron Monterrey con 32 y Santos con 30 habiendo terminado así la temporada me quedaría con ganas del postre. En cambio ya me froto las manos con los duelos de liguilla entre América-San Luis, Monterrey- Pachuca, Santos- Jaguares y no se diga el Cruz Azul ante Pumas. Apostaría con cualquiera que habrá sorpresas, que tendremos emociones, que cantaremos volteretas y que nadie le asegura a “la máquina” que por fin sea campeón y no se quede en la orilla. Varios juegos que se enfrentan con corazón están listos a desarrollarse….falta ponerlo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas