Impunidad futbolera

A los famosos no se les castiga igual, a los que tienen “palancas” la autoridad les brinda un fuero especial, a los que se portan mal pero son “picudos” y tienen influencias no les hacen nada.

La percepción es esa. A los famosos no se les castiga igual, a los que tienen “palancas” la autoridad les brinda un fuero especial, a los que se portan mal pero son “picudos” y tienen influencias no les hacen nada (o si , pero poquito) el respeto a los reglamentos y leyes tiene así sus propios códigos para aplicarse “según el sapo”. Y está claro que en el futbol (como en muchas otras cosas) cada quien cuida sus intereses y lo que pase con los demás es “bronca suya” ¿A qué viene todo esto? Obviamente al caso de Rubens Sambueza, pues si ya el 2010 sería famoso por el reventón de los tricolores en Monterrey, la carta de peticiones presentada por Rafa Márquez y finalmente la salida de Néstor de la Torre, para dar gusto a los infractores, resulta que el destino nos tenía deparado otro caso de una nueva “falta solapada”. Fue así como la Directiva de los Estudiantes Tecos trató por todos los caminos de que la agresión (o intento, como algunos quisieron defender el tema) de su jugador indisciplinado se redujera al mínimo castigo y desde el momento en que el árbitro entró al vestidor del mentado “amistoso” contra el Atlas se dice que también comenzaron las presiones para matizar el acontecimiento. Versión que sin ser comprobada ha cobrado fuerza. ¿Dónde hemos escuchado eso de hacerse de la vista gorda cuando se trata de no ver perjudicados algunos intereses? Y ya les comentaba que el caso máximo de ese cinismo e impunidad fue el de la fiesta balconeada de los seleccionados que provocó que Néstor de la Torre se “atreviera” a castigarlos y dar a conocer la sanción públicamente… ¡No lo hubiera hecho, pues a la postre le costó la chamba! Pero qué pena que el famoso “fair play” que tanto se pregona en el mundo del futbol sea sólo una pantalla que sirve para esconder debajo de esa enorme bandera amarilla muchas arbitrariedades que se dejan pasar mientras los dirigentes se hacen de la vista gorda. Qué pena que los árbitros una vez más tengan que obedecer y no perjudicar a un agresor que los humilló, qué pena que los directivos que se han atrevido a señalar malos comportamientos terminen solos o sin trabajo, qué pena que el futbol siga atendiendo primero intereses y después a la justicia. En menos de 10 días los Estudiantes Tecos tendrá que ponerse a inventar partidos amistosos para que su jugador “pague la sanción” lo antes posible. Y ya sé que igual que yo, muchos también suponen que hay ciertos escudos que tampoco tendrían problema en infringir la ley y buscarle un recoveco para no ser perjudicados aunque a la vista de todos parezca un “chanchullo”…qué pena que todo esto pase y siga pasando. Feliz año 2011 y con este caso como “colofón” del 2010 brindemos hoy porque esta impunidad algún día desaparezca, al menos en el futbol… ¿Es mucho pedir?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas