América 'chillón'

¡Ahora resulta!... Que si no es que "el pasto de Querétaro estaba muy grande" ahora "los árbitros los quieren hundir".

¡Ahora resulta!... Que si no es que “el pasto de Querétaro estaba muy grande” ahora “los árbitros los quieren hundir”. Como se ve que la presión interna está que arde y el delirio de persecución que existe hace que gente habitualmente serena y madura como Michel Bauer pierda los estribos y busque justificaciones sin aceptar que este América ya no es el de antes. ¿Se acuerdan cuando a este equipo sólo llegaban figuras de refuerzo? Hoy la verdad es que al América llega cualquiera. ¿Y se acuerdan cuando el Azteca imponía a los rivales, la gente llenaba y era difícil sacarle puntos? Hoy es un equipo mediático pero ya no impone igual y cualquiera le falta al respeto o le gana en su casa. Yo recuerdo que desde los tiempos de don Emilio Azcárraga Milmo y Guillermo Cañedo se decía que “al América se le quiere o se le odia” pero lo peor es que hoy ya muchos ¡Lo ignoran! Y eso no puede pasar. Bauer declaró “¡Fue un robo, todos vieron el partido, es increíble que al América le hagan esto, ya estamos cansados pero ni así nos van a hundir!” y la verdad yo desconocí al caballero siempre ecuánime y analítico que preside al equipo. Con la calentura de esta derrota habló como aficionado y seguramente dijo cosas que de haberse enfriado no señalaría en los mismos términos. El futbol es pasión pero hay personajes que no pueden perder la compostura. Sería necesario recordar que a pesar de todos los obstáculos el América “de antes” se terminaba imponiendo. Hace no mucho la marca que los viste lanzó una línea de ropa que sólo decía “ódiame más” y “acostúmbrate”. Y no sé si esa atrevida campaña haya sido presagio de los malos tiempos (que en el caso de la segunda palabra sería fatal) pero espero que algún día se acabe esta medianía. América debe recuperar su sello. Crear polémica pero ser arrollador, dar nota siempre pero ganar los partidos importantes, calificar por obligación a todas las Liguillas y ser campeón en la mayoría, cargar con la acusación de “lo ayudan” y no quejarse de que lo maltratan, hacer que aquello de que “todos le juegan a morir” sea vigente y no convertirse en uno más. Se nota que hay gente como Ochoa, Rojas, Pável y otros pocos que afortunadamente siguen llorando de rabia cuando pierden, pero hoy abundan en ese club “profesionales” que cobran, juegan y se irán. América no puede seguir conformándose con andar bien “a veces” y aquel que no lo entienda no sabe dónde está, igual que aquellos responsables de marcar las directrices tampoco pueden siempre buscar pretextos. Hace no mucho el famoso empresario deportivo Alejandro Martí reclamó a las autoridades incapaces de esclarecer el secuestro de su hijo con un “¡Si no pueden…renuncien!” y guardando toda proporción, en el caso del América ya escuché a más de dos seguidores gritarles lo mismo a algunos de sus directivos y técnico. Ellos tienen la palabra o la solución cambiando radicalmente su forma de jugar y dando al fin los resultados que les exigen. Pero por favor….no más pretextos y justificaciones.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas