Los incombustibles

La naturaleza es sabia y le reparte a cada especie algún talento particular para que pueda sobrevivir en el planeta. En el deporte sucede igual.

La naturaleza es sabia y le reparte a cada especie algún talento particular para que pueda sobrevivir en el planeta. En el deporte sucede igual. Hay quienes reciben los dones necesarios para alcanzar la cumbre de su disciplina; son hombres y mujeres portentosos que rompen récords y ganan campeonatos; son aquellos a los que todos admiramos. Hay otra raza de atletas a los que sin tener facultades superlativas, les acompaña una suerte peculiar, tienen un sentido extraordinario del tiempo y el espacio, y son capaces de ubicarse en el lugar preciso, en el momento adecuado, para ser parte de algo muy especial. Son aquellos que, sin ser grandes estrellas, se enrachan durante una postemporada y se convierten en figuras emergentes. Hay otros que poseen una cualidad distinta, un valor a largo plazo: la resistencia; son hombres y mujeres que soportarán, con gracia, el paso del tiempo, verán pasar generaciones de competidores, y ellos seguirán ahí, luchando después de muchos años, disfrutando de su deporte, como el primer día.  SS: VIZQUEL, SIEMPRE AHÍ   Omar Vizquel es parte de esta envidiable especie de atletas de larga duración. El miércoles por la noche, en el último día de temporada regular de las Grandes Ligas, el venezolano puso fin a una brillante carrera de 24 campañas en el mejor béisbol del mundo. Vizquel se retiró del diamante a los 45 años y jugando una de las posiciones más demandantes que tiene el juego, la de “shortstop”. A la defensiva, Vizquel fue uno de los mejores en esa demarcación de las últimas tres décadas. Ganó 11 guantes de oro, trofeo al mejor en su posición dentro de su liga, estadística en la que sólo es superado por el inolvidable Ozzie Smith (13); es el “shortstop” con más juegos en la posición en toda la historia; Vizquel pegó 2877 hits a lo largo de su carrera para ubicarse 40• en la clasificación de todos los tiempos, incluso por encima de Babe Ruth, y estuvo presente en tres Juegos de Estrellas.  Por encima de Vizquel, en la lista de los peloteros con más temporadas, están peloteros del calibre del lanzador Nolan Ryan con 27 campañas, Tommy John, aquel zurdo que le dio nombre a una cirugía en el codo con 26 años en la gran carpa, el “robador-de-bases” Rickey Henderson con 25, el incansable Jamie Moyer, quien todavía lanzó este año con Colorado a los 49 años de edad, también con un cuarto de siglo como ligamayorista, entre otros.      LOS VETERANOS Y SU MAGIA Si bien el béisbol venezolano celebra esta semana la Triple Corona de Bateo que conquistó Miguel Cabrera con los Tigres de Detroit, también han dedicado mucho espacio en los medios deportivos para despedir a Omar Vizquel, luego de tantos años de servicio al juego. Insisto, así como el béisbol vive para encontrar peloteros prodigio, atletas descomunales capaces de liderar los departamentos estadísticos más espectaculares, el deporte también necesita a tipos incombustibles, veteranos que son capaces de ganarse su lugar en el campo todos los días y que mantienen vivos muchos valores del juego.  Vizquel se ha retirado feliz, sano, y por voluntad propia a los 45 años. Compañeros, rivales y fanáticos se pusieron de pie para ovacionarlo cuando dejó el campo antes de que terminara el partido entre Toronto, el sexto equipo de su carrera, y Minnesotta. Como la de Vizquel, el deporte sigue generando historias maravillosas de hombres y mujeres que desafiaron al tiempo y que demostraron que jugaban por algo más grande y más valioso que el dinero: el placer y la pasión. Más allá de sus atrapadas, hits, y temporadas en Grandes Ligas, Vizquel confirma hoy su lugar dentro de esa rara especie de longevos atletas donde también están: Sir Stanley Matthews, aquel fabuloso extremo derecho que jugó en la máxima categoría del futbol inglés hasta los 50 años; la implacable Martina Navratilova, quien ganó su último título de Grand Slam (US Open dobles mixtos, 2006) a los 50 años; el “Hall-of-Famer” Robert Parish, quien compitió en las duelas NBA hasta los 43 años; Al Unser Sr. quien ganó las 500 millas de Indianapolis a los 47 años; Brett Favre quien jugó en la NFL hasta los 41, Jerry Rice, quien atrapó pases hasta los 42, Doug Flutie quién fue QB hasta los 43, lo mismo que Warren Moon y Vinnie Testaverde hasta los 44, Morten Anderson, como pateador hasta los 46, George Blanda como QB y pateador hasta los 48...Y todos aquellos fenómenos de la naturaleza que nos sigan sorprendiendo.   *Disfruta las grandes atrapadas de Omar Vizquel en: https://www.youtube.com/watch?v=rNEDPu_NTrs&feature=related *Si quieres conocer otras historias extraordinarias visita: www.eldiademivida.com.mx *Te invito a seguirme en Facebook: Antonio Rosique / descarga de Adrenalina y en mi Twitter: Antonio_Rosique

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas