Ni Tigre, ni Rayado... ¡Bravo!

A diferencia de muchos jóvenes de Monterrey, Ramiro nunca sintió esa picadura que te da el futbol, esa 'atracción fatal' que te determina por el resto de tu días

A diferencia de muchos jóvenes de Monterrey, Ramiro nunca sintió esa picadura que te da el futbol, esa “atracción fatal” que te determina por el resto de tu días. En cambio, Ramiro se enamoró pronto de ese zumbido inigualable que producen dos pedazos de cuero unidos por 108 costuras, el sutil olor a quemado que produce una pelota que corta el aire a 90 millas por hora; la sensación que recorre el cuerpo cuando se le da en la “nariz” a una bola y ésta se interna en los 370 pies. Ramiro no conoció el estadio Universitario de Nuevo León, tampoco el Tecnológico, sino hasta que era adolescente y sus amigos le llevaron para ser parte de la “raza” que vibra por “Ti-gue-res” o “Rayados”. Y es que la imaginación de Ramiro le hacía soñar con lugares más lejanos: Yankee Stadium y las atrapadas de Dereck Jeter; el estadio de los Indios de Cleveland y los lances del legendario venezolano Omar Vizquel, el Skydome y los arranques explosivos de Roberto Alomar. Y fueron esas imágenes convertidas en anhelos, las que un día llevaron a Ramiro hasta Estados Unidos para firmar un contrato con ese club que parecía inalcanzable, los Yankees de Nueva York. Hoy Ramiro...Ramiro Peña, tiene 27 años y está cumpliendo ya su quinta temporada en las Ligas Mayores. En Nueva York, su versatilidad con el guante y su velocidad en las bases le permitieron funcionar como “utility”, es decir, un pelotero que puede cubrir varias posiciones en el infield, además de robar bases, tocar la pelota, y aparecer como bateador emergente. Con los Yankees conoció la magia de la postemporada y ganó la Serie Mundial en el 2009.

Para este 2013, Ramiro Peña fue transferido a los Bravos de Atlanta donde ya comenzó a mostrar su talento natural. En estas primeras tres semanas de campaña, Ramiro batea para .333, ha anotado carreras tres carreras y conectado siete hits en 21 apariciones en el plato y, sin ser un pelotero de poder, el viernes pasado pegó el cuadrangular decisivo para que los Bravos derrotaron en entradas extra a Washington. A este paso, Ramiro le dará motivos al manager de Atlanta, Fredi González, para que lo coloque como titular. Como les dije al inicio, no todo en Monterrey es futbol, también hay regiomontanos, como Ramiro, que se ganan un lugar en el mejor béisbol del mundo.

Y de Tijuana....Un “Titán”

Baja California le ha dado a México deportistas excepcionales; la lista comienza con un ídolo internacional como Rey Misterio Jr., continúa con Esteban Loaiza, quien fue nominado a dos Juegos de Estrellas en las Grandes Ligas; sigue con Raúl Ramírez, y el recuento lo corona Adrián González, el atleta mejor pagado en la historia del deporte mexicano. Tras un paso contrastante por los Medias Rojas de Boston, el “Titán” ha encontrado en los Dodgers de Los Ángeles, el sitio perfecto para expresar sus virtudes. En lo que va de la temporada, Adrián está entre los cinco mejores bateadores de la Liga Nacional y entre los 12 mejores de las Grandes Ligas. Este año Adrián aspira a llegar a la postemporada con los Dodgers. Si un futbolista mexicano estuviera entre los doce mejores del mundo, es decir, entre Messi, Cristiano, Iniesta, Xavi, Neymar, Schweinsteigger, Casillas, Pirlo, etc. ...No nos hartaríamos de celebrarlo. Adrián ha demostrado los últimos años que está entre los diez mejores bateadores de las Ligas Mayores, ojalá que lo valoremos en su justa dimensión.

Tal vez el beisbol no sea tu deporte preferido, pero te invito a que sigas a los peloteros mexicanos que están en Grandes Ligas. A la gran mayoría les ha tomado muchos años (entre cinco y ocho) ganarse un sitio en un roster de Ligas Mayores. Cada uno tiene un sueño, una gran historia. Tenemos 12 pitchers y tres jugadores de campo. Adrian González y Luis Cruz con los Dodgers, Yovani Gallardo y Marco Estrada con Milwaukee, Jorge De la Rosa con Colorado, Oliver Pérez con Seattle, Edgar González con Toronto; Ramiro Peña con Atlanta, Jaime García y Fernando Salas con San Luis, Alfredo Aceves con Boston, Miguel González y Luis Ignacio Ayala con Baltimore, y Sergio Romo con San Francisco. Historias, personalidades, talentos, hay para escoger. Elige al menos uno y aventúrate a seguirlo por el fabuloso mundo de las Ligas Mayores.

*Te invito a seguirme en Twitter: Antonio_Rosique y en mi Facebook: Antonio Rosique / Descarga de Adrenalina.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas