Payasiluchas

La lucha libre es el patito feo de los deportes.

La lucha libre es el patito feo de los deportes, toda la vida he escuchado frases como: “No es deporte”, “es puro show”, “no se pegan” o “solo hacen reír”.

A veces es difícil defender al deporte cuando ves que existen eventos de lucha libre donde aparecen conductores de TV, artistas, o gente sin preparación (eventos que han sido llamados como "Payasiluchas).

Esto ha pasado durante mucho tiempo, ahora el artista conocido por su personaje de “Cepillín” se enfrascó en una pelea con el luchador Pirata Morgan en una conferencia, hecho que causó gran conmoción.

Esto lógicamente es un truco publicitario para promocionar los eventos que se realizarán en abril por parte de la empresa FULL. Espero personalmente que solo quede en eso y que no decidan hacer una lucha entre ellos.

Pero en otros lados es algo recurrente, es una forma de llamar la atención y captar nuevo público. Esto no solo pasa en México, en WWE muchas veces han participado estrellas de la televisión, del cine y otras celebridades en sus eventos, todo para que precisamente medios de otras fuentes que no son deportivas o especializadas en lucha libre voltee. El éxito está comprobado.

Desde que aparecieron los hermanos Brenan y Carlos Bonavides “Huicho Domínguez” en AAA, hasta la participación de Mario Bezares, Niurka y otros más, la gente asistió a los eventos por morbo, lo que lógicamente es bueno para el promotor.

Sin suda esto le quita credibilidad a la lucha libre, porque es criticada con toda la razón del mundo, al meter al ring a alguien que no está preparado. Pero también hay que ser realista, hay luchadores que bailan, que no pueden ya dar lo que daban antes arriba del ring, besan a sus adversarios o hacen otros movimientos cuestionables, todo esto hace que se critique a la lucha también.

Sin embargo, la lucha libre también es un espectáculo y todo esto le da un sabor distinto, aunque si lo quitamos no pasa nada, creo que igualmente atraparía mucha gente. Sin embargo no deja de molestar a los aficionados frecuentes ver este tipo de acciones, pero tampoco deja de ser algo que le da un aderezo a una función.

Por su parte, la invitación de gente ajena a la lucha a un ring es una falta grave para muchos ¿pero qué pasa? La afición va. Arenas repletas de aficionados que quieren ver como es golpeado el famoso o el luchador más odiado de Monterrey, se pueden ver cada que se programa un evento así.

Lógicamente deja dinero y un promotor puede preferir (con toda razón) recuperar su inversión y generar una ganancia, con un evento de este tipo, que hacer una cartelera con luchadores que no muchos conocen pero van a dar lucha de calidad, pero que al final no le dará dinero (depende sede y tipo de afición).

A mí no me gustan ese tipo de luchas, pero entiendo perfectamente por qué se hacen, si la gente no comprara esos eventos y asistiera más a los de lucha libre “tradicional”, pronto veríamos que no volverían a hacerse; sin embargo eso no pasa, porque a la gente le gusta más el morbo.

Entonces el secreto es sencillo, apoyar al talento que está preparado, sea donde se presente.Sin nada más que decir me despido, nos leemos en la siguiente caída.

Dudas, comentarios o si simplemente quieren hablar de lucha libre, les dejo mi twitter @apolovaldes

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas