Un año sin el Hijo del Perro Aguayo

El próximo lunes se cumple un año de uno de los momentos más tristes de la lucha libre mexicana, el fallecimiento del Hijo del perro Aguayo.

El próximo lunes se cumple un año de uno de los momentos más tristes de la lucha libre mexicana, el fallecimiento del Hijo del perro Aguayo. Fue precisamente después de terminar la cobertura Homenaje a dos Leyendas cuando recibí la noticia de que el Hijo del Perro había sufrido un accidente, creí que se había lastimado o algo, pero un par de horas después me confirmaron la terrible noticia, había fallecido. Ese día no solo la noticia, si no toda la lucha libre estuvo en boca de todo mundo, no solo de ese grupo que cubre las funciones, los luchadores, promotores o los aficionados que asisten a las arenas. Todo mundo habló, muchos sin conocimiento de causa, incluso hubo gente que pedía que desapareciera este deporte. Lo cierto es que la lucha libre estuvo en boca de todos y hoy solo sigue en boca de los de siempre. Las cosas no han cambiado mucho en cuestión de seguridad, en muchas arenas se puede observar que siguen las mismas medidas que se veían hace un año, pero mientras hace un año todo mundo se desgarraba las vestiduras, hoy a pocos parece importarle. Pero dejando ese tema de lado, me gustaría recordar un poco de lo que fue en vida el Hijo del Perro Aguayo. Pedro junto a otros luchadores creó un concepto diferente, el cual traspasó no sólo fronteras, si no empresas, no fue exclusivo de una sola asociación y donde se presentó fue un éxito, los Perros del Mal, el cual sigue vigente pese a las críticas. Hay que reconocer que Pedro no era el mejor luchador técnico, de hecho le gustaba usar un arsenal muy definido, la mayoría se enfocaba en golpes. Pero siempre fue un luchador que se ganó a la gente por su carisma y que se entregaba en cada función. Fue un visionario y hombre de negocios, intentó crear una empresa que le diera batalla al CMLL y AAA, el proyecto no resultó como esperaba pero tuvo varios eventos buenos. Por otro lado supo posicionar la marca y actualmente sigue vendiendo miles de playeras y productos con el nombre. Incluso pasó por la actuación. Polémico siempre, amado u odiado arriba del ring, sin duda el Hijo del Perro dejó una imagen y un legado que marcó la historia de la lucha libre. Sin nada más que comentar me despido, nos leemos en la siguiente caída. Dudas, comentarios o si simplemente quieren platicar de lucha libre, les dejo mi twitter @apolovaldes

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas