Otra vez altibajos arbitrales

Me llamó mucho la atención la cantidad de faltas que cometieron varios guardametas.

Me llamó mucho la atención la cantidad de faltas que cometieron varios guardametas, que se sancionaron como penales, y otras jugadas a pesar de haberse cometido la infracción, no fue marcada como correspondía.Otra semana con muchos altibajos de los silbantes, donde se cometieron faltas muy claras, que no se juzgaron en forma correcta.Mencioné en primer lugar los penales que se señalaron por las diferentes faltas que cometieron algunos porteros. El sábado en el majestuoso Estadio Azteca el árbitro indicó dos penales, uno por equipo por las faltas que cometieron Moisés Muñoz sobre Edgar Benítez, y la de Alfredo Talavera sobre Oribe Peralta, ambas en mi opinión bien marcadas, pero la sanción disciplinaria es la que dejó dudas, ya que sólo fueron amonestados, a pesar de que hubo elementos reglamentarios para suponer que ambos porteros, malograron una oportunidad manifiesta de marcar un gol, por lo que tuvieron que ser expulsados. Lo rescatable de la decisión arbitral es que usó criterios similares.En Pachuca se cometió también otra falta del guardameta Óscar Pérez sobre Andrés Rentería, de Santos. Ésta es un jugada imprudente del portero, de cargar a un adversario, diferente situación en cuanto a la sanción disciplinaria, ya que no hubo elementos reglamentarios para mostrar alguna tarjeta para el “Conejo” Pérez, sólo la marcación del penal, ya que Rentería no tenía control del balón, fue una pelota dividida.Los que no se sancionaron fueron en Morelia, cuando Jorge Villalpando -portero de Monarcas- le pone una zancadilla imprudente a William Da Silva, de Gallos, que no la apreció el árbitro a pesar de su cercanía con la acción. Otra más que me pareció increíble que no se sancionara se suscitó en Ciudad Universitaria, cuando Alfredo Saldívar -portero de Pumas - empuja muy claramente por la espalda, sin posibilidad de jugar el balón, a Alejandro Vela. El árbitro muy bien ubicado, cerca de la acción, no la indicó (a lo cual no encuentro explicación alguna).El cierre de la Jornada no quedo atrás ya que en el partido de UdeG vs. Veracruz, se dejó de marcar un penal más que claro, cuando el jugador Jonathan Gonzáles de los Leones Negros entró al área jarocha con balón controlado, el defensa Emmanuel García le da una patada en la rodilla, derribándolo dentro del área, pero no fue apreciado ni por el árbitro, mucho menos por el asistente 1, ni nadie del equipo arbitral. Esto me llamó mucho la atención, que no se están tomando con responsabilidad los partidos del descenso, sin justificar las quejas de los integrantes de la UdeG.Esta semana estarán trabajando en una concentración los señores árbitros que dirigirán los juegos de la Liguilla.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas