Arbitraje de altibajos en Copa América

En lo referente al trabajo arbitral de toda la Copa América, lo puedo catalogar como de altibajos.

Finalizó la Copa América con un campeón local, que por vez primera en la historia de este importante torneo Chile lo consiguió. Fue sin duda el equipo más consistente, con una Dirección Técnica muy conocedora de su sistema de juego, así como un convencimiento a sus jugadores para conformar un buen grupo que a la postre consiguió el objetivo.

La locura fue el país andino después del silbatazo final del colombiano Wilmar Roldán, al concluir la tanda de tiros penales.

En lo referente al trabajo arbitral de toda la Copa América, lo puedo catalogar como de altibajos, irregular. A pesar de la capacidad que tiene la mayoría de los silbantes participantes.

Algunos con trabajos demasiado complicados donde las decisiones influyeron en los resultados de algunos encuentros. Otros desarrollaron trabajos de alto nivel, pero cuando se les dio otra designación dejaron de ser consistentes.

En la Final fue el colofón del trabajo arbitral en términos generales, ya que en su segunda designación (no entendí cuáles fueron los parámetros para poner al árbitro de ese partido) inició dialogando con los jugadores, lo cual no le funcionó; por lo que tuvo que recurrir a usar las tarjetas amonestando a Silva por sujetar a Di María, y a Marco Rojo. Porque la patada que dio Gary Medel a Messi en el estómago, en mi opinión, fue con fuerza excesiva, merecía la tarjeta roja.

Lo cual, sin duda hubiera cambiado el desarrollo del juego ya que esto sucedió en el minuto 33. Controló el partido en algunos lapsos, después no le muestra la segunda tarjeta amarilla a Silva que sujeta a Messi (jugada idéntica como la de Di María) solo que por la otra banda, nuevamente se hubiera cambiado el rumbo del juego ya que esto sucedió en el minuto 44. Con nueve jugadores Chile (obvio si se hubiese aplicado la regla 12 en su texto) más no en la opinión de Roldán.

Indudablemente que el partido cambiaría de forma totalmente opuesta. La jugada trascendente sucedió en el minuto 88 cuando -otra vez Silva- sujetó a Marco Rojo dentro de su área penal (meta), una sujeción bastante grotesca, que no observó Roldán. Ésta tuvo que sancionarse como penal en favor de Argentina.

En fin, este fue el colofón de lo que sucedió en la Copa América, con el trabajo arbitral, con altibajos, irregular e inconsistente.

Ahora nos preparamos para nuestro torneo de la CONCAFAF, como es la Copa Oro, donde han sido nombrados los árbitros más calificados de nuestra área. México estará representado por Roberto García y César Arturo Ramos Palazuelos. Así que creo que el nivel de arbitraje será de mejor calidad que en la Copa América.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas